El vampiro y el sexo: una película del Santo con desnudos, ni más ni menos.

 

El Santo menos conocido como Rodolfo Guzmán Huerta (1917-1984), fue un prolífico actor de cine, con más de de medio centenar de películas en su filmografía, tal vez fue más reconocido como luchador que por su innegable calidad luchística. Ídolo de las multitudes y representante del héroe mexicano ficticio-real por excelencia. De sus más de 50 películas se pueden destacar varias por su temática futurística –fantástica, por representar el absurdo fílmico, por ser películas surrealistas y demás atributos; sin embargo una película que ha causado un sinfín de mitos y polémica es aquella considera porno-erótica protagonizada por el mismísimo Santo.

El vampiro y el sexo (1968) o mejor conocida en la versión censurada como Santo en el tesoro de Drácula (1968) se presento recientemente en Guadalajara (anteriormente vetada por El Hijo del Santo en la FICG, 2011) es una película en donde el humor involuntario y las características del cine B mexicano están presentes. Una temática acorde a las que el Santo protagonizó a través de 4 décadas, con el detalle de las escenas de desnudos dorsales algunas actrices y algunos planos subidos de tono para la época en cuestión.

 

De paladín de la justicia a científico cuántico

La trama de este film es bastante hilarante y adelantada a su época. El Santo que no solo resulta ser un luchador consumado contra el crimen sino un científico especializado en la física cuántica (ande pues) acaba de inventar una máquina del tiempo con el objetivo de revolucionar a la humanidad. De aspecto bastante chafón y nada que ver con máquinas del tiempo como Back to the future (1985) o 12 Monkeys (1995), esta máquina no manda literalmente al pasado a la persona en cuestión, sino que la maquina transporta el alma del sujeto y hace que la persona reviva sus vidas pasadas y tenga la capacidad de regresar en el tiempo sabiendo quien fue en su vida anterior. Ya con esto, el Santo no solo es experto en física molecular, nuestro héroe también es hábil para entender los procesos de la reencarnación, espiritualidad y temas esotéricos; por lo que si ya a estas alturas estimado lector, expresa algo así como “que mama…” espere, puesto que viene lo mejor.

Luisa la hija del profesor Soler, amigo del Santo, se ofrece a cabo para llevar el experimento, no sin antes explicarnos detalladamente porque las mujeres son más propensas para realizar los viajes en el tiempo (jajajaja). Esta viaja en el tiempo y nos damos cuenta de eso, debido a que el Santo piensa en todo e inventa  una especie de visor espacio temporal (una tele chafóna de los 60s) y así todos vemos lo que ocurre en el pasado. Ya planteada la trama (¿Cuál?). Resulta que Luisa es seducida y atacada, junto con otras mujeres, por un Vampiro. Conforme se desarrolla la trama nos damos cuenta que el Conde Alucard (véase el nombre de Drácula al revés, jajajaja) está detrás de todo esto.

Aquí, es cuando se pone interesante la trama y el motivo de la polémica suscitada por esta película. En la guarida del Conde Drácula nos damos cuenta que posee una especie de Harem de Vampiresas cuya ropa cae, a la menor provocación, dejando ver unos atributos frontales bastante generosos. Lo que sigue de la trama es parte de la película para ofrecer al espectador un enfrentamiento directo entre el Santo y el mismísimo Drácula.

La anterior secuencia corresponde a la versión censurada, es decir la del Santo en  el tesoro de Drácula. Como pueden ver en esta escena las vampiras están muy bien tapadas.

El cine mexicano en decadencia y su posible adaptación a un público menos pensante

Creo que mas allá de la polémica y su leyenda en donde El Santo había hecho películas para adultos, esta película representante un ejemplo claro de la decadencia del cine nacional en un tiempo en donde las glorias del cine mexicano estaban en plena decadencia y muerte lenta.

Es claro, que algunas imágenes de las Vampiras pueden ser fuertes si consideramos el contexto en donde se filmo la película y al mismísimo Santo como ídolo de los encordados y de los niños (tan así, que su siguiente película seria la muy nefasta Santo contra Capulina, del mismo año). Tal vez, la imagen más fuerte puede ser aquella en donde el conde Drácula, en su afán de poseer a la protagonista, dotada de unos pechos naturalmente muy proporcionados, la seduce por medio de su poder hipnótico y literalmente se dan un cachondeo en la mismísima cama de la protagonista, y haciéndonos imaginar a los espectadores, que el Conde no solo tiene una filia de chupar los cuellos femeninos, sino que su gusto se extiende a otras áreas más recónditas.

Película digna de verse, pero sin el morbo que se nos ha vendido

Seamos sinceros, ni es un película porno en donde aparece el Santo como lo quieren anunciar algunos medios de comunicación con el afán de vender algunos periódicos o inclusive entradas al cine.

También, cabe aclarar que algunas imágenes que salieron cuando se presento esta polémica no son imágenes de la película en cuestión. Ignoro si sean fotomontajes o si pertenecen a otra película pero no son las imágenes de la película El vampiro y… una muestra es la imagen que les presento acá abajo.

Y tampoco es una obra de arte o patrimonio cultural como el Hijo del Santo nos lo pregona con el objetivo de poder proteger su “legado” monetario. Solamente es una película de las muchas que realizo el Santo con humor involuntario, ciencia ficción de clase B y algunas piruetas sacadas de la mejor lucha libre del mundo y del máximo representante de este oficio deportivo. Ni más ni menos.

Si después, usted se emociona con los viajes en el tiempo y las vampiras sacadas de algún tugurio, usted tiene todo el derecho de gritar: ¡Santo, Santo, Santo, Santo…!

Sobre el Autor

Soy lo que escribo. Ya realicé la Prueba Voight-Kampff, y pasé. Cursé un diplomado en historia y análisis de cine. Cinéfilo de corazón, guionista, crítico políticamente incorrecto. Amante del buen rock. And all this science I don't understand It's just my job five days a week. Visitame: http://thetimeisgone.blogspot.com/

¡Sígueme en Twitter!