10 decentes y buenas películas censuradas (parte 2)

Así como en décadas pasadas grupos de poder al interior de diversos países determinaban a discreción cuales filmes podían o no ser exhibidos y comercializados, hoy nos burlamos de ellos con la segunda parte de este conteo de grandes filmes censurados en pos del séptimo arte, y no podría ser mejor que con los notables ejemplares que les mencionaré a continuación:

 

5) LAST TANGO IN PARIS

Quien más que Bertolucci tras esta amarga y dramática obra que dejó a cuanto cristiano fundamentalista que la vio con tiritón en un ojo. Con una gran carga erótica y sensaciones incomodas para el ser humano promedio, El último tango en Paris dejó la grande tanto en el viejo continente como en América, y es que ver a un grande como Marlon Brando violentando constantemente a una atractiva jovencilla causó la activación de todos los servicios de “inteligencia” morales de la época.

La historia trata de un reciente viudo y una novata actriz que se conocen en la casa que pretenden alquilar, encuentro que les hace explotar ciertas sensaciones manifestadas en ustedes ya saben que, generando un espiral de perdición en constantes momentos donde los instintos (y el director) dejan poco para la imaginación.

Prohibida en la España del caudillo, en Corea del Sur, en Portugal, en Canadá, en Chile y hasta en Italia, donde no solo fue baneada sino que además implicó que Bertolucci fuera procesado por “obscenidad”. En otros países se exigió la eliminación de ciertas escenas de contenido excesivamente “carnal” (como en Gran Bretaña) lo que explica la gran cantidad de copias en VHS que tienen segundos con imágenes en negro, una atentado terrorista fílmico.

Se dice que Marlon Brando se pasaba de listo con su co-protagonista, que influenciaba en Bertolucci para agregar escenas o permitir improvisaciones que no constaban en el libreto, y que fue tal el “trauma” para María Schneider que nunca más volvió a comer pan con mantequilla.

Mantequilla

 

4) LOLITA

Este es un caso especial, la censura primero fue en Europa contra la obra literaria del ruso Vladimir Nabokov y respecto de la versión fílmica del Maestro Kubrick la censura no fue absoluta pero si fue trascendental. En 1962 se estrenó la primera versión de la polémica historia sobre un hombre que se enamora de una niña de catorce años, una más que cuestionable situación ya sea que forme parte de alguna organización religiosa, creyente de ciertos parámetros éticos o simple ciudadano con dos dedos de frente.

Para dejarlo claro, la carga erótica de la historia original es muy superior a la filmada pues Don Stanley pudo prever que la sociedad de la época haría todo lo posible por impedir la producción, tanto es así que el guión creado por el mismo Nabokov fue intensamente modificado por su excelencia Kubrick hasta dejarlo en condiciones de pasar las aún precarias instituciones de calificación fílmica (razón por la cual en la cinta la protagonista tiene 2 años más que en el libro). Ni hablar de la cantidad de dinero gastada para tener en pantalla actores de gran peso para presumir la calidad de la obra por sobre los cuestionamientos que se le puedan realizar, protagonistas que le hicieron la vida imposible al Maestro, principalmente entre la irresponsabilidad de Shelley Winters y la esquizofrenia de Peter Sellers, aunque de este último siempre logró sacar lo mejor tras permitirle sus notables improvisaciones (al final la única responsable era la joven Sue Lyon, quien tenía solo 16 años).

La National Legion of Decency tuvo por las cuerdas la distribución del filme, logrando que en muchas localidades de los Estados Unidos solo pudiera verse la cinta años después y nunca en el cine (Showtime la pasó por tv sin aviso previo dejando a muchos con ataque al corazón). Podríamos decir que en muchos otros países conservadores también se le prohibió la exhibición, pero hay otro grupo de países en que el matrimonio de hombres mayores con niñas y jóvenes es algo normal (ignorando toda idea de manifestación de voluntad por parte de las menores, muchas de ellas aún sin discernimiento).

Hoy en día la cinta es utilizada por algunas agrupaciones de pedófilos (si, escuchó bien, esos enfermos se agrupan) como parte de su “manifiesto” a favor de la “libertad sexual” de los menores (como en Holanda y Alemania, una estupidez mayúscula), pero ellos no se dan cuenta que en el filme queda bastante claro que el protagonista (Humbert Humbert) no está cuerdo, está psicológicamente alterado lo que condiciona sus cuestionables acciones e incluso llega a desear y cometer actos homicidas, por lo que la misma obra del Gran Stanley deja claro que las conductas expuestas son deplorables.

Cuidado Humbert, cuidado

 

3) LIFE OF BRIAN

¡Blasfemia! Gritaron en Noruega ¡Blasfemia! Gritaron en Irlanda ¡Es un pecado verla! Dijo la Iglesia Católica ¡Es una parodia profanadora! Dijeron los protestantes ¡Wajajajaja! Dije yo.

Obra de los universalmente hilarantes Monty Python que trata la vida de Brian (valga la redundancia) protagonizada por Graham Chapman en el papel del joven nazareno quien tuvo la dicha de nacer solo a unas casas vecinas de distancia de Jesús, confundiendo desde los inicios a los reyes magos y posteriormente a toda Judea. En tiempos donde la religión rozaba con la mitología urbana y las carencias de la vida cotidiana permitían la existencia de creencias a modo de moda, Brian para escabullirse de sus persecutores simula ser por unos minutos un predicador, tiempo suficiente para tener seguidores y ser proclamado “el salvador”, ridículo.

El Jefe ejecutivo de la EMI Films (Bernard Delfont) no quiso financiar la cinta debido a que él no quería que dijeran que se estaba burlando “del jodido Jesús”, por lo que un entusiasmado George Harrison decidió entrar al mundo del cine financiando esta histórica comedia, lo que pasó de ser una arriesgada apuesta a un éxito rotundo. Las polémicas solo despertaron mayor curiosidad por el filme logrando liderar la taquilla por varias semanas y extendiendo su permanencia en cartelera por más de lo pensado.

Una sátira al mundo contemporáneo llevada hasta el año cero, con jingles que quedaron para la historia e inolvidables diálogos donde la religión se presta para bromas trascendentes y otras simplemente simpáticas.

¡El Mesías!

 

2) NATURAL BORN KILLERS

Gran obra del bueno pero irregular Oliver Stone que dejó la grande por el supuesto nivel de violencia y realismo que mostraban sus escenas, la Motion Picture Association of America exigió recortar 4 minutos de la película para lograr ser clasificada R y en el Reino Unido tras su estrenó se sacó de cartelera pues se realizaron ciertos asesinatos en diversos países que emulaban los realizados por Woody Harrelson y Juliette Lewis ante las cámaras.

Mickey y Mallory están perdidamente enamorados y son perdidamente insanos, ambos han nacido para matar y lo demuestran desde el inicio de esta genialidad escrita por Quentin Tarantino. Mientras esto sucede, un oportunista periodista interpretado por un joven Robert Downey Jr. se aprovecha de la conmoción pública que generan los asesinatos perpetrados por la pareja protagonista para alzar su imagen pública y ganar fama, es así como en una suerte de reality decadente (aunque suene redundante, again) hace de los victimarios grandes estrellas de la televisión.

Bueno, el punto es que la peli es freak y un caos, le prendió el instinto asesino a cuanto joven hormonalmente inestable la vio y en algunos casos se cometieron crímenes en busca de la tan deseada fama de la que se trataba el filme, es más, cuando al fin en la tierra de los monarcas angloparlantes se permitió su comercialización en video, se suspendió su lanzamiento pues ocurrió la masacre de la escuela Dunblane, donde murieron 18 personas y 15 quedaron heridas, en la que se atribuyó al filme parte de la inspiración del suicida asesino.

¡Mira Mamá! ¡Estoy en tv!

 

1) A CLOCKWORK ORANGE

Mientras suena Beethoven de fondo, todos nos ponemos de pie para recibir en este conteo a una de las más grandes obras cinematográficas de todos los tiempos (y que se diga hasta el cansancio). Nuestro Señor Stanley Kubrick nos dejó esta maestría basada en el libro de Anthony Burgess que raya la perfección (porque la perfección es 2001: A Space Odyssey, obvio) causando un gran revuelo para los ignorantes de la época que la vieron como una apología a la violencia.

Sacrílegos fueron los gringos de la Motion Picture Association of America al querer clasificar la película como X (disminuyendo así el espectro de potenciales espectadores) y que terminaron presionando al Maestro para quitar 30 segundos de la cinta para lograr que la clasificación bajara a R. Ignorantes fueron los británicos que confabularon con los medios darle mala fama al filme, manifestando que este incitaba a los jóvenes a realizar actos criminales y señalando que actos de tal naturaleza ya se estaban realizando (no solo en la tierra de los anacrónicos monarcas, sino también en todo Europa), si los jóvenes cantan singin’ in the rain mientras golpean gente el problema no es del cine, sino de la sociedad y su ineficiencia a la hora de formar carácter, eso.

Mientras que en Sudacamérica fue estrenada para mayores de 21 años, en países como Irlanda, Singapur, Malasia y Corea del Sur fue derechamente prohibida (por eso te quiero Corea del Norte).

La historia de Alex DeLarge y sus droogs cometiendo fechorías en una decadente mirada futurista desde los años 70’s conforma parte de la videoteca de todo buen cinéfilo y debería ser material imprescindible en las escuelas. ¿Algo más que decir? No, la verdad que esta película se merece un artículo completo (y en internet ya hay tantos que hasta sobran).

Viddy well little brother, viddy well

 

Tras largos años de oscuridad por culpa de una tropa de activos intolerantes que invocando dudosas reglas de moralidad coartaron nuestra libertad, hoy podemos ser espectadores y presumirlo en sus caras.

¿Me faltó alguna buena peli?

Etiquetas:  

Acerca del autor

Cinescopia   @Cinescopia   cinescopia.com

Equipo editorial de Cinescopia.


4 comentarios

  • es A Clockwork Orange

    Responder
  • Excelente conteo, debo confesar que nunca pero nunca imagine ver The Life of Brian en este conteo, a mi la historia me facino porque critica la estupidez y la visión cerrada de muchas personas en como se dejan llevar por la religión (soy católico y no nomás de nombre) pero desde que empezo la película hasta el cantico del final yo reí sin parar.

    La segunda estuvo entretenida pero no me gusto, no se, estuvo buena pero no fue mi hit y la #1 si que es la #1, muy buena muvie con una trama muy buena y me gusto porque demostraba una decadencia a la cual nos acercamos día a día.

    Responder
  • Solo me faltaron las primeras 3 y solo quiero ver the life of brian, muy polemico el arte de la censura.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*