Breakthrough: 10 Pasos para desarrollar tu culebrón católico – cristiano

Dentro del tópico religioso, algunos narradores se han encargado de crear una subcategoría que bien podríamos catalogar como la representación fílmica de los programas televisivos de “milagros” tales como La Virgen la Guadalupe (de México y conocido en Latinoamérica), culebrones insufribles que para los y no creyentes comunican un mensaje metafísico, espiritual y/o fantasioso (para los más ateos) del poder divino sobre la fe humana a partir de una tragedia de índole familiar. El problema no es el mensaje, sino el mensajero, cuando estos dramones caen en manos de guionistas y/o cineastas poco preparados que en su afán por ejercer un sermón religioso, extienden  una situación de la manera más forzada y menos adecuada posible, con personajes ajenos a la estructura, sin ningún trasfondo y aparecidos irónicamente nada más porque Dios quiere, dentro de una historia forzada que camina de manera artificial gracias a que en la mayoría de las casos suele ser una adaptación de la vida real, con testimonios humanos que simplemente no encajan en el discurso fílmico.

Discúlpeme, pero yo como creyente (católico – cristiano profeso y en práctica) y al mismo tiempo crítico de cine, estos bodrios me molestan, y es que como dicen incluso las escrituras: “Lo de César al César”, siendo que estas historias simplemente no funcionan en el cine (al menos de esta forma), ridiculizando en muchas ocasiones incluso la propia fe.

Repito, el mensaje no es el culpable, pues para un creyente o un ateo, el respeto en las creencias y en la fe con la que se mueven las personas debe ser una ideología constante y ética para que este  mundo avance, pero los cineastas y audiencia adeptos a estos culebrones ya nos tienen acostumbrados a tragarnos el mismo molde y elementos de siempre, haciendo de este tipo de películas lo contrario de lo que ellos pretenden: un chiste en lugar de un mensaje pro espiritual.

A pesar de esto, la nueva cinta de esta semana santa de cartelera, Breakthrough  (Un Amor Inquebrantable), dentro de esta estela de convencionalidad mezquina, destaca en un par de apartados; el primero de ellos su casting, que sorprende al contar con rostros como los de Topher Grace, Josh Lucas y Dennis Haysbert, que si bien son parte del montón secundario de cuarta o quinta ronda en el draft hollywoodense, no es común ver dichos nombres en este tipo de cintas; el segundo su tragedia, que basada en hechos reales, logra en su momento recrear con veracidad el momento hasta con cierto suspenso y aceptable timing (punto bueno para la directora Roxann Dawson) ¡Y ya! De ahí en más nada, más que los 10 puntos que a continuación veremos y que de cajón siempre está presentes en estos dramones.

Dirigido a esa audiencia cristiana – creyente que incluso la podrá usar para una conferencia de retiro espiritual para los años venideros, siempre recordemos que de todo hay en la viña del Señor.

1. Gran tragedia

Obvio no se puede exponer problemas típicos de la vida diaria, como una fractura, un 6 en historia, un(a) hijo(a) vago(a), conflictos laborales o que te cague un perro la alfombra ¡No! Por lo general en este tipo de cintas se nos expone la pérdida de un familiar, ya sea muerte, desaparición o como en este caso basado en hechos reales, la historia del adolescente guatemalteco adoptado por una pareja cristina gringa que tras ahogarse en un lago congelado y durar más de una hora muerto, regresó a la vida sin ningún daño neurológico o físico, sorprendiendo a toda la comunidad médica.

2. Protagonista(s) desviado(s)

Por supuesto que para que el drama amarre, hay que ponerles cierta rebeldía a la víctima en cuestión y a algunos de sus familiares más cercanos. Por lo tanto, el escuincle ahogado deberá estar alejado de sus padres, sumido en ese estado poseso y demoniaco llamado “pubertad”. La fe y esperanza con este hecho deberá desmoronarse en algunos supuestos creyentes, en este caso el padre adoptivo de la víctima, que verá sus creencias tambalear tras la situación de su “puberto”.

3. Fe Inquebrantable

Y de ahí la “milagrosa” traducción al español donde Breaktrough significa supuestamente “Un Amor Inquebrantable”, dicho título refiere a la madre del ahogado, la cual con una fe intachable rezará y pedirá por su hijo sin importarle la sociedad y/o los métodos médicos (los cuáles serán derrotados místicamente por la pura fe). Este personaje por lo general es el que logra el contacto con las señales divinas, siendo el vehículo del consecuente milagro y fílmicamente hablando, portando el estandarte de debilidad estructural de todo el film.

4. Tendencia(s) e inclusión(es)

De entrada tenemos a un latino adoptado por una comunidad gringa, víctima de racismo y cierto bullying en una escuela cristiana, con sus mejores amigos güeritos y amigas bicolor. La madre con un grave sobrepeso y el padre con físico atlético, así como el pastor en cuestión, con cabello parado, joven y tan incluyente que querrá incluir a los jóvenes de su comunidad metiendo conciertos en su parroquia que incluyen a raperos de look jamaiquino que obviamente no serán bien vistos por los miembros más conservadores.

5. Videoclips cristianos

Indispensables para “justificar” la duración del metraje y rellenar tanto los huecos argumentales como el ritmo del film, estos videoclips baladas, raps y rock cristianos también tienen el objetivo de evangelizar en plena función y recordarnos ese tan buen capítulo parodia de South Park donde Erick Cartman forma la agrupación Faith + 1 ¡Memorable!

6. Hereje en proceso de conversión

En este tipo de películas del 100% de los inmiscuidos siempre habrá esa oveja descarriada, atea y hereje que no crea en Dios; en este caso ese 1% pertenece al individuo que hace el rescate, el cual como San Pablo, pasará por un proceso de conversión fugaz, efímero y mal estructurado para convertirse a la fe, tras incluso ser tocado por el mismo poder superior, el cual le dijo dónde encontrar al escuincle ahogado.

7. Señal(es) divina(s)

Varias tienen que ser incluidas para lograr la veracidad del consecuente milagro. La primera de ellas es la voz de Dios al hereje, seguida por resucitaciones obras del Espíritu Santo, manifestaciones climáticas consecuencia de oraciones, rezos y/o cánticos y por supuesto, el esperado sopladito, airecito (sin rosa) que entra en contacto directo con los aposentos de la víctima.

8. El Milagrito

Llegamos a la hora de la verdad, clímax de la cinta donde el poder divino hará que por la recomendación de la madre, todo método médico sucumba ante ese “amor inquebrantable”, suficiente medicina para que el paciente en cuestión despierte sin ningún rasguño, listo para retomar su vida, arrepentirse y ser librado de esa posesión infernal de la adolescencia. Al estar basada en hechos reales, este acontecimiento es poco debatible (poco estructurado fílmicamente), en especial para aquellos creyentes que pudiese soltar incluso algunas lágrimas.

9. El sermón

Expuesto el milagro, el sermón debe ser explicado con peras y manzanas, en este caso en una semi conferencia dentro de la parroquia de la comunidad, donde el pastor en cuestión dará las gracias a todos los personajes incluidos y explicará tal y como en la fuerza de Star Wars o una genki dama para Gokú, todos los esfuerzo y energías positivas sirvieron para encausar el suceso místico, incluso restando ñoñez al mensaje espiritual y dando mayor peso en la narración a todos los factores médicos y personales que sirvieron para la salvación emocional, física y espiritual de la víctima.

10. Expiación

Por último recordemos que la víctima andaba en plena rebeldía, por lo que este hecho milagroso lo hará remendar el camino y de hoy en adelante, se run hijo modelo. Recuerde estimado(a) que en este final se recomienda incluir antes o durante la secuencia de créditos, fotos e imágenes de los personajes reales, para que no quede duda sobre la veracidad divina.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


3 comentarios

  • Y te toco una cinta masticable, digo, me han atormentado en Chicago con el trailer de esta cinta al grado que hasta mi esposa la quiere ver. No tengo nada contra la expresion religiosa, pero si a que tengamos que zumbarnos un especial de 90 minutos de la rosa de guadalupe en el cine, mas cuando la dosis en cuestion (Milagros del Cielo) fue una cinta que tenia a Octavia Spencer y a un Eugenio Derbez que no conto un solo chiste (MILAGRO MILAGRO!!!), cinta que me hizo notar que Spencer ya no va a salir nunca de la mujer bonanchona con mirada agresiva y que Derbez no saldra de ser… Derbez…, si, aun asi mi esposa me quiere jalar a ver esta cinta y ya siento mas miedo que cuando entre a ver US.. no de volverme cristiano confeso, sino de perder la fe en el cine

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*