Crónicas del TIFF, desde casa

¡Hola! Ya llevaba rato sin escribirles nada porque, ante la pandemia, entré en modo supervivencia y estoy viendo películas como si mi vida dependiera de eso. O sea, estoy de vuelta al ritmo que tenía de adolescente de ver películas.

Por Cinescopia, les hemos compartido que hay distintos festivales de cine nacionales que se llevaron por streaming. Ambulante, Macabro, el FIC Monterrey y muchos más se pusieron al tiro para expandir su alcance y hacer que todas pudiéramos disfrutar de infinidad de películas sin necesidad de salir de casa. Irónicamente, fueron los festivales de cine internacionales los que se dieron de topes con muchas cuestiones, más que nada por cuestiones de distribución y por mover la logística de organizar un festival presencial de alto calibre en digital en cuestión de meses. Entre los mayores festivales de cine, el Festival Internacional de Cine de Toronto propuso algo revolucionario: que el festival fuera 100% digital, a través de una plataforma de streaming suya, y que cualquier crítico y/o periodista del mundo aplicara al pase de prensa y asistir a distancia. Tan pronto me enteré, pensé, ay, no pierdo nada con aplicar y mandé pedir la acreditación. Pasaron semanas, y me dijeron que no: “Desafortunadamente, debido al alto volumen de solicitudes, no pudimos darte una acreditación este año”. Ni modo, pensé. En línea, vi a críticos de todos lados quejarse del gatekeeping de la industria, que le niega el acceso a escritores jóvenes pertenecientes a minorías sociales y que hace que se mantenga la crítica de cine homogénea, tan blanca y masculina como, no sé, un James Bond cualquiera. Siendo de México, de una plataforma de cine relativamente pequeña, y sin suficiente flujo en la cartera como para viajar, casual, a un festival del otro lado del hemisferio, pensé que era una oportunidad perdida de renovar cómo se asiste a festivales de cine y cómo interactuamos con ellos más allá del reportar lo que otras personas dicen.

Y luego, un pequeño milagro: el equipo del TIFF me mandó un correo avisándome que siempre sí me darían la acreditación de prensa, y que en breve recibiría más información. Y así fue cómo me colé a uno de los festivales más grandes del continente.

Ahora, todo lo que necesitan saber: El TIFF tiene su propia plataforma de streaming asociada con Bell, la compañía de comunicaciones más grande de Canadá, la cual asegura que los contenidos en streaming tengan calidad HD y un excelente sonido. Desde el 9 de septiembre, hubo películas disponibles para ver previo al inicio oficial del festival (el 10), y las películas duran de 24 a 48 en la plataforma, dependiendo del título. Para mi desgracia, descubrí que varias películas estaban bloqueadas por región, ya sea por cuestión de derechos, porque alguna distribuidora mexicana ya la compró y no quiere que se vea antes o por simple mala suerte. Es así que, por eso, no podré ver en el contexto de este festival películas como Nomadland, Ammonite, Falling, Nuevo Orden Sweat. Por otro lado, hay películas que están en la plataforma pero que no puedo ver porque solo están disponibles para quienes están registrados como compradores. Empero, puedes pedir screeners privados al equipo de relaciones públicas de cada película, y te suelen responder a buen tiempo con screeners.

Pedí screeners para Quo Vadis, Aïda?, Portrait of a Woman, Nomadland, y Nuevo Orden, y hasta ahora solo pude obtener el de la película bosnia; para Portrait of a Woman, me dijeron que Netflix ya la había comprado y que debía esperar a que saliera en la plataforma, para Nomadland me respondieron que Disney México era la encargada de distribuirla y que, hasta ahora, no había screeners disponibles, y para la última película de Michel Franco me respondieron que Videocine la distribuiría en México.

¿Cómo es escoger qué películas ver? Me voy por quién dirige, de qué trata, y más o menos qué se está diciendo ya de la película. Gracias a Orla Smith de Seventh Row entré a un grupo en Twitter con muchísimos más críticos de cine y periodistas para compartir nuestras experiencias, impresiones generales y tips de cómo sacarle mejor provecho al festival estando en línea. Así, supe que la cinta Never Gonna Snow Again era imperdible porque fue la seleccionada por Polonia para competir en la siguiente edición de los Oscars, y que había bastantes sorpresas como Night of the Kings, Bander Band Shiva Baby. 

Hasta ahora, he visto 11 películas y 2 cortometrajes (no acabé el set completo de la colección porque moría de sueño). Escribiré bien de cada una, pero hasta ahora va mi top 5 de las mejores que he visto en el TIFF:

  1. Summer of ’85 (dir. François Ozon)
  2. Inconvenient Indian (dir. Michelle Latimer)
  3. Mr. Jones (dir. Agnieszka Holland)
  4. Shiva Baby (dir. Emma Seligman)
  5. Bandar Band (dir. Manijeh Hekmat)

Etiquetas:  

Acerca del autor

Oraleia    

Snob pretenciosa en recuperación, punk de gustos refinados y valemadrista con corazón. Crítica de cine.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*