The Wolverine: Mi niñera mutante favorita

La nueva cinta sobre el universo mutante está hecha para solventar todas las carencias de sus antecesoras de una manera vergonzosa, sin embargo, habrá que agradecer a James Mangold (un director muy capaz), el haber creado dos puentes argumentales de calidad que sirven primeramente para captar el interés de cualquier espectador tras un trepidante inicio, y consecuentemente, dejando pasar toda la trama hasta que después de los créditos se nos vuelve a anunciar que Bryan Singer tomará la batuta nuevamente.

The Wolverine es entonces una disculpa, una rueda de prensa atropellada para limar los errores y un nexo que sirve para olvidar por completo la sandez de Origins y dar preámbulo al nuevo ciclo de la llamada exterminación mutante anunciada hace poco en la Comic-Con. Con una dominación humana y animal por parte de su protagonista, pareciera entonces que estamos ante un capítulo intermedio que usa como vehículo al mismo personaje para justificar y poner en orden toda la cronología de su hasta ahora intermitente saga. Aún predecible, Mangold logra subsanar al mutante tras muy buenos momentos de acción y proyecciones dentro de su psique, pero el problema radica en un background romántico que sin duda hacen al Wolverine el héroe más enamoradizo y lastimado de la casa Marvel, metamorfosis argumental totalmente coincidente con la debacle de dicha mitología en el mundo del cine desde la porquería de X-Men The Last Stand y que aquí ve su despedida en una especia de expiación.

 

Sube y baja que ya no vuelve a subir

Incluso para los más estrictos y portadores de las más bajas expectativas (Incluido este su cazarrecompensas preferido), el inicio de The Wolverine significa una salvaje bofetada para cualquiera. Mangold al parecer conoce de sobremanera la debilidad del libreto y enfoca su talento hacia las escenas de acción, proveyendo en este particular caso un planteamiento inicial bastante atractivo que sentará las bases para el desarrollo de la trama. Este primer acto y las cualidades del director se extienden con un muy buen ritmo hasta la revelación que detonará el conflicto, sin embargo es en ese momento cuando todo lo bien hecho de la misma y rápida manera se va al carajo en la búsqueda de un nuevo interés amoroso, tono romántico que desquebraja el relato, lo vuelve lento, predecible, repetitivo y que principalmente, desvía toda la atención hacia un relato ya visto no solo en el cine, sino en la filmografía del mutante favorito de todos.

Así el film cae en un bache argumental del que nunca podrá recuperarse. El conflicto personal y psicológico del personaje (Hasta antes de eso interesante y bien planteado), pasa a un segundo plano y se convierte en una excusa para desarrollar al mismo Wolverine niñero, protector y romántico ya antes visto e igualmente de redundante hacia su conclusión. El libreto mata el mismo interés queriéndolo solventar con arrítmicos flashbacks y apariciones inexorables para el mismo motif del film con el afán de interponer el perdón por encima de la culpa: haber convertido a Wolverine en un lobo solitario en búsqueda del amor y guardaespaldas de chiquillos.

Hacia el final Mangold parece nuevamente encontrar el rumbo, sin embargo su misma predecible naturaleza, un giro de tuerca revelado demasiado rápido debido a un guion forzado y malogrado y algunos elementos y personajes que uno no termina por explicarse que hacen ahí, son la consecuencia de un final falto de lógica interna, de ritmo y emotividad, esta última, factor relevante en todo el relato que tanto el director como sus guionistas no logran desarrollar de buena manera aún con el nexo héroe- villano que se plantea desde principio del film.

¿Película sobre artes marciales? ¿Romance? ¿Sobre el conflicto personal del personaje? La historia nunca se define gracias a un desequilibrio alarmante, revelando su verdadera intensión en una escena post créditos muy independientemente a este fallido intento de reivindicación mutante

 

Logan Jackman de nuevo carga en los hombros a toda la producción

No hay ninguna duda que Hugh Jackman nació para dar vida a Wolverine. La química entre el actor y el personaje es mágica y trasciende cualquier técnica del histrión, el cual a parecer tiene una conexión energética y/o espiritual con el mutante. Si bien el relato palidece ante las estupideces argumentales, Jackman quizá da el segundo mejor desempeño de su personaje tras solo la segunda parte de la saga dirigida por Singer.

Por otra parte, el reparto es de simple caricatura, personajes clichés frente a un giro predecible que solo funcionan como excusa para el funcionamiento del protagónico. Resalta la inclusión de Famke Janseen como Jean Grey, elemento narrativo que a pesar de fungir como un simple conecte para la lógica y posicionamiento cronológico del film dentro de la saga, destaca en un par de escenas gracias a la química con el mismo Jackman y a las pocas pero sobresalientes partes del libreto en cuestión a sus diálogos.

 

¿Hay que verla?

No. Cuando una película sostiene sus cualidades en un inicio trepidante y una escena pos créditos con más intenciones promocionales, es cuando uno se da cuenta de la mediocridad narrativa con la que estos personajes han sido tratados desde hace ya tiempo (Exceptuando tal vez X-Men First Class). Marvel vuelve a dar otro tropezón desde una diferente perspectiva (Fox) resaltando nuevamente el mal que le ha hecho al subgénero adaptando sencillos capítulos animados a una escena cinematográfico, con personajes intrascendentes que apenas sirven para poder plantear una aventura predecible como parte de un mismo serial.

En espera ahora de la ya anunciada X-Men Days of the Future Past que combinará lo mejor de Singer tanto en su faceta de director como productor de la saga, la Marvel y Fox tienen en sus manos mucho trabajo para devolver la credibilidad y el respeto hacia estos ricos personajes adeptos a conflictos sociales y culturales excelentemente explotados en mencionadas antecesoras (X-Men, X2 y First Class). Por el momento, The Wolverine se puede ir a la televisión directo y sin escalas y a youtube para checar así tan mentada escena que sin duda será el deleite geek de un par de semanas ¡No más!

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


9 comentarios

  • Puedo ir a ver mucho cine basura por el hecho de divertirme, pero cuando se trata de cine basura y que trata de uno de mis personajes favoritos del noveno arte, pinto mi raya. Después de leer el plot de la película decidí dar 3 pasos atrás, subirme al coche y manejar tan lejos como fuese posible de esta.

    Y parece que fue lo correcto.

    Responder
    • Jajajaja, me lo imagine en una escena típica de The Simpsons mi estimado monarca. Yo debi haber hecho lo mismo después de solo 15 minuto de metraje

      Le mando un cordial saludo y siga en Cinescopia

      Responder
  • Pues de entre First Class, X-Men The Last Stand y Origens, me quedo con esta… es infinitamente superior y no insulta al espectador… lamentablemente la conexión con la tercera parte no es nada prometedor… saludos

    Responder
    • Tiene sus momentos estimado Dr (Ya se le extraña que le ha pasado!!!!!!)
      Pero cae en un bache tremendo, ahora que la verdad es que si, si fue una sorpresa, todos la esperabamos como lo peor

      Responder
  • Lamento discrepar pero la película me encantó, no me tomó por tonto. Yo fui a disfrutar de la peli conociendo lo que sabía de esta historia y lo que conocía por la serie animada de los 90. No decepcionó, se tomaron libertades respecto a lo de Silver Samurai (que la verdad Oscar lamento discrepar contigo, pero la libertad de guión acá fue mejor que la del Mandarín en Iron Man 3, la cual es muy buena, pero No podían desvirtuar ni cambiar lo que era realmente el villano, que acá se mantuvo por el vínculo de sangre si conocen el origen del verdadero Silver Samurai y el universo Marvel Ultimate, es una mezcla de ambas) Toda la sala disfrutó de verla y luego la analizé.

    Responder
    • Ahora para completar mi anterior comentario, creo que es por eso que este film si es muy superior a Origins y que prescinde de este tema para dentrarse en la psique de personaje que, aunque parece interesante tanto al inicio como ciertamente en algunos destellos de su climax, se peirde en ritmo en todo su desarrollo

      El villano esta padre no lo niego, sin embargo creo que fue pero muy predescible

      Saludos hasta Argentina mi estimado! Le gradezco como siempre su comentario y es un honor tenerlo por aca, como van los programas?

      Responder
  • X-MEN 3 la vi en cines y me encantó también. Vamos gente no pueden usar la misma fórmula siempre sino es cansina lo del tema social etc. El film es muy superior a Orígenes Wolverine. El día que Marvel (Disney) recupere los derechos fílmicos de X-MEN, ya habrán adaptado todo al cine por parte de Fox.

    Responder
    • Creo mi estimado que en la saga X-Men el tema rector es el mismo, por eso la serie animada de los 90’s fue excelsa asi como las primeras dos peliculas. Asi mismo este tema se ha manejado tanto Last Satnd (de una manera pobre a mi gusto) y en la aceptable First Class, sin olvidar que el holocausto mutante se nos viene con Days of the Future Past. Cuando se pierde el concepto de esta saga se pierde toda decencia argumental , como por ejemplo Origins

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*