Time Renegades (Saganitalja): Corea del sur continúa ganando terreno en todos los géneros

Hace casi un año en Corea del Sur se estrenó la película del director Kwak Jae-yong, Siganitalja que si bien no es la obra maestra del suspenso si es un claro ejemplo de que los coreanos le entran a todo género y salen bien librados.

¿De qué va?

La víspera del año nuevo 1983 el  profesor de música Baek Ji-Hwan (Lee Jin-wook), quien está pronto a casarse con su prometida Seo Yoon-Jung (Im Soo-jung), tiene un altercado en el que resulta herido de muerte y es llevado a un hospital. En la víspera del año nuevo 2015, el detective Kim Gun-Woo (Jo Jung-suk)  participa en una operación en la que resulta herido de bala y la herida lo deja al borde la muerte. Desde ese día ambos hombres, que logran vivir, tienen un lazo que les permite ver la vida cotidiana del otro a través de sus sueños.

Es de este modo que el detective Kim comienza a investigar un asesino en serie que data de 1983. Para ello se irá ayudando de los recuerdos del profesor Baek. Sin embargo se dan cuenta que todo lo que se cambia en el pasado repercute de algún modo en el futuro; pero hay un asesino en serie que debe ser capturado y todo riesgo es mínimo.

Poco a poco el misterio del asesino en serie se va revelando tanto en flashbacks como en flash forwards que lo tienen a uno pegado al asiento ya que el ritmo que imprime el director para contar la idea es ágil y constante.

Ciertamente la historia es interesante y está llena de giros, pues esta cosa de los viajes en el tiempo y cambiar el pasado es como eso que dicen del aleteo de una mariposa que provoca catástrofes del otro lado del mundo. Aquí es parecido, cambias una cosa en el pasado y repercute de algún modo en el futuro.

Hasta ahí muy bien el asunto. El planteamiento que dá el director Kwak es bueno, sin embargo el guión no cierra bien y eso es debido a la necedad de tener un final que sea del agrado de todos y ahí es donde la película cae un poquito. Que así tiene que ser para explicar algo que pasó en el pasado… bueno pues, lo podemos perdonar, aunque sigo sintiendo que estuvo medio flojo y echa a perder el buen trabajo de suspenso a lo largo de la historia.

Para ser un juego de sucesos en el tiempo e ir del pasado al presente y viceversa, es de aplaudirse el trabajo de edición que no lo pierde a uno en ningún momento y al contrario cada escena va ligada perfectamente a la siguiente sin que uno se pierda en el cambio o la siguiente escena le resulta forzada o abrupta.

Pero bueno, está de más que le diga lo buena que es la película. Lo invito estimado lector a que sea usted quien le dé la oportunidad al cine oriental y se deje cautivar por los distintos géneros que manejan a la perfección. Afuera de Hollywood hay todo un mundo de buen cine que vale la pena explorar.

Espero que se dé la oportunidad de disfrutar de otro cine además del hollywoodense, no se decepcionará.

¡Hasta la próxima!

Etiquetas:  

Acerca del autor

Chikilla    

Nacida en el norte, con gusto por el cine y la música retro ochentera y noventera, amante de las nubes esponjaditas y los días lluviosos, las segundas meriendas y el vino tinto. El cine es el mejor vicio que uno puede tener.


1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*