Wrath of Man: La Mejor Película de Guy Ritchie desde…

Vaya giro de tuerca el de Guy Ritchie, y es que su nueva cinta no solo puede ser considerada desde ya una de las sorpresas más gratas del año, sino también una de las mejores de acción del 2021 (un subgénero atestado de parodias y ejercicios mezquinos en la actualidad) y su mejor personal desde 2015 con The Man from UNCLE.

¿En dónde radica la sorpresa en una cinta y premisa tan básica como Wrath of Man? En la impresión de un estilo directivo sobrio, sobre una historia básica pero lo suficientemente atractiva para resultar en algo ya no digamos solo entretenido o elocuente, sino incluso sustancial para su análisis narrativo.

Remake de la cinta de acción francesa, Le convoyeur (2004), Ritchie barajea su historia en tres líneas temporales que desembocan en dos hechos distintos: la causa y el efecto de la historia, o por decirlo de otra manera, el conflicto y su resolución. Como si se tratase de un uso narrativo del llamado “efecto Rashomon”, las tres líneas son también una tripleta de perspectivas que no solo abordan las situaciones, sino que sirven para desarrollar a sus piezas – personajes y dotarlas de un trasfondo más empático y/o emocional.

Si bien y dada la naturaleza del relato (y sus propias limitación como cinta de acción), Ritchie exhibe de manera obvia un antihéroe y un par de claros villanos, uno de los valores estructurales es que todos los inmiscuidos guardan una cierta humanidad o motivación creíble frente al argumento base y/o el disparo del conflicto; esto no es nuevo en el cine de Guy (siendo como una especie de narrador coral “bastante sucio” en su forma y estilo), pero tomando en cuenta lo elemental de la trama, estas agilidades ensalzan a la cinta en en cuanto al aumento y manutención de un sentido de suspenso y tensión constante, el cual llegará a un explosivo y rico clímax.

El montaje, esencial para completar su coro, es también el culpable en evitar que la cinta caiga en algunos lugares comunes, así como también de maquillar sus defectos actorales, que son varios dado el casting de rocas especialmente seleccionado para interpretar mafiosos, guardias, ladrones y ex militares (Jason Statham, Jeffrey Donovan, Holt McCallany, Josh Harnett, Scott Eastwood y hasta la aparición especial de Andy Garcia). Para el tiempo en que Ritchie les quite la máscara y comience su abordaje “personal”, poco importa ya los registros o la capacidad de expresión de todos y cada uno de ellos, pues el espectador se siente en la sintonía que el director- guionista propone en que todos deben recibir su merecido, siendo seres humanizados pero lo bastante cuestionables para compartir el sentido de venganza.

Agregado a lo anterior, otro acierto de Ritchie es que dado su montaje de tres líneas temporales y/o de perspectiva, estos variados personajes no se juntan más que para echar balazo, no teniendo que depender de ninguna química que dramatice de manera sobrada e innecesaria su historia.

Volviendo a lo del efecto Rashomon, la extraña sensación de satisfacción por parte del espectador se debe precisamente a que el director trabaja sobre solo dos sucesos. No intenta la sobre explicación de hechos, personalidades o planes, o pretende pensar que la audiencia es una estúpida como lo suele hacer Nolan o Snyder, sino que incluso deliberadamente deja un atisbo de confusión, no de argumento o narrativa, sino simplemente de libre albedrío al espectador para que este juzgue las acciones de los personajes con respecto a sus distintos puntos de vista y posiciones sobre dichos hechos.

Como en la base de Ritchie, todos los personajes pueden ser sacrificables no importando su carisma o tablas, sino solo su injerencia en los momentos clave.

Wrath of Men no es la piedra angular del cine de acción, pero si una cinta que te dejará uno de los mejores sabores de boca en lo que va del año (de los casos en los que vulgarmente dices no dar ni un peso y recibes cinco). Explosiva, bien narrada, sin pretensión y con una escena clímax de 15 minutos de alta tensión, acción y balazos (nominada desde ya por su servidor a mejores secuencias del año), si debe ser considerada en un top 5 de lo mejor del director y guionista inglés.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


5 Comments

  • Muy divertida, mi segunda favorita en lo que va del año (después de “Judas”). Me alegra que el Richie vuelve a sus orígenes más gangsteriles, aunque con un poco más de “dramatismo”. Cual seria su TOP 5 del director?

    Reply
  • RiCLARKdo BlanKENT May 31, 2021 @ 4:12 pm

    Buena reseña!! La tendré en cuenta para ir al cine esta semana!!

    Por cierto, ¿qué es el efecto Rashomon? ¿Hay algun ejemplo de otra pelicula que lo maneje?

    Reply
    • Estimado el efecto Rashomon se llama así precisamente por la película Rashomon de Akira Kurosawa, chequesela

      Reply
      • RiCLARKdo BlanKENT June 1, 2021 @ 9:13 am

        Sii ya vi, de igual manera ese efecto lo manejan peliculas como “Fight club” y “Gone girl”, curiosamente ambas de David Fincher jajaja

        Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*