Celebrando 100 años del 7º arte y 10 de éxitos “tenderos” (2).

Ricciotto Canudo establece de forma maravillosa en su “Manifiesto del Séptimo Arte” algunas críticas a la industria cinematográfica:

“Si bien los muchos y nefastos tenderos del cine han creído poderse apropiar del término «Séptimo Arte» que da prestigio a su industria y a su comercio, no han aceptado empero la responsabilidad impuesta por la palabra «arte». Su industria sigue siendo la misma, más o menos bien organizada desde el punto de vista técnico; su comercio se mantiene floreciente o en decadencia, según los altibajos de la emotividad universal. Su «arte», salvo algún raro ejemplo en el que el cineasta es capaz de exigir e imponer su propia voluntad, sigue siendo prácticamente el mismo que inspiraba a Xavier de Montépin.”

 

Pareciera que si Canudo viviera aún en nuestro tiempo, se daría tristemente cuenta que sus aseveraciones no solo siguen en aquella etapa comerciante descrita por su manifiesto, sino que también dicho cáncer ha evolucionado. Sin embargo, inclusive el estimado italiano visualiza la siempre alegre esperanza:

“Pero este arte de síntesis total que es el Cine, este prodigioso recién nacido de la Máquina y del Sentimiento, está empezando a dejar de balbucear para entrar en la infancia. Y muy pronto llegará la adolescencia a despertar su intelecto y a multiplicar sus manifestaciones; nosotros le pediremos que acelere el desarrollo, que adelante el advenimiento de su juventud. Necesitamos al Cine para crear el arte total al que, desde siempre, han tendido todas las artes.”

(Me pregunto si el cine en estos días ya estará en su vejez). Canudo habla de la exigencia y el desarrollo del arte, que inclusive los tenderos han contribuido en la década pasada, quedando los autores ajenos al monstruo comerciante e imponiendo “su propia voluntad”. Seguimos celebrando 100 años del origen de este manifiesto y 10 de “éxitos tenderos” que se caracterizan por esa independencia y estilo autoral del realizador:

 

Million Dollar Baby (Clint Eastwood, 2004).

Eastwood se ha caracterizado por realizar obras con una exquisita delineación de personajes; desde el espíritu del oeste perfectamente representado en el infierno de High Plains Drifter, hasta el “viejillo” rudo y temperamental con un tierno corazón en Gran Torino, Eastwood es un maestro de la amalgama actoral, factor que siempre realzara su obra como realizador en las últimas dos décadas, y que con Million Dollar Baby, reafirmara su status de culto en estas.

Un film sencillo en apariencia, pero que engloba una complejidad directiva (desde el bello manejo de los planos medios y americanos traducidos al mundo del deporte de una manera sobresaliente) y actoral prodigiosas (la terna de Freeman, Eastwood y Swank es soberbia), que junto a un libreto entrañable (y de una fuerte y bien narrada historia) hacen que la ganadora del Oscar de aquel año venciera a un monstruo que retrataba el glamour de la industria tendera: The Aviator (Canudo hubiera estado orgullosamente feliz).

 

A History of Violence (David Cronenberg, 2005).

Imprescindible film para entender el cine de autor de procedencia “tendera”, donde Cronenberg defiende su muy peculiar estilo (adepto al gore, al cine erótico y violento) a capa y espada, al mezclar características pioneras cinematográficas en cuanto al lenguaje visual del western se refiere (en el planteamiento y desarrollo del conflicto), junto al cine noir y el factor del hampa contemporáneo (en la conclusión del conflicto).

Inclusive el excelente ritmo del film (procedente de un excelente y satírico guion hacia la el “american way of living”), se sirve de un estilo visual del cine serie B de los ochentas para establecer una ambigüedad cronológica interesante, dejando también en claro el aspecto independiente del mismo producto. Si bien, algunos histriones parecen sobreactuados (de forma impuesta por el realizador para diferenciar los ambientes), es de mención aparte la bárbara actuación que ofrece con apenas 10 minutos William Hurt.

 

Children of Men (Alfonso Cuarón, 2006).

La ciencia ficción de nuevo alcanzaría un clímax de mano de su característica mas polémica: la ficción especulativa, la cual Cuarón sabe manejar precisa y sorprendentemente no solo al otorga una de las películas con mayor fuerza visual y argumental de la pasada década, sino también por imprimirle en tan solo 109 minutos lo justo y necesario para plantear, desarrollar y finiquitar una trama muy compleja.

Con crudeza visual, el film conecta de inmediato con el espectador, al presentar una problemática y un caos social con una terrorífica credibilidad, virtud que ensalzan a la fotografía y a la direcciona artística de la cinta y, que junto a una dirección que otorga uno de los planos secuencia más imponentes y conmovedores del séptimo arte, regalan una obra llena de homenajes y referencias a la cultura de 3 décadas pasadas.

 

Little Children (Todd Field, 2006).

El recurso de la “voz off” pocas veces es sabiamente utilizado. De hecho, cuando este solamente se contrapone de manera descriptiva a la escena entorpece el lenguaje cinematográfico redundando lo transmitido (Carlito´s Way), no obstante, si se utiliza para emitir y/o clarificar el sentimiento, emoción y/o pensamiento del personaje en una escena para enriquecerla con dos aspectos distintos (auditivo y visual), pero con el común denominador del motif, entonces tenemos un magnifico uso de la técnica (Blade Runner). Eso pasa con esta cinta que no solo dignifica la mencionada intensión, sino la enaltece con un guion fenomenal que encausa y origina la fábula de cada personaje hacia la figura de sus infantes.

Si bien el benévolo final se siente forzado, la obra de Field es de tomar en cuenta por la maestría del mentado recurso que ofrece, a través de una dirección y un desempeño histriónico sobresalientes, dos visiones sobre una misma problemática. Una película compleja, ligera y divertida.

 

The Assassination of Jesse James By the Coward Robert Ford (Andrew Dominik, 2007).

El film en el aspecto colectivo no es de una manufactura brillante, sin embargo, muchos medios (con los que su servidor concuerda) la han llamado una “postal cinematográfica”, mote ganado honorablemente por una espléndida fotografía a merced de una historia ¿Pretenciosa? Puede ser  ¿De larga e innecesaria duración? También, pero de gran valía argumental al posicionar la historia del personaje en el aspecto meramente dramático de un género que en ese año estaba por resurgir: el western.

¿Qué hace a esta obra tan especial? Que un debutante como Dominik haya tenido tal poder visual para yuxtaponer un relato que, aunque soporte mas su calidad en las actuaciones (principalmente de Casey Affleck y Brad Pitt), también se le contribuya el honor de haber mostrado uno de los géneros nacientes de este arte con una imponente puesta en escena.

Seguiremos celebrando los 100 años del 7º arte y 10 de éxitos tenderos. Su caza recompensas los invita a comentar y externar su opinión ¿Cuáles serían sus indispensables tenderas de esta última década? Faltan 10 ¿Cuáles esperan ver?

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


4 comentarios

  • De esta lista, sólo he visto Million Dollar Baby y puedo corroborar que es una obra estupenda con actuaciones legendarias, especialmente la de Hillary Swank. Espero ver en su lista, Wall-e, The Dark Knight y la brillante Brokeback Mountain. De la segunda no tengo duda, de que a usted le gusta tanto como a mí.

    Responder
  • Je je je, tampoco estamos de acuerdo a mi no me parece que “million dollar baby” sea tan buena. Fett si me dieran a escoger una de Clint Eastwood escogeria “Cartas desde Iwo Jima”, si es por la tematica eutanasia escogeria “Mar adentro” Amenabar 2004. Y ” the assesination of jesse james by the coward robert ford” estoy de acuerdo que tiene una espectacular fotografia pero si lo mejorcito que tiene es eso y las actuaciones, al final nos encontramos con una muy irregular pelicula bordeando a mala.

    Ahora hay que quitarse el sombrero a la maravillosa “niños del hombre” esa si que vale la pena, esta muy bien estructurada, la fotografia grisazulada da un entorno deprimente perfecto, la direccion es impecable y nos recuerda filmes poco optimistas con el futuro como thx 1138, 1984, fahrenheit 451 ademas no cae en facilismo de escenas de accion alargadas para el deleite de los palomiteros (inception) sino que son necesarias para la historia.

    Responder
    • Nomas no podemos coincidir jaja, es lo bello del cine Sr. bedub. Las siguientes entregas de esta fiesta seguiran esta semana. Muchas gracias por su comentario y opinion

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*