Tomorrowland: Bienvenidos al cochinero mágico y futurista de Disney

La nueva película de Disney y de Brad Bird alude al cuestionamiento “Si supiera mi futuro y conocería el momento exacto de mi muerte ¿Lo quisiera saber?”. Independientemente de la decisión de cada quien, en el contexto de Tomorrowland dicha respuesta no funciona y apunta directamente a su caótica narración, la cual se puede predecir desde el momento exacto de su acto introductorio dentro de un monologo “moralino” que se ejecutará a manera de una especia de mensaje ambientalista de un tono bastante infantil

descarga

Estamos entonces ante un doble problema, irónico y contradictorio; por una parte y como los dichosos “taquiones” de los que se habla fugazmente en su patético guion, el espectador puede predecir con soltura la secuencia subsiguiente desde su principio hasta su final, haciendo a Tomorrowland una consecución automática y aburrida de escenas que desembocarán en nada bueno, uno de los anti clímax mas nefastos de los últimos años. Por otra parte la contradicción ya parece un cáncer actual de las últimas películas con sello Disney, pues de nuevo nos encontramos ante una promesa incumplida desde su título (¿Recuerdan que la “Era” de Ultrón dura 3 días?), donde la llamada “Tomorrowland” solo es protagonista de 20 minutos a lo largo del metraje y en donde su tono infantiloide se contrapone a una pretensión de escenas llenas de acción, golpes y humor joven – adulto, aludiendo a este desde su casting que persigue 3 audiencias diferentes, pero que falla estrepitosamente en dicho objetivo.

tomorrowland_hugh_laurie_george_clooney_h_2015

Brad Bird puede ir agregando una gran tache a su filmografía. Aunque su agilidad directiva puede vislumbrarse en un par de escenas de acción llenas de elementos honoríficos a todo el merchandising actual de Disney (Principalmente Star Wars), su capacidad es anulada por un libreto mierdero que encima de toda esta contradicción agrega una serie de conjeturas pseudo científicas – ambientalistas – tecnologías que nunca se resuelven y son sacadas, como sus giros de tuerca, del trasero de Damon Lindelof, amo y señor del absurdo narrativo fílmico.

 

Bienvenidos al mágico mundo de Disney

Donde te daremos 3 paseos por nuestra atracción. La primera en un acto introductorio que intentará delimitar a uno de nuestros personajes protagonistas, un niño científico que será seleccionado por la gente de un mundo perfecto – alterno – futurista para formar parte de su creación, evolución y salvación de la raza humana: Tomorrowland. Aquí el escuincle nos dará un recorrido aéreo para que puedas ver una perspectiva general de nuestra atracción.

tmrw

El segundo paseo está a cargo de nuestra segunda protagonista, una joven genio optimista que busca la salvación de la humanidad y que es seleccionada por la misma autoridad para salvar al mundo ese: Tomorrowland. Aquí la joven nos dará un recorrido por los interiores de nuestro parque a través de un plano secuencia que nos presentará fugazmente algunos de los puntos más atractivos de la atracción y de sus habitantes ¿Ya listos para tu comprar tu boleto a Disney World? ¿No? Bueno, deberías estarlo, pues para la tercera visita toda la acción en Tomorrowland pasa en un pinche cuartito y una torre.

Quizá el principal problema de Tomorrowland es que el conflicto nunca llega. Bird otorga estas inexplicables concesiones comerciales en los mentados y contados recorridos y sencillamente la trama se va perdiendo en una persecución redundante y sin ninguna explicación lógica. El planteamiento de sus héroes durante este tiempo es excesivo y forzado abarcando tres cuarto de su metraje; para la hora que Lindelof y Bird revelan el giro de tuerca y motivo de su trama estamos ante un uso de recursos y trucos narrativos que aludirán a la lagrima fácil en un clímax totalmente desastroso y en una resolución cagada típica de las idioteces del guionista (¿Si recuerdan Prometheus verdad?), las cuales se basan en la aceptación de argumentos inhóspitos y ridículos tales como “No envejezco en Tomorrowland porque me tomo un pinche licuado”, por poner un ejemplo ¡Así por nomas! ¡WTF!

tomorrowland-movie-trailer-nasa-cap

Pero esto no ha acabado, pues al parecer en el cochinero del mundo de Disney los antagónicos no valen nada, siendo simples elementos que parece deben incluirse más a fuerza que por la necesidad de proveer el equilibrio necesario a esta narración. Un villano principal que por cierto, se puede predecir desde los primeros minutos ¡Listo! Hemos visto el carajo futuro.

George Clooney en plan vacacional, un Hugh Laurie en plan de estatua (Mejor que se dedique a la música)  y una Britt Robertson en plan de actriz sobreactuada de los años 30’s, protagonizan este fiasco de panfleto publicitario de Disney que seguramente servirá para rellenar su canal televisivo en un futuro muy cercano. Aun cuando se guardaban ciertas esperanzas gracias a la presencia de Brad Bird (The Iron Giant, The Incredibles, Ratatouille, M:I Ghost Protocol), nuestros temores se han confirmado al ser el guionista el verdadero villano protagonista de todo este cochinero argumental sin ninguna base lógica

 

¿Hay ver verla?

No. Quizá para los más chiquitines algunas secuencias de buenos madrazos y acción puedan parecer suficientes, pero incluso ellos pudieran desesperarse en una cinta donde no pasa nada durante poco más de una hora. Así mismo para los jóvenes esta predilección narrativa – dramática no será atractiva gracias al desequilibrio que el mismo humor y tono infantil da a la narrativa, en otras palabras ¡NI una ni otra!

wide-tomorrowland-movie-2015-wallpaper

¡Ni los hípsters ambientalistas – veganos en pro de los recursos naturales! Los cuales notaran en el guion de Lindelof unos huecos argumentales barbaros que ni sus justificaciones sangronas podrán explicar. El mensaje publicitario de “Cuida el medio ambiente” y “Ven a Tomorrowland” es débil, obvio y sinvergüenza ¡Un chochinero!

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


5 comentarios

  • Mi estimado Fett ya me esperaba su reacción, prácticamente huí del compromiso de reseñarla pero le concedo toda la razón. Predecible, simplona y ñoña… ¡como yo! Pero digamos que a mis hijos adolescentes les resultó entretenida y claro que les sirvió para recordarme su queja sobre el por qué no soy una mamá normal y los llevo a Disney en vez de llevarlos a los museos, pero bueno. Me gustó el trabajo de esta niña preciosa Athena (Raffey Cassidy), no le quito el mérito a los efectos especiales y al igual que mi puberto hijo amé la tiendita de star wars. No tengo la capacidad de ser tan despiadada como usted (soy cobarde al fin y al cabo) pero sí, fuera de los detallitos antes mencionados no deja de ser un lindo comercial de Coca-Cola con canción pegajosa y todo.

    Responder
    • Mi estimada Mrs. Punisher, muchas gracias por su comentario y apreciación. En efecto creo que el peor pecado del film es ser como su contexto, predecible a morir, y aburrida aparte. Algunas escenas son bien montadas gracias a los efectos especiales como usted bien menciona y ciertamente, el mejor elemento del film resulta ser la niña Cassidy (Incluso creo que de haber sido mejor el resultado general, el personaje hubiera trascendido ¿No lo cree usted?)

      En fin, Disney no puede levantar este apartado de sus parques y atracciones desde una muy intermitente primera aventura de los piratas. Creo que irónicamente a Disney le ha funcionado mas meterse al thriller y a la animación que a la misma aventura y fantasía y lo ha demostrado en su apartado Marvel y Pixar

      Le mando un muy cordial saludo y gracias por su opinión nuevamente

      Responder
  • Alejandro Ávila mayo 29, 2015 @ 6:44 pm

    Ese mi Fett, mis temores se hicieron realidad. Disney lo hizo de nuevo. un megacomercial para una de sus atracciones. Y muy a pesar de la presencia de Brad Bird en la dirección, el Lord Mickey se hace presente mostrando que puede torcerle el brazo a quien le de la gana.

    Responder
    • Totalmente, un cuento retorcido y sin coherencia, llena de vacios argumentales y aspiraciones comerciales ¡Asquerosidad de movie mi estimado!
      Saludos y gracias por comentar

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*