Tod@s Caen: Otra tonta comedia romántica mexicana

Continúa la interminable malaria que aqueja al cine mexicano comercial, mismo que no se cansa de copiar las desgastadas fórmulas de la industria hollywoodense.

Ahora es el turno de Tod@s caen, película dirigida por Ariel Winograd, realizador argentino que nos hace preguntarnos ¿Para qué traer a alguien del extranjero pudiendo recurrir a Marco Polo Constandse, Rafa Lara, Joaquín Bissner y muchos otros obteniendo los mismos mediocres resultados? Y es que, Tod@s caen es la misma burra y ni siquiera revolcada, al grado de que podría titularse No manches Frida 3 sin ningún problema.

Idéntica apariencia y conducta de los personajes, Martita interpretando a Martita y Omar haciendo lo propio repitiéndose por centésima vez, ambos en un entorno que ya también conocemos de memoria, un México idílico,  en el que los personajes viven en casas y apartamentos de ensueño, van a lujosos gimnasios, toman su licuado en lugares “nice” de la Condesa, trabajan en grandes corporativos, tienen autos caros e incluso cuentan con yate. Estoy de acuerdo en que no se trata de situar la comedia en un ambiente propio de Los olvidados, pero deberían bajarle dos rayitas y no ser tan clasistas.

Pero permítame querido lector contarle de qué va la película. Para no hacerle el cuento largo, Martha Higareda – a quien por cierto los fans agradecerán exhiba sus atributos con tremendos escotazos- interpreta a una chava que acepta el reto de conquistar al casanova Omar Chaparro a  cambio de que le den un programa de televisión donde aconseje a las mujeres cómo ser ellas quienes elijan a los hombres y no al revés. Lo anterior da pie a que entre ambos inice una guerra de los sexos para ver cuál de los dos resulta mejor estratega en el arte del ligue. Algo así como una combinación entre Hitch  y La cruda realidad.

Tod@s caen es un chick-flick que se aleja de la idiosincracia mexicana para imitar el modelo gringo, lleno de lugares comunes, personajes estereotipados y descenlace previsible, encontrando en Martha Higareda a nuestra Sandra Bullock. Bodrio que no profundiza en las teorías de la seducción, ya que, lo que pudo haber sido una propuesta simpática para pasar el rato, aprovechando la moda de los gurús del amor y el coaching para  ligar al chico o chica que te gusta, se viene abajo apenas la cinta rebasa los 10 minutos. Las conversaciones son tan atropelladas que, pareciera la intención es apresurar las acciones, algo incomprensible pues poco antes de la mitad del filme el asunto de las estrategias pasa a segundo término para convertirse en la típica y trillada comedia romántica cargada de una cursilería que raya en la exageración, paseos con canciones melosas de fondo, publicidad de productos, episodios dizque cómicos estilo Eugenio Dérbez con flatulencias, vómitos, humor de pastelazo, escenas sin sentido para el lucimiento de los protagonistas (también Omar enseña chichi y algo más) y comentarios picarescos cortesía de El diablito, a quien por increíble que sea, se deben un par de chistes afortunados y no tan vulgares como se ha vuelto una costumbre.

En resumen, una película para hacer reír al público menos exigente, una producción de Martha Higareda y Omar Chaparro que, permite a la primera incluir de nuevo en el reparto a su anti carismática y pésima actriz hermana y, al segundo, darse el gusto de ponerse como un Mauricio Garcés descafeínado y muy venido a menos.

Recomendación: Espere a verla por cable en Cinema Golden Choice, el canal oficial de Martita Higareda.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Flaco Cachubi     blogcinefantastico.blogspot.mx/

Amante del séptimo arte desde que tiene memoria o lo que es lo mismo desde que vio Superman. Sus géneros favoritos son el horror, la fantasía y la ciencia ficción. Ferviente admirador de Hitchcock y asiduo lector de Stephen King. El cine de luchadores, su máximo placer culposo. Se describe a sí mismo como un ser viviente que cultiva su mente, para ser un cadáver muy culto.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*