Él Viene Por Ti: Otro tonto slasher americano

Una típica familia gringa va a pasar las vacaciones a una casa ubicada en lo profundo de un siniestro bosque. La madre (Yvonne Stahovski) y las dos niñas se adelantan mientras que el padre (Justin Bruening) promete alcanzarlas más tarde. La ausencia es aprovechada por un loco asesino que planea hacer algo horroroso con la mujer y sus hijas.

El Slasher es un subgénero que requiere de dos cosas: un grupo de personajes que hagan todas las estupideces posibles para poner su vida en riesgo cuando se supone deberían hacer lo contrario y un público dispuesto a darles licencia porque sin esas burradas no habría historia que contar.

Él viene por ti es un claro ejemplo de lo anterior. La película realizada con manual en mano por un tal Quinn Lasher, quién sospecho se trata de un seudónimo para no hacer responsable de tal despropósito a nadie, recurre a cuánto cliché se haya visto tanto en el ya citado Slasher como en su subgénero primo-hermano el tan de moda Home Invasion.

Durante el primer cuarto de hora lo único inquietante es ver la forma en que a la señora le vale queso que las escuinclas anden solas por esos parajes con el riesgo de lastimarse o caerse al lago, pero qué se puede esperar si ella le da santo y seña de su vida al primer tipo misterioso que se les acerca y de igual forma por la noche abre la puerta sin ninguna precaución. Me perdona querido lector, pero mi mamá me dijo que no hablara con extraños y que no le abriera a nadie sin antes preguntar quién es.

Gracias al susodicho con actitud harto sospechosa, nos enteramos que hace muchos años un niño desapareció en ese lugar. Pero ni termina de contar bien el chisme ¿Cómo que desapareció? ¿Se perdió? ¿Lo buscaron? ¿Nada más lo dijo para convivir? El comentario es el mero pretexto para suponer que el chamaco abandonado ya convertido en hombrecito anda merodeando por ahí, no obstante, de ser así… ¿Quién lo alimentó y mantuvo todo ese tiempo? Está más fácil responder de qué vivió AMLO los últimos veinte años.

Dejando esas preguntas a un lado, nos topamos con una trama que sugiere que el asesino se regocija aterrorizando a las víctimas, por eso durante casi una hora se la pasa haciéndole al canelas en vez de darles matarile de una vez. Mientras tanto, la infame mujer y el par de niñitas (que se la pasan hablando como merolicos por más que les pide guarden silencio para que no las descubran), corren de un lado a otro de la casa a la cuenta de tres y va de nuez, provocando en el espectador más sensación de cansancio que momentos de verdadera tensión.

Por la nula empatía que proyectan los personajes y las líneas pinchurrientas que les toca decir a cada uno, sobre las actuaciones poco hay que mencionar, antes no les gana la risa.

Pero sin duda, el punto más débil de Él viene por ti es la falta de ingenio en las escasas muertes, el amante del cine slasher sabe que la ejecución de los ataques son lo primordial en éste subgénero; cumplido eso, las demás carencias narrativas pueden pasarse por alto, sin embargo, resulta penoso creer que una patada en los tanates es más mortífera que un hachazo en la panza. Dios quiera nunca tenga que comprobarlo.

No es de extrañarse que en la Clausura de la 29 Semana de Cine Fantástico y de Terror de San Sebastián no haya tenido el éxito esperado. Vaya a verla pero conste que yo le advertí.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Flaco Cachubi     blogcinefantastico.blogspot.mx/

Amante del séptimo arte desde que tiene memoria o lo que es lo mismo desde que vio Superman. Sus géneros favoritos son el horror, la fantasía y la ciencia ficción. Ferviente admirador de Hitchcock y asiduo lector de Stephen King. El cine de luchadores, su máximo placer culposo. Se describe a sí mismo como un ser viviente que cultiva su mente, para ser un cadáver muy culto.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*