Upgrade: Máquina Asesina – Una actualización al verdadero cine de acción

¡Ahhhh, la venganza otra vez! Parece que esta semana, ese tema me ha perseguido y heme aquí escribiendo nuevamente de este hermoso y universal género cinematográfico. A todos nos gustan estas historias, probablemente por la catarsis que nos genera ver a un montón de personajes de ficción recibiendo lo que se merecen y de la peor manera posible. Parafraseando un poco al comediante Jerry Seinfeld, ¿han escuchado la expresión: “La mejor venganza es vivir bien”? Básicamente significa que la mejor manera de vengarse de alguien es ser feliz y tener éxito en la vida. Pero vamos, díganle eso a Beatrix Kiddo o a John Wick y seguro estarán muertos antes de si quiera tocar el piso. “Oh, ¿entonces Bill mató a tu familia, amigos y prometido y luego te disparó en la cabeza dejándote en un coma durante 4 años? Beatrix, mejor olvida esa katana y ese pants amarillo y vete de vacaciones a Cancún, eso le enseñará a ese malvado.” ¡Pues no! Quien haya acuñado esa frase seguro sólo temía hacer su propio trabajo y debió de haber muerto solo y arrepentido….perdón, me exalté. A lo que voy es que ese sentido de retribución después de una ofensa, o de que algo querido nos fue arrebatado, todos lo hemos sentido y su impulso es difícil de apaciguar. Claro, ojalá tuviéramos un Maximus Decimus Meridius dormido en nuestro interior, listo para saldar esas deudas que requieran de un nivel más físico de acción, porque si no valdríamos madre bien bonito. Pero, ¿qué tal si tuviéramos algo mejor que un gladiador? ¿Qué tal si nuestro cuerpo supiera cuándo y cómo actuar, aunque nosotros no sepamos ni usar el cuchillo de la mantequilla? Tal es la premisa de la genial película de acción Upgrade: Máquina Asesina, escrita, dirigida y engargolada por Leigh Whannell, escritor de Saw e Insidious. Con este curriculum y sumando que la productora responsable es Blumhouse (Get Out, Split), sabemos que nos espera un film bastante gráfico.

La historia nos lleva a un futuro (quizá no tan lejano) en el que de una manera sutil pero contundente, la tecnología rige la mayor parte del estilo de vida de los seres humanos con autos inteligentes y casas que hasta se encargan de cocinar. En medio de esta casi inútil población, está Grey Trace (Logan Marshall-Green) un mecánico freelance cuya especialidad es restaurar autos clásicos, así como detestar la invasión tecnológica y de inteligencias artificiales en el quehacer humano. Una desdichada noche, una banda de delincuentes asesina a su esposa Asha (Melanie Vallejo) y lo dejan tetrapléjico. Enojado con la vida y de forma irónica, Grey decide someterse a un procedimiento experimental en el que se le inserta un dispositivo llamado STEM, que le permitirá recuperar su movilidad. Con lo que no contaba, era que tal aparatejo tendría voz propia y le daría las habilidades detectivescas y de combate necesarias para finalmente vengar la muerte de su esposa. Grey y STEM están enojados y nada los puede detener.

Sin tener que decirlo de manera tan directa, Upgrade: Máquina Asesina nos lleva a preguntarnos hasta dónde está el límite en el que debemos detenernos al invitar a la tecnología a nuestras vidas. A diferencia de otras películas de ficción futuristas, el porvenir en el que habita Grey no dista mucho de nuestra realidad actual. Sé que es imposible ya no depender de un celular o de una computadora simplemente para cuestiones laborales, pero permitir que se adueñen del 100% de nuestras vidas, con el fin inicial de facilitarla, está llevándonos a perder habilidades básicas. Grey representa de alguna manera esa naturaleza humana elemental que puede valerse de si misma para sobrevivir y que se está abandonando poco a poco. El guión nos presenta a otros humanos que han sido “actualizados” de diferentes maneras, como adaptando armas de fuego en las extremidades (no es spoiler, está en el tráiler) y que han perdido casi por completo sus nociones de humanidad, aspirando a ser “perfectos” en base a lo avanzado de su tecnología. Obviamente es un extremo del guión tener una escopeta en el brazo, pero ¿cuántos ya quieren su iPhone Xs aunque no lo necesiten? 

Upgrade: Máquina Asesina es también un excelente regreso del verdadero cine de acción. Es una película un tanto modesta en el sentido de que no necesita tener escenas plagadas de espectacularidad para dar una buena dosis de adrenalina, como por ejemplo la última entrega de Misión: Imposible. Sin requerir de tanta faramalla, son las excelentemente orquestadas coreografías de pelea las que traen de regreso ese algo que se había quedado estancado en ser resuelto meramente con CGI chafa o con acción muy seca y falsa, que dependía del abuso de acercamientos de cámara sin sentido para dar la noción de que alguien estaba recibiendo una buena golpiza. El toque final para las escenas de combate, se logró con interesantes movimientos de cámara que hábilmente logran capturar la naturaleza cibernética de la dupla Grey/STEM. En Upgrade: Máquina Asesina, la acción es simplemente magnífica:

Logan Marshall-Green demuestra que tiene todo el potencial para ser un verdadero héroe de acción. No sólo es otro vato que sabe dar golpes y ya, sino que también sabe actuar y llevar satisfactoriamente las riendas de la historia sin que decaiga en ningún momento ya que conmueve, emociona y divierte. Después de haber sido desperdiciado con 5 minutos de aparición en la última película de Spiderman, Logan ha lanzado su auto-campaña para pasarse al lado de DC e interpretar a Mr. Miracle en el film “New Gods”. ¡Ya denle el disfraz!

El score corrió a cargo de Jed Palmer y de entrada requería un acabado electrónico, que en ocasiones llega a hacer sentir un pequeño vértigo al exaltar el poderío de la máquina con respecto al ser humano. Su composición en algunos tracks es acertada y ayuda a sumergirse por completo en el film, dando la noción de una máquina viva que está constantemente pensando. Así debe de sonar estar en el interior de STEM. Si eres de estómago débil, mejor prepárate. Si bien Upgrade: Máquina Asesina no tiene gráficos que la hagan caer en lo grotesco, si cuenta con su buena dosis de sesos salpicados y cadáveres impactantes que son ya uno de los sellos de la casa productora y del director. Escribió Saw, ¿qué esperaban?

Hacía mucho tiempo que no disfrutaba un film de acción de esta manera, ya que no se queda estancado ahí y logra ser también un excelente thriller de sci-fi. Una catártica historia de venganza (prometo no encasillarme en el tema) que lleva a cuestionarnos qué carajos estamos haciendo con nosotros mismos. Es una de las mejores películas del año y le recomiendo verla con una gran dosis de palomitas, sentarse en la sala y dejar que STEM tome el control, él sabe qué hacer.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Markovich   @ChocolateBono  

Observador de la escena humana dentro y fuera de la pantalla. El cine y el chisme son de mis cosas favoritas, así que heme aquí. Yo sólo doy mi opinión, al final tú decides.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*