Watchmen 1×01: “It’s Summer and We’re Running Out of Ice”

“Diario de Rorschach. Octubre 20, 2019.

En algún lado, Alan Moore debe estar muy encabronado: HBO estrenó Watchmen”

La aclamada novela gráfica de culto que escribió Moore en los 80’s, junto a Dave Gibbons como artista y John Higgins como colorista, es una de las propiedades más exitosas de DC Comics. Ha sido reimpresa infinidad de veces, se han escrito precuelas (bastante mediocres) e incluso ahora está teniendo una suerte de secuela en el arco “Doomsday Clock” en el que el Dr. Manhattan se va a agarrar a madrazos con Superman. Fuera del papel, en el año 2009 fue llevada al cine de la mano de Zack Snyder, convirtiéndose a mi gusto en la mejor película basada en cómics hasta ahora. ¿Por qué tanto éxito habría de hacer enojar a su creador? Moore es un verdadero anarquista que no desea ser el centro de atención ni vender su arte por dinero. Tal es así, que para la adaptación cinematográfica exigió que su nombre no apareciera en los créditos. Odia por lo mismo los demás filmes basados en su trabajo como “V for Vendetta”. No importa la cantidad de dinero que se le ofrezca, Moore la rechazará. Como dice su personaje Rorschach: “Nunca abandones tus principios, ni siquiera en presencia del apocalipsis”. Entonces estoy más que seguro que cuando se enteró que HBO estaba produciendo una secuela en forma de serie de su novela, seguro entró en shock. Pero creo que no debería juzgar tan rápido ya que el primer episodio fue sumamente fuerte, hábil y en general una verdadera joya. Aquí va el review.

Al igual que la novela, la historia comienza de forma violenta. Esta vez en medio de la Masacre Racial de Tulsa, Oklahoma, del año 1921. Este real y crudo acontecimiento ha sido hasta ahora el peor incidente de violencia racial en la historia de Estados Unidos. Hordas de habitantes blancos atacaron a los residentes afroamericanos y sus negocios. El ataque destruyó mas de 30 calles y dejó un saldo de más de 300 muertos. Lo peor es que este evento fue por mucho tiempo omitido en la historia oficial y pocos sabían que había siquiera sucedido. Dentro de este caos seguiremos a un niño y la terrible odisea de sus padres por ponerlo a salvo. Brutal resulta toda esta perfectamente lograda secuencia inicial, ya que logra atraparnos desde los primeros minutos y sólo nos deja imaginar las sorpresas que los demás episodios tienen preparadas. Todo termina cuando el niño, por fin a salvo, halla a un bebé llorando y lo carga para protegerlo.

La narrativa da entonces un salto de 98 años, al año 2019. Uno alternativo al nuestro obviamente, en el que la existencia de los superhéroes en los años 40’s cambió la historia de forma radical. Los vigilantes encapuchados están de vuelta, ahora trabajando activamente con las autoridades. El antagonista será el grupo radical llamado “La Séptima Caballería”, un grupo de supremacistas blancos que ha adoptado la imagen de Rorschach y deformado sus escritos de diario como manifiesto. Como respuesta hacia este grupo de ataque, los policías tienen que resguardar su identidad usando máscaras por protección propia y de sus familias. El asesinato de un oficial mueve los engranes para que la serie saque sus mejores armas con el cast del que se hizo:

Regina King como Angela Abar, una ex policía que sigue luchando contra el crimen con el nombre de “Sister Night”. King domina la pantalla en cada escena, obteniendo merecidamente su protagónico en las muchas facetas que podemos ver de ella en este episodio.

Tim Blake Nelson es el vigilante “Looking Glass”. En el breve tiempo que sale, se nota a leguas la destreza histriónica que Nelson maneja. A pesar de su aspecto físico, que casi siempre le da roles cómicos, esta vez inspira incluso un cierto miedo.

Don Johnson como el jefe de policía Judd Crawford. El veterano de Miami Vice, vuelve a su estado de eterno vaquero encarnando a este oficial. Nunca había visto a Johnson actuar tan bien, ni siquiera en “Django”.

Jeremy Irons como Adrian Veidt / Ozymandias. Se ve que Irons es fan de DC, fue Alfred en el DCEU y ahora regresa encarnando al “villano” de la historia original de Moore. Nos entrega un anciano Ozymandias, pero lleno del ego y la vitalidad que lo caracterizan. Recluido en un castillo con extraños mayordomos, se ve que su perversidad está maquinando algo. Es perfecto para este rol.

A pesar de no ser una continuación de la versión cinematográfica (en breve explicaré el por qué), la serie le bebe mucho a la visión de Snyder en cuanto a ritmo y al diseño visual en general, posiblemente más notorio en el uso del color. Digan lo que quieran del director, pero logró darle vida exitosamente a la atmósfera que Gibbons imaginó y plasmó en papel. Hay guiños al film, dentro de los cuales el más obvio es el uso de la canción “Unforgettable”. ¡Hasta me dieron ganas de verla por treintava ocasión, carajo!

¿Y qué onda con las intermitentes lluvias de calamares? Este bizarro momento del episodio es la clave para dilucidar que no se trata de una secuela de la película. En el clímax de “Watchmen”, Ozymandias logra la paz mundial al hacer que Estados Unidos y la Unión Soviética cesen hostilidades uniéndose contra un enemigo en común. En el film, ese enemigo es el Dr. Manhattan. Ozymandias destruye varias ciudades replicando la firma energética del superhéroe, culpándolo de todo….Pero en la novela gráfica es mucho más complicado. Para alcanzar la paz, Veidt crea una gigantesca criatura similar a un calamar y la deja caer sobre Nueva York. Creyendo que la Tierra podría ser blanco de una invasión por parte de estos seres, los dirigentes de las naciones firman la paz para hacerles frente. La lluvia de calamares en la serie debe ser tal vez una reacción secundaria al experimento de Ozymandias, o quizá el gobierno usando el miedo que esto generó para seguir controlando a la población. Habrá que verse. Pero, eso sí, mucho más elegante y sencillo me parece el cambio en la versión de Snyder.

Con un tremendo estreno, “Watchmen” se perfila a ser una de las series del año si sigue con el ritmo que nos presentó y logra superarlo con el resto de la temporada. El cliffhanger…literal…que dejó el final del primer capítulo promete muchísimo. Sólo queda escuchar el tick tock del reloj para el siguiente domingo.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Markovich   @ChocolateBono  

Observador de la escena humana dentro y fuera de la pantalla. El cine y el chisme son de mis cosas favoritas, así que heme aquí. Yo sólo doy mi opinión, al final tú decides.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*