El otro Affleck y su asesino interior

Para empezar este 2011, cargado de estrenos que orginalmente salieron el año pasado, decidí elegir un thriller como primer platillo filmíco del año. La película en cuestión es The killer inside me, dirigida por Michael Winterbottom, profesional del arte audiovisial que ha incursionado tanto en televison como en la gran pantalla, entre sus cintas están 9 songs o los documentales 24 hour party people, Road to Guantanamo y The shock doctrine. El asesino dentro de mí es protagonizada por Casey Affleck, actor que recordarán por acompañar a Brad Pitt en The Assassination of Jesse James by the Coward Robert Ford, completan los estelares Jessica Alba y Kate Hudson.

El planteamiento de la historia nos presenta al ayudante del comisario local de Central City, un poblado de Texas sin mucho movimiento que guarda el aire del campiña estadounidense. Lou Ford tiene como encomienda de su superior echar fuera a la prostituta Joyce Lakeland (Jessica Alba) y a partir de esto es como el frío y oscuro ser del personaje se desenvuelve en una mezcla de flashbacks, narraciones en primera persona y escenas intensas que rayan en la crudeza.

El personaje de Affleck es quien soporta gran la película y no en balde, ya que el retrato de este asesino es intímo y sin ningún tipo de tabú. Lou es particularmente frío, su rostro está absorto de los momentos mas fuertes, sus palabras pretenden ser una declaración sincera, pero ante su actitud y comportamiento no queda mas que no aceptar sus mentiras.

Las secuencias de violencia y sexo se combinan con una atmosfera fría, un pueblo que no conoce la violencia y un asesino con mas suerte que cuidado en su andar. El desarrollo  del personaje principal se mueve así, tratando de mostrar la génesis de actos de crueldad extrema.

La trama se sostiene y a pesar del que ritmo no es del todo ágil, como otros tantos ejemplos del género, logra mantenerse, la atención no se pierde y es que cuando pareciera que la historia ya no tiene que dar surge algo que le da un nuevo sentido, conduciendo a un final no menos intenso.

No hay mucho que decir del desempeño de las co estelares femeninas, ambas cumplen un rol importante mas dado por la historia que por su desempeño actoral. Jessica Alba es guapa al igual que Kate Hudson, aunque si buscas verlas en todo sus esplendor físico esta no es la pleícula para ello.

El asesino dentro de mí es un filme intimista, creado a modo que el espectador sepa captar la esencia del protagonista, Cassey Affleck se desempeña casi perfectamente en el rol y Winterbottom logra mostrar esa gran radiografía del asesino.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Cinescopia   @Cinescopia   cinescopia.com

Equipo editorial de Cinescopia.


2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*