¡Ya basta de películas con y para adolescentes, ya!

 

“La juventud era una extraña enfermedad, que solamente el tiempo nos pudo curar…”

Christina Rosenvinge 

Imagínense una escena en algún lugar de la meca del cine. Algún productor y/o ejecutivo (de estos que son brillantes a la hora de tomar decisiones) se da cuenta después de un sesudo análisis de mercadeo, que además de las mujeres, los mejores consumidores de cualquier cosa, son los adolescentes. Por ende, presenta ante la mesa directiva una “estupenda y revolucionaria idea” todas las películas, independientemente de su contenido, genero o temática, estarán dirigidas y compuestas por y para adolescentes. Y yo me pregunto ¿y nosotros qué culpa tenemos?

Sabemos que este tipo de “serendipia” no es nuevo, en los 80s se vio una moda con diferentes y muy agradables resultados. Un género que abordo la moda teenager fue el cine de terror, con trabajos dignos que se enfocaba más bien en los estilos narrativos del genero, más que enfocarse en si la chava era famosa o si era estúpidamente hermosa. Friday the 13th (1980) fue la primera de muchas películas en donde los adolescentes eran masacrados por hacer conductas estúpidas como tener sexo o quedarse solo en medio del bosque. Tampoco olvidemos A Nightmare on Elm Street (1984) con la primera aparición de Johnny Depp. Ya a mediados de los 80s y dejando un lado el género de terror, The Breakfast Club (1985) fue un parteaguas en donde se mostraba un grupo de adolescentes con diferentes problemáticas pero con un guion y narrativa fuerte, así como una elección de casting maravilloso.

 

Los malditos 90s y su carencia de trascendencia en la música y el cine

Seamos sinceros, algo paso después de la muerte de Kurt Cobain la tristeza y la depresión dignamente llevados por los adolescentes de esa época, vieron sucumbir a su “rock antistar” en una de las muertes más dolorosas del rock. ¿Qué tiene que ver Kurt con el cine de adolescentes? La juventud se vio criticada y cercanamente vigilada debido a la paranoia ya reinante en los Estados Unidos, la música grunch fue sistemáticamente eliminada así como el rock verdaderamente radical y contestatario. ¿Se acuerdan cuando MTv se fue a la mierda? Bueno, toda esta cuestión cultural está directamente relacionada con el cine.

El cine de los 90s para adolescentes

La industria de los medios de comunicación liderada por la tv se enfoco en un público más joven a sabiendas de que estaban necesitados de ídolos light de cartón, con nula propuesta artística y relacionada directamente a la banalidad y la belleza hueca. De esta filosofía lanzada por los medios de comunicación a los mediados de los 90s, empezaron a surgir series de televisión protagonizadas por adolescentes, como una prueba de que se podría hacer en el cine. Así, a finales de los 90s surgieron series de televisión como Buffy the Vampire Slayer (1997) o Dawson’s Creek (1998) al mismo tiempo que nacía como popstar el icono de la estupidez y la juventud Britney Spears que emulaban lo que se quería hacer en el cine. Llenar de vacío, juventud y estupidez en la pantalla grande.

El cine y su decadencia adolescente

Y así, empieza la lista con un sinfín de películas bobas con nula creatividad y poca, muy poca inteligencia. Scream (1996) y su disque renacimiento del cine de terror. I Know What You Did Last Summer (1997) de la misma pinta. American pie (1999) y su humor soso y burdo. Así, empezaba una nueva ola de películas pro adolescentes, de temáticas y géneros varios. Sin embargo, estas películas tenían un público determinado y de la misma manera su concepción solo era una cuestión de realización con un objetivo en específico. Sin embargo, la obligación de que todas las historias o personajes fueran adolescentes cual producto de la subcultura empezaría con una película traída desde la “literatura”.

Harry Potter: la maldición de los adolescentes como obligación en los relatos “culturales”

Harry Potter y la piedra filosofal (2001) salió como un producto totalmente comercial. El estreno en los cines se produjo mundialmente el 4 de noviembre de 2001 consiguiendo tal éxito el primer día, que recaudó $33,3 millones en los Estados Unidos, rompiendo así récords de taquilla. La maquinaria de hacer cine se percato de que ahí estaba la gallina de los huevos de oro e inmediatamente preparo todos los libros de J. K. Rowling para adaptarlos a la pantalla. A mediados del decenio anterior seguía la proliferación de películas vacías y tratando a la juventud como títeres que solo consumen estética sin importarles el contenido inexistente.

El non plus ultra de la modita adolescente: crespúsculo

En el 2008 llega a los cines la cúspide de la estrategia comercial implementada en los 90s. Crepúsculo (2008) viene a ser el Citizen Kane (1941) de la moda cinematográfica adolescente. No voy ahondar en los múltiples y repetitivos fallos de esta mal llamada “película” ya lo hizo mi estimado Fett en su polémica y muy visitada crítica (link). Lo importante de este fenómeno de mercadotecnia pura, es que cimentó las bases para lograr una estrategia a nivel mundial para que todas las manifestaciones de cultura popular tuvieran un fuerte sesgo adolescente.

No contentos con su mundo y público cautivos, los empresarios inteligentísimos de Hollywood planearon lo que actualmente estamos viviendo: toda película no independiente que tenga como plan entretener al público, deberá tener una estética y guion pro adolescente, dotando a los protagonistas (aunque originalmente no fueron concebidos así)  de juventud y belleza inigualables y haciendo creer al espectador que las temáticas adolescentes son interesantísimas y emocionantes (sic).

¿Cuál es el problema de una concepción adolescente en el cine?

En el mundo de la cultura y las artes, llámese música, literatura, cine, etc. Las historias que han cambiado al mundo son relatos, en donde la mayoría de los protagonistas son adultos que sobrepasan los 25 años, por supuesto con sus excepciones. Los Beatles sacaron Revolver cuando John Lennon tenía 26 años. Roger Waters crea el disco The dark side of the moon a los 30 años. Las novelas más importantes de la literatura universal son aquellas en las cuales los protagonistas rondan entre los 20 y los 35 años. Rayuela de Cortázar es un ejemplo (y la escribe a sus 50 años aproximadamente) y no hablemos de Pedro Paramo del genio Rulfo. En el cine pasa lo mismo, las películas que han marcado un antes y después, son películas que sus protagonistas ni de cerca rondan la etapa adolescente. Los adolescentes y su mundo, son, intrínsecamente no interesantes.

A que voy con esto, a que los relatos en donde existen adolescentes, no son interesantes, debido a que psicológicamente es una etapa de transición, no poseen la riqueza humana de un adulto quien debido a su experiencia de vida, ha logrado traspasar el pago de estar viviendo y por ende ser interesante para una perspectiva del otro.

Imagínense si Star Wars: Episode IV – A New Hope se hubiera concebido con esta modita. Habría un Darth Vader con 18 años, sin un casco espacial, para que se viera su sexy cara y siendo maldades tipo chico de preparatoria. Ahora imagínense que su película favorita se hubiera realizado con esta moda adolescente. Que miedo ¿verdad? 

Películas dignas con dicha temática

No todas las películas con esta temática por ende deben de ser malas, hay de diversos géneros para elegir. Aquí el punto, es darnos una idea de que la temática adolescente no debe de ser estúpida, banal o vacía para agradar al público. 

Los 80s y lo rescatable

Karate kid (1984)

The goonies (1985)

Stand by me (1986)

Labyrinth (1986)

Los 90s con menos material

Edward Scissorhands (1990)

Benny & Joon (1993)

Heavenly Creatures (1994)

El inicio del siglo un poco más inquietante

Amelie (2001)

Elephant (2004)

Juno (2007)

Etiquetas:  

Acerca del autor

Cinescopia   @Cinescopia   cinescopia.com

Equipo editorial de Cinescopia.


8 comentarios

  • Buen post hermano, algo extremo en algunas cosas, pero muy bueno 🙂 me agrado cmo usaste las imagenes, bastante llamativo 😉

    Responder
  • Sr. Riomakun:
    Gracias por leer el post y comentar.Espero siga visitando Cinescopia. Saludos.

    Responder
  • De acuerdo totalmente, pero supongo que si es bien sabido que los jovenes no saben que hacer con su tiempo durante su juventud, pues tampoco lo es con su dinero, y no es que sea yo un viejo amargado, pero me parece que el efecto de amasar un porcentaje de la poblacion al en un intento por llevarlos a pensar y actuar del modo en que ellos quieren, para asi tener a los jovenes en un torrente de peliculas donde el mundo es como tu quieras y eres adolecente y debes salvar el mundo y comprar la ropa que ves en la pelicula, y hablar asi como ellos, pensar como ellos, despues vistar esos lugares para estar a la moda..etc… pues al final quienes llenas los bolsillos de billetes verdes no se preocupan por los demas mientras tengan un flujo hacia las arcas.

    Responder
    • Sr. Guzman:
      Asi es, esto de los adolescentes no es nuevo como lo pongo en mi post. Y efectivamente, es cuestion de money. Lo malo que antes se hacia lo mismo pero se pensaba, o en verdad era asi, que los adolescentes no se tragaban toda la mierda que supuestamente les vendian. Ahora ¿no se si sean capaces de diferenciar una mala pelicula o una buena de Harry Potter? por poner un ejemplo. Saludos y gracias por leer y comentar.

      Responder
  • no debes criticar al cine adolescente solo porque seas un viejo…!!!

    Responder
  • Debo agregar a la lista de las buenas:

    Chicas Pesadas y Easy A, ambas excelente muestra de lo mucho que se puede alcanzar con una tematica 100% juvenil.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*