Estrenos en La Estrada de Cinescopia: Hugo, Hollywood rinde homenaje a su origen

 Ya en 1988 todos nos rendimos ante la recién lanzada Cinema Paradiso del siciliano Giuseppe Tornatore quien en la más pura tradición cinematográfica italiana nos llevó de la mano a un viaje del cine dentro del cine. Sin sorprendentes efectos especiales Tornatore logra remover las fibras más sensibles a través de la memoria del cine, que es la historia del hombre moderno.

La pasión de los cineastas es la materia prima de la sangre que corre por las tiras de celuloide que se proyecta con fuerza hacia la pantalla revelando el mundo personal de su creador a través de esa enigmática belleza que desde su creación ha cautivado a los espectadores. La pantalla de plata jamás defraudará a quien, independientemente de su éxito en taquilla, se haya atrevido a plasmar sus sueños en ella.

Hoy Hollywood, el hijo más importante y prolífico hijo del séptimo arte, una vez más se apoya en la literatura para ofrecer un merecido homenaje a uno de los pilares de la industria cinematográfica y lleva a la pantalla la adaptación de la novela homónima obra del escritor e ilustrador norteamericano Brian  Selznick trabajo del que ya teníamos antecedentes.

Concebido como cuento para niños en su versión literaria, The Invention of Hugo Cabret narra las aventuras de Hugo (Asa Butterfield, The Wolfman, 2010) durante 1931 quien, al fallecer su padre en un incendio, es adoptado por su ebrio tío Claude (Ray Winston, Beowolf 2007) encargado del mantenimiento de los relojes de la terminal Gare Montparnasse en París, donde vaga por los viejos y oscuros pasillos realizando las tareas del tío.

La muerte del padre de Hugo (Jude LawSherlock Holmes: A game of shadows, 2011) acontece justo cuando ambos han iniciado la empresa de restaurar un misterioso autómata encontrado en un museo donde el padre de Hugo trabaja como cuidador. Una vez reparado en la estación de trenes, el autómata está casi listo para funcionar. Hugo intuye que éste tiene noticias de su padre muerto, sólo debe hallar la llave en forma de corazón que activa su mecanismo.

Hasta aquí dos de los pilares que sostienen la historia. Hugo presiente que la llave que necesita se encuentra en aquella estación, en alguna parte entre aquél incesante ir y venir diario de miles de viajeros, en algún lugar de aquél microcosmos debe encontrarse la clave que de respuesta a todas sus interrogantes. De una cosa está seguro: “a las máquinas nunca les sobran piezas, porque cada pieza tiene una función específica” y él sabe que como parte de una maquinaria que es el mundo, tiene una misión que cumplir.

Interpretada por una fantástica, Cloë Grace Moretz (Let me in, 2010) es Isabelle, la amiga que sin saberlo conducirá a Hugo no únicamente a la llave que acciona al autómata, sino a las respuestas que busca y a su destino mismo.

Con una fotografía impecable, ágiles movimientos de cámara y una estética que casi recuerda a Amélie  y una historia salpicada de referencias al origen del cine, Hugo alcanza el clímax casi al final de la película, pero merece la pena la espera ya que el extraordinario homenaje que la cinta rinde a uno de los pilares indiscutibles del cine moverá en el cinéfilo iniciado un cúmulo de emociones. Cabe notar que la película no es totalmente fiel al libro y es de extrañar la ausencia de un personaje de toral importancia en la historia el Prof. H. Alcofrisbas. El cuadro lo completan Sacha Baron Cohen (Bruno, 2009), como el inspector de trenes obsesionado con atrapar y enviar a todos los ladronzuelos que merodean la estación al orfanato. Y por supuesto, Ben Kinsley (A house of sand and fog, 2003), quien interpreta al resentido y estricto dueño de una juguetería, y que constituye el tercer gran pilar de la historia y la pieza faltante en la vida de Hugo, pieza fundamental para todos nosotros, que amamos en séptimo arte. Recomendable verla en 3D.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Cinescopia   @Cinescopia   cinescopia.com

Equipo editorial de Cinescopia.


2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*