War Horse: Spielberg cabalga al pie de su letra

Conflicto bélico, autorrealización, situaciones fortuitas, búsquedas personales con todo y moralina incluida, son algunos de los factores más importantes y recurrentes para y en la filmografía del Rey Midas de Hollywood, características con las que War Horse cuenta y repite al pie de la letra no con magistrales resultados, pero si rescatando a un realizador que se había sumergido en una racha mediocre desde la infravalorada Munich (2004).

Spielberg literalmente vuelve a galopar y, aunque el realizador lógicamente ya no muestre esa genialidad y transmisión de la lagrima más rápida del cine, nuevamente nos transporta a un mundo de fantasía desarrollado dentro de la guerra, un mundo del cual solo Steven es el maestro (Indiana Jones, Saving Prívate Ryan, Schindler’s List, Munich), aportando al séptimo arte a través de ahora un caballo, una maravilla estética y visual bien dirigida, soñadora, esperanzadora y con un score de John Williams nuevamente para el recuerdo.

 

Buena y bonita, pero no más.

Basada en la novela homónima de Michael Morpurgo, el primer acierto es la adaptación de la dupla de guionistas (Lee Hall y Richard Curtis), los cuales logran transportar la odisea de un caballo y su dueño a través de la primera guerra mundial de forma prudente en un poco más de dos horas, con escenarios creíbles y una gama de personajes que se dedican a ser los correctos elementos alrededor del único protagonista en carne del corcel. Al contrario de muchos dramas bélicos, la historia de War Horse consigue que todos los personajes mantengan una cierta importancia en el relato sin robar ni abusar del contexto argumental enfocado a la supervivencia de “Joey”, inclusive relegando acertadamente el camino de su dueño Albert a un escenario secundario en el desarrollo del film que ayuda a una conclusión no forzada y creíble bajo el contexto de “cuento de hadas” que persigue no solo la novela sino el mismo realizador.

Sin ser un trabajo extraordinario (la fuente original no lo permite), sorprende de sobremanera que los guionistas de cintas como Nothhing Hill pudieran adaptarse al ritmo y dirección de Spìelberg, que bajo estas circunstancias, solo debió haber puesto su conocimiento y su impresión de ritmo para lograr que esta cinta se convierta en una de las mejores propuestas del 2011, pero sin llegar repito, a las mejores obras del director. Esto se debe a que Spielberg desde hace ya muchos años ha abandonado ese atrevimiento crudo, realista o fantasioso, sobre los conflictos bélicos, pues War Horse es en sí un viaje fantástico que va dirigido tanto al adulto como al niño, y he ahí quizá el porqué la cinta no puede alcanzar una maduración digna de sus mejores obras, no porque el público infantil no pueda o merezca ver una cinta tan bien hecha como esta (al contrario, es el momento de hacer que el niño vea buen cine), sino porque hay decisiones dentro de la producción y la misma dirección que simplemente desmeritan el trabajo y la credibilidad del relato, por ejemplo y más en especifico, el hacer que franceses, italianos y alemanes hablen más fluido el idioma inglés que los mismos británicos, decisiones en las que Spielberg debió, debe y debería poner más atención por el bien de su filmografía.

 

¿Perdonamos a Spielberg todos sus pecados?

No. Si bien es cierto que de Tin Tin a War Horse hay una gran diferencia, la cinta en cuestión no es la película que salva el asqueroso y ruin  trabajo de Spielberg en al menos los últimos 6 años, pero si se convierte en un nuevo comienzo en una nueva década para un director que había olvidado “Que significa ser Steven Spielberg”, pues el film contiene todos esos elementos estéticos y narrativos que hacen recordar al Rey Midas, el cual imprime ese conocido, digerible  y ágil ritmo al drama bélico con ese festín de planos generales llenos de paisajes e impresionantes secuencias de batallas, que son aderezados con la inclusión de dos de sus más fieles colaboradores: la hermosa fotografía de Janusz Kaminski (digna de Oscar) y el score de John Williams (digno de Oscar), que hacen de War Horse una bella experiencia audio – visual dentro del séptimo arte, que tal vez le falte esa lagrima tan característica de sus producciones, pues no se puede negar que aunque lo ha hecho correctamente, Spielberg ha perdido mucho de esa transmisión de sentimiento tan definitoria en su carrera dentro del drama bélico.

Hay que mencionar que a diferencia de Tin Tin, donde el ritmo es exagerado y en ocasiones hasta ridículo inclusive para una animación (No se da un tiempo para la maduración del historia), War Horse cuenta con esa pausa que el experimentado realizador ha sabido proveer a las películas de su tipo, entregado una película digerible inclusive para el mas chamaco amante del cine.

Así, el director ha sabido escoger el proyecto que lo pudiera comenzar a redimir en esta nueva década que, aunque no es una maravilla cinematográfica y ni siquiera equiparable a sus obras mas remembradas, bien pudiera ser el comienzo de un director fiel a su estilo pero fuera de la pretensión que lo ha distinguido en las últimas etapas de su carrera, reitero, una correcta película que le debe también su éxito a…

 

El casting y labor actoral.

Para los ojos mas palomiteros y comerciales, el reparto pudiera parecer inexperto e inclusive algún ingenuo podría preguntarse varias veces ¿¡Pero quien carajos es ese!? Situación que no podría ser mas equivoca, pues para empezar la labor de Jina Jay en el casting es más que adecuada con un equipo actoral británico en su mayoría, que obedece a los roles puestos por el mismo guion y el director de manera convincente, siendo a lo largo del relato los mencionados elementos para el desarrollo de la odisea del caballo protagonista.

Así, Peter Mullan, Emily Watson, David Thewlis, Tom Hiddleston y un siempre excelente Niels Arestrup se desenvuelven con comodidad y naturalidad, apadrinando también a un Jeremy Irvine en su primer papel y a un reparto joven encabezado por la cara más conocida del alemán David Cross, anteriormente visto en The Reader.

Ninguno realiza un trabajo de meritorio galardón, pero irónicamente ese es el aspecto que ensalza la cinta desde la percepción de su protagonista animal y gracias a un guion y dirección que no necesita a los actores todo el momento en el cuadro para lograr una serie de personajes tridimensionales.

 

¿Hay que verla?

Este es el momento en que Spielberg se ha reencontrado con el arte, sin pretensiones, fiel a su estilo de mayor calidad y apto para todo el público, sin duda una excelente oportunidad no solo para el fanático más aguerrido del veterano director, sino también para todo chamaco que quiera apreciar una buena y bonita película con moralina incluida.

La película fue ignorada en la pasada entrega de los Globos de Oro , pero así como fue justa su nominación a Mejor Película en dicha ceremonia, también lo será en la venidera fiesta del Oscar (Fotografía y score asegurados, mientras que película, dirección y guion están por verse en las nominaciones) en la cual, tampoco ganará, pero si estará presente para recordar que War Horse no solo fue una cinta más que ensalzó el pasado 2011 tan atropellado, sino también marca el reencuentro de Steven Spielberg con el buen cine, no genial, no brillante, pero bueno.

 

 

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


9 comentarios

  • Ya habia afilado la espada para defender al amigo Steven de usted mi estimado, y viene y me sorprende con esta gran critica.

    Saludos!!!

    Responder
  • Y yo ya quiero verla y que todavía no está en los cines tapatíos, ¡joder!

    Responder
  • Pues se antoja ver la película. Spielberg es un director de oficio y pues a darle la oportunidad.

    Responder
  • Supongo que todos tienen derecho a una segunda (o tercera) oportunidad. Si vale la pena (después de tanto tiempo) creo que yo también le daré una oportunidad al Sr. Spielberg con la esperanza de que sea un nuevo inicio.

    Responder
  • La crítca que he leído se podría resumir en un “SÍ PERO NO”. Considero que los comentarios realizados por los actores de esta película sobre el director, me parecen más claros que todas las contradicciones que he leído. Yo pienso verla. ¡Claro!

    Responder
    • Asi es estimada Maribel. Si , pero no es lo mas fantastico de Spielberg. Usted no leyo mal y cuando la vea aunque no estemos de acuerdo en los resultados finales, puede ser que entienda mi punto. Un saludo y gracias por comentar

      Responder
  • QUE SEPAS QUE STEVEN SPILBERG ES EL MEJOR DIRECTOR Y WAR HORSE LA MEJOR PELICULA. 😛

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*