Tiempo Compartido: Cine mexicano color neón

Tiempo Compartido tuvo su estreno en el Festival de Sundance de este año; ahí, no solamente tuvo su debut mundial, sino que fue acreedora al premio especial de Mejor Guión por parte del jurado. Menos de dos meses después, el Festival Internacional de Cine de Guadalajara tuvo la oportunidad de presentarla justo el día después de su inauguración en la que compitió en la categoría de Largometraje Iberoamericano de Ficción. Seis meses después llega a cartelera para ser recibida por el público mexicano; pero, ¿qué esperar de esta película?


Sinopsis

Dirigida por Sebastián Hoffman, la historia va de dos familias que por error administrativo terminan compartiendo la misma villa en un paraíso tropical; pero no será la único extraño que pase, pues uno de los padres de familia logrará convencerse de que un conglomerado estadounidense de tiempo compartido tiene un plan siniestro para llevarse a sus seres queridos.


La película mexicana se plantea como una tragicomedia que estelariza Luis Gerardo Méndez, quien se sale del molde de ese personaje en el que se ve encasillado en muchos de sus proyectos (Javi Noble, Chava Iglesias) para adentrarse en el papel de un padre de familia desesperado por salvar a su familia mientras su esposa (Cassandra Ciangherotti) va saliendo de una depresión de la que era víctima. Las actuaciones se sienten convincentes, en especial al incluir dentro del elenco a un personaje que resulta una sorpresa; el interpretado por RJ Mitte (Walter White Jr. en Breaking Bad), quien da vida a un contundente orador con malas intenciones que forma parte importante del desarrollo de la trama.

El conflicto se manifiesta rápidamente en el relato, es entonces cuando la intriga pasa a ser un protagonista y es amenizada con ciertos momentos de comedy relief que hasta se agradecen, incluso algunos contando con un toque surrealista. El director se siente un tanto novato al no encausar el relato con el drama necesario para que el ritmo no decaiga a pesar de su corta duración, dando la impresión de que se pudo explotar más esa premisa que presenta.

Dentro de los rubros técnicos, tanto la iluminación como la paleta de colores que es utilizada(una gama principalmente conformada por neones oscuros) son un punto muy favorable para la cinta, pues logra crear una ambientación muy interesante que juega armoniosamente con la naturaleza de la historia y que visualmente se traduce en elegancia. A su vez, la música original compuesta por Giorgio Giampà no puede pasar desapercibida, siendo sus instrumentos una pieza que alza la calidad de la película.

Sin duda, un experimento que se agradece. Sin ser excelente, Tiempo Compartido es uno de esos riesgos que dan gusto y que ven sus frutos en el reconocimiento tanto nacional como internacional, haciendo que el cine mexicano independiente sea una rama en crecimiento para el país.

Mi recomendación es: Vayan y experimenten lo que es ir a ver cine mexicano diferente, que se arriesga a ver un lado distinto al de las típicas comedias de Videocine. Tiempo Compartido llegará a salas de todo México el último día de agosto de 2018.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Kim Tobias   @kimm_tobias   behance.net/kimtobias

Nacida en la era equivocada. Enamorada del cine clásico y los guiones astutos. También odio los finales felices... ["La estimulación visual es la razón del cine. De otra manera podríamos simplemente apagar las luces y llamarlo radio" R.A.]


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*