A la caza de: Tim Burton y Johnny Depp.

El Fett no se conforma con peces chicos, y en esta cacería, literalmente iremos por un “Gran Pez”. Primeramente me permitiré comenzar con una frase “arcaica”, “prehistórica” si ustedes quieren, poco elegante y/o muy vulgar, pero justa y necesaria para poder poner las cartas sobre la mesa con estos dos pilluelos: ¡Ya estuvo con sus fregaderas!

Veamos y aclaremos para ir al grano. Aquí no se critica la obra general de Burton (aunque también las estadísticas afirman que el genio loco director se ha convertido en uno más de toda la bola de mediocres), sino solo sus cintas que hayan sido compartidas con su gran compañero y compadre Johnny Depp que, aunque usted no lo crea, arroja un bestial saldo negativo, consecuencia del decadente momento que desde hace rato viven estos dos entes.

Por un lado tenemos a un realizador prostituido, tomado a voluntad y destruido por los poderes comerciales de Hollywood. Que pena es ver a un genio y maestro cinematográfico rebelde y revolucionario mangoneado por Mickey Mouse y escondido en su sombrío ambiente como defensa hacia su podredumbre argumental y directiva. Pegado a él tenemos a un histrión sobrevalorado, querido por la moda y por su carisma adeptos a una notoria excentricidad que si bien, hicieron de Depp un actor reconocido y destacado al principio de su carrera, también dichos factores lo han llevado a la mediocridad en esta, quedando atrapado en una actuación “piratezca” de la cual no ha sabido salir durante 8 años en todo film que se presente.

Sensaciones en 1990, estos dos actuales mequetrefes han procreado 2 ¡Dos joyas de Hollywood! de 7 en las que han colaborado juntos. Su mercadotecnia y renombre se erigen a partir de estas para después demostrar que la calidad se esfumó ya hace mucho tiempo.

La época dorada.

El joven y revolucionario realizador Tim Burton se une por primera vez con un actor en pleno crecimiento y evolución. Depp en carne y Burton como creador, regalarían una de esas fábulas inolvidables en el séptimo arte donde los cuentos clásicos como The Beauty and the Beast y los relatos de horror como Frankenstein, encontrarían una bella combinación para dar a luz a Edward Scissorhands. Este triste y conmovedor film sin duda es invaluable en todos sus sentidos; desde la ambientación típica de un cineasta de estilo inquebrantable, pasando por las sobrias interpretaciones y un guion capaz de sobrellevar una crítica a la sociedad aún en estos días contemporánea (desadaptación, moda y consumismo), hasta culminar con una excelsa banda sonora de Elfman, que redondea un maravilloso trabajo de Tim en la dirección y de Johnny como el entrañable joven manos de tijera.

Pero para muchos la “ñoñería” de Edward quedaría opacada por la segunda colaboración de estos dos estandartes noventeros: Ed Wood (1994) significaría el mejor film en la carrera de Burton y Depp. Un film sin precedentes y sin ningún factor que anteceda a su increíble originalidad en el arte del argumento y dirección.

La llamada “biopic” se revolucionaría una sola vez para nunca volver a hacerlo, dejando de lado una simple dramatización en la vida del héroe que lo engrandezca, respete y/o desmitifique, para lograr plasmar en pantalla su misma esencia, a través de una idea, recuerdo y honor que rinde Burton al llamado “peor director de la historia”. De una fotografía perfecta y majestuosa en blanco y negro, Burton y Depp reviven no algo tan mundano como la representación del cuerpo y vida de Ed Wood, sino su misma alma y fortaleza que lo llevaron a luchar contra los estándares del Hollywood de los 40’s y 50’s, principal característica por la que estos dos extraños y míticos individuos pasaban en aquel 1994, sublevando el cine de una manera inolvidable (Burton y Depp también se transforman en el vehículo para una de las mejores actuaciones de reparto de todos los tiempos: Landau como Bela Lugosi).

Algo no anda bien.

Inquietante es notar como su siguiente cooperación por un lado se torna en la reafirmación de un estilo colectivo muy bien posicionado en los rubros actorales, musicales y de  la dirección (sobre todo artística), pero por el otro es notable la disminución de calidad en comparación con sus dos anteriores creaciones.

Sleepy Hollow (1999) cierra no con maestría, pero con mucho estilo la única década que vale la pena remembrar del dúo. El film es una buena adaptación del relato de horror homónimo que cuenta la leyenda de El Jinete sin Cabeza, que mediante los recursos visuales y la pericia de Burton logra evocar el primer cuarto del Siglo XVII de una manera excepcional y terrorífica transportando de Holanda (de donde se origina el relato original) a Nueva York una cacería fantástica en formato de thriller.

Sin embargo las carencias histriónicas (con excepción de Depp) son sencillamente visibles (principalmente cuando se trata de Ricci), aspecto que no llega a desmeritar la obra, pero que contribuye a que su tercer film juntos no logre la magnificencia de sus antecesoras. Sleepy Hollow cuenta con un guion sólido y un ritmo sin altibajos, pero el aspecto revolucionario y atrevido de la pareja se merma, entregando un film correcto, muy bueno, pero sin la chispa necesaria para poderse comparar con sus anteriores.

La época decadente.

Es preciso interrogarse: en una larga espera de 6 años para nuevamente reunirse ¿Qué fregados les paso a Burton y a Depp? Por un lado el director realizó dos films: la inigualable Big Fish y la inmunda Planet of the Apes ¿Y Depp? Quizá se haya enfrascado el proyecto que le costaría su credibilidad como actor, interpretando a un caricaturesco pirata que al principio le otorgaría algunas nominaciones, pero que en los consecuentes años lo hundiría en la mediocridad, particularidad que se reflejaría en sus siguientes participaciones a la orden de Burton.

Charlie and The Chocolate Factory (2005) marca el segundo remake de la carrera de Burton ¿Correría mejor suerte que con sus asquerosos simios? No del todo. Sin duda Burton conservó su arte y estilo aun en esta engañosa cinta familiar, que se vale de un promisorio villano protagónico para proyectar su soberbia y traumas del pasado en contra de una serie de chicos que reflejan una menguada etapa infantil, consecuencia del consumismo y de los excesos de la sociedad. No obstante, Burton no es capaz de controlar un fastuoso argumento (superiormente reflejado en la cinta original), cayendo en el humor reiterativo que hace que el film se asimile a un sketch cómico – familiar (Las secuencias musicales son forzadas y en ocasiones fuera del contexto).

Burton pierde su genialidad sombría, cayendo en picada desde el momento del ingreso a la fábrica, donde no puede decidir y definir a un Wonka y a la extensión de este (su mundo de chocolate) ¿Es un villano? ¿Es un héroe destinado a la redención? ¿Es un sinodal? Estas interrogantes nunca resueltas en un previsible guion recaen directamente en la interpretación de Depp, el cual, en imitación mas que obvia del difunto Michael Jackson, entrega un mediocre desempeño de un personaje promisorio, pero estúpidamente desperdiciado más por el realizador que por el histrión en si. Charlie y su fábrica se convertirían solo en un entretenido ejercicio, muy por debajo de los estándares mostrados por el dúo en su época dorada.

¿El Genio realizador? Se queda sin ideas. Su paso por Corpse Bride (2005) reiteraría su bajes como director y contador de historias fantásticas en una animación que dista inmensamente de la creación de The Nightmare Before Christhmas. Depp solo prestaría su voz para este vehículo que reflejaría la caída de Burton. Una caída creativa que hasta ahora no ha recuperado.

El Cadáver de la Novia es un film correcto, es cierto, pero olvidable y abruptamente alejado de Burton. Su atmosfera gótica ya no sería una justificación para un guion que no solo resulta predecible desde sus primeros momentos, sino que también se apoya en residuos de secuencias y momentos de sus films anteriores (La última parte del metraje es una copia de Beetlejuice). La originalidad que lo había destacado en los noventas como escritor, director y productor quedaba olvidada. En lo personal, su caza recompensas favorito no puede creer que este film haya sido aceptado por los fanáticos Burtonianos; quizá se deba a la remembranza de sus escenarios terroríficos y al poco pan que el realizador había dado de comer con sus anteriores bodrios. Si este film marca algo (y nada de suspiros o notoriedad), es el debacle definitivo que estaba por venir.

Sweeney Todd (2007) es un sinónimo de decepción cinematográfica. Un chiste sin pies ni cabeza que forja la verdadera identidad de este par de truhanes: la venta de un producto decadente soportado en su fama noventera. Burton al igual que muchos del montón (Cameron) se esconde detrás de su poder visual para solo mostrar las migajas creativas de las que es poseedor.

El musical es un género de respeto; no cualquiera puede llevar a cabo una comunión entre el número musical y un argumento coherente y lógico que conlleven a una legendaria cinta digna del rubro. Quizá la fuente original (Musical de Broadway) sea la culpable del hartazgo auditivo de sus canciones latosas y repetitivas, pero ¡Es Burton! ¿No? Él que aquí demostró no tener lo suficiente y ser un cualquiera… un farsante. El principal problema radica que la secuencia musical (que llena el 75% del film) merma el argumento, lo cual es un error imperdonable, ya que la misma secuencia debería engrandecer la historia. Un guion sin fuerza que origina una falta de química y una serie de incongruencias (la intensidad del odio mostrada en el personaje llega a ser  absurdo) que desembocan en un film aburrido, ilógico, pero eso sí, de una fuerza visual increíble ¡Que bueno eres Burton! (Sarcasmo).

¿Depp? Paseándose y cantando ¡Johanna! Un retrato de la moda de Hollywood. Mención aparte merece el inútil responsable del cast, pues Johnny solo seria un capricho de la producción y del director ¿Quién le dijo que cantaba?

Burton en el país de Disney.

¿Qué mas se puede decir de Alice in Wonderland (2010)? Que Burton acabó por vender la poca credibilidad que le quedaba a la industria del ratón ¿Depp? Un payaso que no solo vaga en esta película sin ninguna distinción, sino en todos sus posteriores films.

El film que terminó por convertir a Tim en un comercial. Un argumento pobre que nunca justifica y/o respeta su fuente original. Su caza recompensas favorito sabe que Burton dejó de ser un revolucionario desde 1999 (Quizá dando destellos posteriores con Big Fish). Su mediocridad es abrumadora y las pruebas cinematográficas lo avalan.

De Burton en el país de “sus” maravillas, solo se puede concluir que él mismo profanó y despojó de la singular locura al cuento y mundo de Lewis Carroll… que ironía… que horrendo desenlace para este cineasta, que esperemos, vuelva a ser un loco, un atrevido, un innovador, pero sobre todo… un Tim Burton.


Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


9 comentarios

  • Muy buen articulo, me gusta el trabajo de ambos, juntos o separados, aun asi te doy la razon en la mayoria de tus palabras.

    Responder
  • Totalmente de acuerdo con usted Señor El Fett. Estos dos personajes me han causado un gran dolor de cabeza en estos últimos años. La última luz de esperanza que nos entregó el Señor Burton fue la película de Big Fish, aunque no es de mi predilección las historias romanticotas, se observó una gran maestría en la dirección y el guión presentados. Desde entonces ya sus películas son basura que complacen al sector más burdo. ¿Será que hasta aquí llegó este director?¿Se le acabó la locura creativa que tanto lo caracterizaba y se convirtió en un demente adicto por el dinero?

    A pesar, de esto siempre voy a asistir a sus funciones esperando que vuelva a sus raíces y que nos devuelva a aquel director osado de aquellos hermosos años. Dos preguntas para usted Señor El Fett:

    -¿Qué opina de la calificación que se observa en la página IMDb de las películas que han sido expuestas?

    -¿Usted es un asiduo devorador de series de televisión? si es así, ¿Cuáles me recomienda?

    Responder
    • El publico de IMDB ha sido sabio al bajar mas y mas a Burton. Inclusive creo que un 6.6 es muy misericordioso para su Alicia, sin embargo, en aproximadamente un 80% de los casos siempre su caza recompensas conserva el punto de vista del espectador vtante, claro, siempre reservandome mis destructoras o misericordes criticas y puntos de vista propios, segun sea el caso.

      No soy un asiduo devorador estimado, sin embargo me he casado ya con algunas series que pueden sonarle algo rucas: X-Files es mi climax como fan televisivo; al igual disfrute mucho Prision Break en su primera temporada y en comedias no deja de cansarme la gracia de Two and a half men.

      Hay una serie que se cancelo en su segunda temporada debido a la huelga de guionistas algunos años y con la cual estaba aferrado e inclusive mande una carta a FOX para rogar su regreso (y para que yo ruegue esta muy cabron); la serie se llama The Riches, si ud ya la conoce, espero su punto de vista, si no, hagase la oportunidad de conseguir las dos primeras y unicas temporadas. Los protagonicos son a cargo de la bellisima Minnie Driver y de Eddie Izzard

      Saludos

      Responder
  • AAAAAAAA..!
    me vuelvo loca….}los amo los amo los amo looooooooooooos amoooooooooooooooo DIOS soon ta perfectamente locos i wooow…. O_O me encantan

    Responder
  • son geniales, fantasticos, magnificos, pelos de punta!!!! Jonny Deep hace unos papelones que difícilmente alguien más pueda hacer.. han creado un género propio y es admirable.. aunque sus películas empiecen a decaer narrativamente hablando.. el sentido visual cada vez esta mas vivo, y eso es súper importante… No solo existe la complejidad de la historia en una película.. para mi el sentido visual tapa todas las otras cosas (SOLO EN EL CASO DE ESTA PAREJA).
    En Swedney tod Tim Burton me decepcionó… pero jonny deep me enamoró!! No solo es un actorazo, sino que canta como los dioses y se adapta a cualquier cosa que le pongan!!! Me encanta y me encanta!!!! Para mi, el mejor actor de todos, por sus complejisisisimos papeles, por como los arrasa todos, por su sexapeal, por que la mente de tim burton son los sueños de jonny deep!!

    Responder
  • No hiba a comentar nada en esta nota pero solo escribo para decir que EVA me da MEYO.

    Sabes que con Burton estamos 100% deacuerdo y con Dark Shadows solo se reafirma los hechos.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*