Videocrítica: Ad Astra, El Homenaje Involuntario

El mar está en total calma, no se divisan nubes el viento ha dejado de soplar por varios días y es cuando los marineros empiezan a sentir la letalidad de esta falsa tranquilidad.

¿Cuántos días habrán pasado así los hombres que se aventuraron a seguir a Fernando de Magallanes y Juan Sebastián Elcano? ¿Cuántas duras pruebas habrán superado? ¿Cuántas tormentas atravesaron sin más ayuda que la confianza en sus habilidades propias y la fé en que quizás hubiese un Dios que los guiaría fuera ese predicamento?

Pero lo más importante, ¿A quiénes tuvieron que dejar atrás? Ser los primeros en dar la vuelta el mundo en un simple barco (La Victoria fue el único que quedó) requirió de grandes sacrificios, incluso antes de zarpar.

Bueno pues Ad Astra nos habla de todo esto como ninguna otra cinta del espacio lo había mostrado en este presente siglo.

La estable dirección de James Gray y el guión del mismo director y de Ethan Gross nos entregan un relato sólido que se mantiene durante toda la cinta construyendo un delicado y casi imperceptible crescendo que nos muestra un futuro que se antoja ideal a simple vista, pero solo lo suficiente para engañarnos y después mostrarnos ese elemento distópico que viene a equilibrar la balanza.

Y ya que estamos hablando de equilibrar las cosas, Dios mío que trabajo de Brad Pitt; quien nos tiene acostumbrado a papeles muy apasionados, nada controlados y mucho menos serios pero en el aspecto de ser silenciosos; pero aquí el tipo se impone en la pantalla, roba el cuadro sin decir mucho y a pesar de no mostrar muchas emociones se puede percibir esa lucha interna de un volcán que está buscando explotar buscando su redención, buscando la catarsis que lo ayudará a concluir su más importante búsqueda: la de completar su humanidad.

La cinematografía corre a manos del suizo Hoyten Van Hoytema que nos hipnotiza con unas tomas dignas del 2001, su manejo de la luz y las tonalidades de las diferentes atmósferas que busca proyectar le dan al clavo de manera espectacular. Lo mejor es que logra crear su propio estilo y se aleja de cintas similares como Interstellar o The Martian.

Pero lo que termina por convertir esto en un poema audiovisual es la bellísima banda sonora del experimentado señor Max Ritcher que hace un trabajo sobresaliente al crear el ambiente justo para cada situación que Gray-  Gross nos tienen preparadas. Su tema Ad Astra (a las estrellas) es una delicada caricia al alma que lo pone a uno a flotar y sin embargo encierra todo el conflicto emocional que vemos en el personaje interpretado por Pitt.

PERO…

Pero no todo es besos y abrazos con esta cinta, porque como deben saber, a pesar de sus fortalezas, tiene flaquezas que a su vez pueden demeritar todo este trabajo. Una de ellas por desgracia ocurre fuera del set y corre a manos de nada más y nada menos que Brad Pitt.

El Señor Pitt hizo algunos comentarios que a mi parecer fueron para adular a la prensa y a las ideologías de moda en donde afirmaba que la cinta criticaba esa masculinidad tóxica que destruye familias y hace tanto daño a la sociedad. Pero primero si han visto videos anteriores a este, sabrán que cuando en una película empiezan a decir que vamos a destruir al patriarcado opresor no es porque en realidad busquen hacer eso… sino porque tienen pedos con la recaudación en taquilla que sabemos que así fue ya que Donwton Abbey le arrebató sin mucho problema el primer lugar del fin de semana en que ambas se estrenaron y superó por muy poco a Rambo Last Blood.

Pero eso es lo interesante de este asunto, ya que Ad Astra es lo que llamaríamos una obra de arte; ojo, no digo que sea la mejor en su ramo ni que es insuperable, sino que su manufactura es muy diferente al típico producto comercial que nos entrega Hollywood.

Las muchas capas que integran este relato es lo que lo vuelve único en ese aspecto, porque aunque viendo la cinta y su desarrollo, puedes ver que los comentarios del buen Brad son atinados, también te das cuenta que la película tiene varias perspectivas que contar, una de ellas, a la que hago mención en el inicio de este video: El inquebrantable espíritu humano y su deseo por siempre llegar más allá, por reventar esos límites ya sea por vana gloria personal, por impresionar a un rey, honrar a tus dioses o inspirar a toda una generación.

Toda la historia de la humanidad está compuesta por este extraño balance entre la locura, la obsesión y el impulso de salir adelante. No podemos juzgar con ojos del presente a un Alejandro de Macedonia que se atrevió a llegar hasta la India cuando antes ningún otro occidental lo había hecho, o a un Erick el Rojo que montó una expedición que lo llevaría a descubrir América, pero con consecuencias fatídicas para la mayoría de sus participantes.

La grandeza de estos descubrimientos siempre exigirá sacrificios, un costo alto y doloroso de pagarse, más razón aun para celebrarlos y no olvidar como es que llegamos a donde estamos. Esta fue la razón que me impulsó a hacer esta entre crítica y comentario sobre esta gran película, una extraña especie que ya no se ve muchas como ellas en estos días.

Recuerden que pueden seguirme por mis otras redes sociales @RanaVenturas por Facebook, Instagram, Twitter y por youtube.

HASTA LA PRÓXIMA

 

 

 

Etiquetas:  

Acerca del autor

Arquicruz   @DunedainX   dunadanx.deviantart.com/

Arquitecto, diseñador, artista digital, crítico de cine, instructor y lo que sea que ponga alimento en el plato de mis perros y gatos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*