Wonder Woman: Empoderando a Warner/DC

Si ustedes amables lectores pertenecen a algún bando de esta guerra de casas productoras que son Disney/Marvel y Warner/DC especialmente por sus universos cinemáticos en pantalla, les tengo una triste noticia: DC ha tirado la toalla, se ha rendido ante su competidor y si creen que exagero, acompáñenme a lo largo de este post y lo sabrán.

Zack Snyder es el encargado de escribir y patrocinar la adaptación de este querido personaje, quien le ha dado una imagen diferente a las mujeres por estos 75 años. La batuta de este barco recae en la directora Patty Jenkins y por tal razón este proyecto ha sido alabado por las feminecias de todo el orbe (si las mismas que le negaron a la amazona ser embajadora de la ONU). Con esta alineación las cosas no podían fallar y déjenme decirles que no lo hace.

Snyder deja de lado las complicaciones y nos narra una historia más honesta y directa sobre los orígenes de la valiente Wonder Woman, y para esto nos lleva al inicio de sus días en la paradisíaca isla de Temiscira, donde crece al lado de pura mujer guerrera y la preparan para el regreso del malévolo Ares. Todo parece ir acorde al plan de las amazonas hasta que el espía norteamericano Steve Trevor (Chris Pine) es derribado de su avión y se estrella en las costas de dicho lugar. Para desgracia de todos, sus perseguidores están cerca de ellos y desatan una batalla en las playas. Después de dicho evento, la joven Diana decide que debe ir a enfrentar a Ares y para eso acompañará al valiente espía al corazón de la guerra de trincheras en Europa.

Esta mancuerna Jenkins-Snyder da como resultado un producto ameno y entretenido con momentos de brillantez e incluso inspiradores. Con las pretensiones de lado y con el enfoque en lo que el personaje significa no solo a los fans de cómic sino a la población en general, con Wonder Woman se logra el cometido que con Superman no se pudo: El ser un símbolo de esperanza para la humanidad.

Otro detalle importante es la química entre Gadot y Pine, en donde este último es el que se lleva la historia a cuesta ya que Gal Gadot podrá lucir y moverse como Wonder Woman, pero sus habilidades histriónicas siguen estando al nivel de Rápido y Furioso. En el lado antagónico es donde las cosas flaquean un poco pero al menos logran entregar una oposición palpable a la cuasi invulnerable protagonista. Completan la terna Connie Nielsen, Robin Wright, Danny Huston, David Thewlis, Said Taghmaoui, Ewen Bremner, Eugene Brave Rock y la bellísima Elena Anaya.

La mayor cualidad del filme es el ritmo que Jenkins logra mantener desde principio a fin, para no darnos tiempo de caer en cuenta en todas las inconsistencias que abundan en el relato así para no sentir la historia larga o aburrida. El interés se mantiene desde inicio hasta el final, al menos en la primera vez.

En cuanto al comentario que hice al inicio del artículo he aquí la razón de esa observación. Si bien las cosas no le han salido del todo bien a Snyder, al menos buscaba un nuevo enfoque al universo cinemático de DC Cómics, una estética más oscura, con personaje un poco más densos y perspectivas sobre la humanidad menos optimistas, esto quizás de haber dirigido de manera adecuada la novela gráfica Watchmen.

Pues con esta cinta podemos notar de inmediato que esos tonos matte y oscuros han sido desechados o reservados para situaciones que lo ameriten; el humor está presente en la mayor parte del metraje, así como situaciones que aligeren la carga emocional y los diálogos se volvieron más simples y amenos. ¡No! No se atrevan a pensar por un momento que estoy acusando a Snyder de haberse pirateado la fórmula Marvel, no, simplemente está siguiendo la receta de las historias de superhéroes.

Por desgracia una de las principales características de las historias de superhéroes es que son absurdas desde su misma concepción. Tratar de darles un enfoque serio toma tiempo (mucho en realidad) antes de que el personaje y su condición pueda tomar un giro más realista. Para un cómic esto se puede lograr ya que hay espacio y tiempo para llegar a una introspección más adecuada del personaje, pero en el cine se carece de estos dos.

Como ejemplo tenemos a Batman, que antes de enfrentarse ante el temible Joker en una guerra moral por Gotham City, lo vimos cómo se convierte en héroe y como se establece su Universo. Tenemos a un personaje bien delimitado y con eso ya puedes llevarlo a lugares más bajos y oscuros, que fue lo que vimos en The Dark Knight.

Una película entretenida pero mediocre que será olvidada o recordada de acuerdo a como se desenvuelva la esperada Justice League. Enhorabuena Warner/DC que al final ha logrado conectar con su público y ojalá podamos seguir disfrutando de sus personajes en su Universo Extendido. No, no es favoritismo otra cinta mediocre que fue muy aplaudida en su tiempo fue The Avengers y el día de hoy solo es recordada por ser la primera película de un grupo de superhéroes bien ensamblada y nada más.

Cheers!

Etiquetas:  

Acerca del autor

Samuel Spade    


2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*