El papi de la semana: Richard Gere.

Richard Tiffany Gere nació el 31 de agosto de 1949 en Filadelfia, hijo de padres angloirlandeses, este caballero, además de ser guapo es inteligente: se graduó de la high school como músico experto en trompeta, compositor y gimnasia. Lo que lo llevó becado a la universidad de Massachusetts, primero, estudiando gimnasia para después estudiar filosofía, pero abandonó los estudios a los dos años, para vivir al estilo “amor y paz” en donde conoció a un productor que lo convenció de intentar suerte en el teatro.


A los 21 años se muda a New York solo para llevar una vida bohemia que parecía no tener objetivo, pero cuando interpreta un papel en “Grease” se da cuenta que su verdadera vocación es el cine, así que inmediatamente después actúa en la película “Quiero la verdad” de Milton Kats, en donde recibe buenas críticas por su impecable actuación, esto le valió la entrada de inmediato en el filme “Buscando a Mr. Goodbar”, del director Richard Brooks en donde actúa con la prestigiada Diane Keaton.


Sin embargo su gran actuación y el reconocimiento total de la prensa, lo logró con la película “Gigolo Americano” de Paul Schrader, y claro, cómo no voltear a ver al señor en este filme, donde hace gala de un gran cuerpo atlético; actuando de acompañante elegante y culto, incluso lo vemos haciendo abdominales al mismo tiempo que habla en francés. ¡Verdaderamente se agradece! De aquí salta a uno de sus trabajos más emblemáticos, “Pretty Woman” con Julia Roberts aquí hace de millonario caballero que conquista a una prostituta: el cuento de la cenicienta moderna que a todas nos hizo comprar vestidos rojos y caminar al ritmo de la canción de Roy Orbison, este papel lo encasillo en el actor maduro favorito para las comedias románticas, sin embargo en 1993 se puso como reto el filme “Mr. Jones”, en el cual, Gere, interpreta a un enfermo bipolar, en una película que en taquilla no dejó mucho, pero para Gere es uno de sus mejores trabajos.

 


Mucha gente dice que su mejor trabajo es el de 1982 “Oficial y caballero”, un drama romántico en donde Gere interpreta a Mayo un chico que tiene muchos problemas con la disciplina en la escuela de marina y además se enamora de Paula una chica del pueblo.


Después de estos filmes, la fórmula ha sido la misma: Richard Gere se instaló en el personaje protagonista de comedias románticas, en el seductor maduro con dificultades para adaptarse a la vida y aunque en el musical “Chicago” disfrutamos a un Gere más relajado y, aunque continúa en su cliché de caballero maduro y pese a no cantar de lo mejor, tampoco lo hace del todo mal.


Estuvo casado con la súper modelo Cindy Crawford, matrimonio que fue sumamente mediático por las supuestas relaciones homosexuales que ambos mantenían con otras personas. Se casa con Carey Lowell, con quien tras varios años de matrimonio tiene un niño. Sin embargo Gere siente su vida vacía y sin sentido lo que lo hace ceñirse al budismo como manera de búsqueda espiritual y desde entonces es militante y practicante, ahora se dice un hombre en paz, tranquilo, con madurez y con mucho quehacer en su carrera y mucho amor que dar a su familia, pero cada vez más reservado con la prensa respecto a sus asuntos personales.


Cerramos este papi de la semana, las dejo con una de las mejores escenas del señor Gere guapo, caballero andante.

 

http://youtu.be/4siQA1vQ-W0

Sobre el Autor


¡Sígueme en Twitter!