Cantinflas, el máximo genio cinematográfico de México y el más grande comediante del mundo.

“Algo malo debe tener el trabajo, o los ricos ya lo habrían acaparado”

Mario Fortino Alfonso Moreno Reyes

 

Con motivo de su nacimiento (12 de Agosto de 1911), hacemos este pequeño análisis de su obra.

La frase que abre este post, no representa el genio que era Cantinflas, Cantinflas era más grande que una magnifica frase, sin embargo si representa la esencia del personaje en sus películas. Los artistas trascienden su arte, llegan a conjugar aspectos filosóficos y espirituales en su manifestación artística. Algo sucede cuando Cantinflas aparece en la pantalla en blanco y negro. De súbito, el espectador sonríe y se identifica en un nivel cultural icónico único. Cantinflas es yo, y usted y el mexicano que es tratado mal y con desdén pero siempre con orgullo y triunfador a su manera. Representa la resistencia del pobre contra la burguesía inerte, eterna en un México de altos contrastes. Sin embargo, esto es sutil, lo que hace que Cantinflas se eleve más allá de su posición apolítica revolucionaria.

En el mundo de Cantinflas, los personajes no se enteran que están en una farsa, en todas sus películas los demás que acompañan al gran mimo, son parte de la escenografía, de la puesta de arte, de la puesta en escena. Cantinflas se mueve así, en un mundo de seriedad total, y en donde él surge como un ente que no sonríe, ni siquiera se inmuta ante los demás. Su comicidad trasciende por la seriedad que el personaje emplea al hablar, de la realidad transformada por el mismo, pero que todo mundo entendemos. Imposible que un ser exista en un mundo de policías, bomberos, miseria, milicia, don nadies, etc. Y esto último, hace que su lenguaje y su forma de decir las cosas sean altamente hilarantes.

Más allá de su excelente manejo del lenguaje alterado, o su capacidad de movimientos mímicos, lo que hace a Cantinflas el máximo genio cinematográfico de México, es su capacidad de transformar la realidad y obligar al espectador a que no mire la pantalla, sino que se imagine el mundo que por las palabras, Cantinflas crea a través de la ruptura de la realidad. Y así, vemos a un Cantinflas en la pantalla, pero al mismo tiempo lo vemos en su dialéctica y en su realidad que solo los latinos podemos entender. Porque aquí, solo los que hablan castellano entendemos de qué está hablando Cantinflas, no es solo un idioma el que está expuesto en las películas, sino una filosofía y un mundo alterno dispuesto a convergerse en pantalla.

 

Las primeras películas: en busca de un estilo cinematográfico

Cantinflas en sus primeras aproximaciones cinematográficas era un buscador de estilo, un personaje que se adaptaba a los guiones y al estilo de los 30s y 40s. En esta etapa, aun el actor no conocía el potencial de su personaje, lo estaba forjando con base a las pequeñas participaciones en su proceso de cómo hacer cine. Son películas que no giran alrededor de él, aparte de que en esta etapa realiza muchos cortometrajes publicitarios. Sin embargo, surgen dos películas clásicas de su cinematografía: Ahí está el detalle (1940) y Ni sangre ni arena (1941).

 

El Cantinflas definitivo: mimo, locutor y transgresor.

Etapa definitiva para el grande comediante. A partir del Gendarme desconocido (1941) surge el Cantinflas que lo definiría para toda la vida. De la misma manera, su director de cabecera Miguel M. Delgado se le une en esta película para realizar las próximas películas que lo consagrarían como la estrella que llegaría a ser. Poco se le ha dado el crédito a este grande director, no solo por el hecho de catapultar a la fama a Cantinflas, sino por sus múltiples trabajos como director y guionista en una época de oro del cine mexicano repleto de talentos. Fue aquí donde me surge una incógnita que no se si alguno podrá responder. ¿Cómo eran los guiones de las películas de Cantinflas?  ¿Eran totalmente improvisados en las partes donde Mario Moreno aparecía? ¿Solo eran guiones con una guía para que el gran comediante disparase su actuación en términos de monologo? No lo sé, lo que sí parece ser, es que los actores que lo acompañaban esperan su timming actoral en pos de intervenir sin interrumpir su performance. Dura labor, en el cual obviamente al director se le debe de dar este crédito de las actuaciones tan bien logradas en las películas de Cantinflas.

El Cantinflas decadente: un servidor del poder enajenante.

Algo pasa con el color, cual versión bizarra de The Wizard of Oz (1939) o más bien versión opuesta. El color lo jode todo. Cantinflas se entrega a lo fácil y deja de lado su sello contestatario y se vuelve un afiche del sistema reinante en México. Quitando dos películas con algunos momentos que aun tenía este Cantinflas de blanco y negro como El bolero de Raquel (1956) y el Extra (1962) Don Mario se mueve en la comodidad de la mediocridad donde llega a servir de manera grosera y hasta inocente al sistema y a las instituciones que por mucho tiempo lastimaron a un país en vías de crecimiento. Y es aquí, donde hace algunas parodias y ejercicios de emancipación mal lograda, de algunos servidores públicos y personajes importantes en la vida de México. Hace de padre moderno (sic), de medico capaz y trabajador del IMSS (se nota que nunca fue a consulta a estas salas de terror), intenta ser político con malos resultados, es profesor regañón y moralista, se vuelve patrullero incorruptible (si, como no). A pesar de todas las contradicciones de esta etapa, el pueblo le sigue teniendo un cariño enorme pese a su nula capacidad para verse presa en un mundo en donde el poder lo utilizaba para legitimizar la corrupción y demás atropellos de esa época.

 

Las mejores películas de Cantinflas.

Sin poner ningún tipo de escalafón, estas películas representan la esencia “Cantinflesca” sus dotes actorales salen a relucir, con la misma fuerza que sus mejores diálogos y monólogos; se combinan con su capacidad de moverse como un maravilloso payaso de la mímica.

A volar joven (1947)

En esta magnífica película, Cantinflas quien es un peón de un hacendado es obligado a casarse con la hija del hacendado (una hermosa Miroslava) sin embargo él está enamorado de la sirvienta de la hacienda, este se enrola al ejército para no casarse, metiéndose en un sin fin de situaciones.

Una de las películas que retrata el cine mexicano de la época, haciendo una estupenda parodia a las películas con charros y demás faramallada. Un Cantinflas en su máximo punto interpretativo. Rodeado de actores para el lucimiento del mimo.

Mejor escena

El juego de las coplas, simplemente hilarante. Aun, antes del juego medio homosexual entre Jorge Negrete y Pedro Infante en Dos tipos de cuidado (1953)

 

 

El siete machos (1950)

En esta película Cantinflas hace de dos personajes (gemelos separados al nacer) uno es un ladrón tipo Robín Hood, mientras que su hermano es un sirviente de una hacienda. Vemos a Cantinflas en un especie de papel serio, que en ocasiones nos hace pensar como seria Cantinflas sin su dote humorístico (una gran actor).

Película entre el Western y comedia, Cantinflas explota su lado mímico con grandes movimientos.

Mejor escena

Cantinflas (Margarito) se enfrenta a los compinches del 7 Machos, quien a esas alturas ya dudan de que si el 7 Machos es en verdad su Jefe. Magnifica escena.

 

Un día con el diablo (1945)

Película en la cual, Cantinflas es enviado a la guerra (dos países ficticios, supuestamente México y Japón), en el frente de guerra es muerto y es enviado al cielo, sin embargo por desobedecer  va directamente al infierno en donde platica con el Diablo.

En esta película nuestro comediante muestra su lado más inocente, en donde se puede desenvolver tanto de mendigo, como de soldado, y hasta platicar con unas hermosas angelitas y el mismísimo Diablo.

Mejor escena

En el frente de guerra se hace pasar por soldado Japonés. A la hora de la comida, a Cantinflas le sirven un plato de arroz y unos palillos, evidenciando su desconocimiento a la hora de comer. Sin embargo, no lo descubren hasta que por inercia le dice al soldado de la derecha “pásame el chile”. Totalmente hilarante.

 

Puerta joven (1949)

Un portero, que además es escribano en su vieja máquina de escribir, está enamorado de su vecina, quien no puede caminar debido a que necesita una operación. Cantinflas hará hasta lo imposible por conseguir el dinero para que su amada pueda caminar

Uno de los finales más tristes de la larga trayectoria de Cantinflas. Después de hacer todo el esfuerzo para que su amada (una hermosa Silvia Pinal) logre caminar, Cantinflas la espera al centro de la vecindad en búsqueda de su recompensa. Sin embargo, esta pasa a su lado dejándolo con las flores y todo su esfuerzo tirado a la basura.

Cantinflas maneja la comedia en pos de un final tragicómico. Uno logra identificarse con el personaje, una especie de Cyrano de Bergerac, un héroe trágico pocas veces visto; que recuerda esas canciones argentinas en donde el héroe enamorado deja a su amor con el único objetico de que la amada sea feliz, a pesar de todo.

Mejor escena

Hay dos, la escena final con un excelente timming y una hermosa escena cenital en donde Cantinflas se va quedando poco a poco solo.

Y, la escena del baile en la vecindad en donde junto con ayuda de su compadre le ponen una paliza a un pachuco de mala monta.

 

El señor fotógrafo (1952)

Un asistente de fotografía se ve inmerso en una seria de situaciones de enredos en donde están involucrados la mafia y un científico brillante (un magnifico, Angel Garaza) quien acaba de descubrir la bomba zeta: un explosivo que revolucionara el mundo científico.

En la cúspide de su actuación cómica. Cantinflas está rodeado (director, actores y escenografía) de elementos para su lucimiento como comediante. Él es la película y se mueve cómodamente entre sus tres habilidades especiales: el monologo cantinflesco, la mímica del payaso y el absurdo como realidad alterna. Una gran película en toda la extensión de la palabra con claros homenajes al cine negro.

Mejor escena

A Cantinflas lo hacen pasar por ayudante del Ing. Penagos, en el despacho del Señor Alvirez, mientras este último le ordena que desarme a los maleantes, Cantinflas se enfrenta a estos con su clásicas bofetadas y bravuconerías para después pasar a unos de los momentos más divertidos de su carrera, cambiar el nombre del Señor Alvirez en alrededor de 5 minutos. Graciosísimo.

¿Qué películas recuerdan de Cantinflas?

Etiquetas:  

Acerca del autor

Cinescopia   @Cinescopia   cinescopia.com

Equipo editorial de Cinescopia.


15 comentarios

  • Buen artículo, para mi Cantinflas es uno de los más grandes comediantes del cine a nivel mundial una forma de representación de la cultura en nuestro país una caricatura del mismo, es una imagen nuestra en el exterior, sus últimas películas un fiasco, le falto al respeto al personaje, no sé si esté de acuerdo con lo de “El máximo genio cinematográfico de México y el más grande comediante del mundo” pero es uno de los grandes, tal vez no el más grande pero es cuestión de apreciación, eso si como disfruto sus buenas películas, pero como odio las malas, así que ni muy muy, ni…… “TIN TAN”.

    Responder
    • Sr. Ruperth:
      Gracias por comentar y leer el post. Si yo tambien odio las malas peliculas a color de Cantinflas. Y es que sus buenas peliculas son una vara muy alta. Saludos y siga por aca, por Cinescopia

      Responder
      • Saludos, si son una vara muy alta sin duda, claro que seguiremos por acá, me gustan mucho los artículos de todos, interesantes y de calidad 🙂

        Responder
  • Un gran post en honor al genio. Usted sabe que no soy muy fanatico de Mario, pero reconozco la maestria y genialidad. Le late que la siguiente entrega sea el casanova Garcés ? Saludos Dr

    Responder
  • Mi abuela fue prima hermana de Mario y por lo tanto ella poseia una de las colecciones mas hermosas del planeta, osea todas sus peliculas originales en Blue Ray….. a no verdad jejeje…. obvio en VHS pero a lo que voy esq gracias a eso pude hecharme todas sus peliculas y apreciar a este gran comico 100% mexicano!!

    Responder
    • Sr. Zaiko:
      Gracias por comentar y leer el post. Que orgullo ser familiar de este gran artista, lo mismo que usted por medio de mis padres tuve acceso a este grande comico. Siga por aca en Cinescopia. Saludos

      Responder
  • Comparto su entusiasmo por las películas de Don Mario; pero ¿el mejor cómico del mundo? Mh, no lo sé, creo que sería demeritar el trabajo de excelentes comediantes (Stan Laurel, Oliver Hardy, Dudley Moore, etc). Ni siquiera estoy muy segura de que sea el mejor de México (fan de Tin Tan); Al final, sus películas a color (excepto El Bolero de Raquel) no estaban al nivel de las primeras (aunque algunas son sin duda excelentes, como El gendarme Desconocido)

    Así y todo, es uno de los grandes íconos (cómo no) de América de Habla hispana. Hasta siempre, Cantinflas”!!

    Responder
    • Todos los comediantes que usted menciono tiene muy diverssos puntos fuertes, pero creo que Cantinflas lograba como lo meciono en el post conjugar todas estas habilidades. Ya sabemos que el color y Cantinflas no se llevan bien. Pero recuerde que Tin Tan tambien cae en una decadencia total (sin dignidad en algunas de sus peliculas finales) en sus peliculas de color. Saludos

      Responder
  • Lo que mas me desagrado es como pones de “medio homosexual” la escena del juego de coplas entre Jorge Negrete y Pedro Infante, no sera que te contagio el odio del mariconazo de Cantinflas, que mas maricón fue el por eso de no gustar de las bellas muchachas latinas y gustarles solo las europeas e americanas, amar mas que un yankee a EE.UU por creer que si triunfaba allá era todo, creo que al escuchar la noticia de que Michael Jackson se cambio de piel habría pensado (hijole debí haberlo hecho eso hace décadas),era un engreído hasta casi igualar a Luis Miguel. Ni modo Jorge se gano su lugar al frente del sindicato ANDA y la envidia de cantinflas de querer ser el lider lo lleno de odio a los que fueran amigos de Jorge, y lo peor hizo como cuando los inmaduros ven morir a sus enemigos y se ponen a bailar sobre sus tumbas así hizo cantinflas con la muerte de Jorge cuando se monto ridículamente en la carroza fúnebre de Jorge a pesar de que le pedían a gritos que se bajara , solo para ser un showsero y burlarse de Jorge por ultima vez, que porquería de persona, prefiero a Tin Tan o a Chespirito, que por mas que sean no son tan mierda.

    Responder
    • Sr. Pedro:
      Estamos hablando de Cantinflas el cómico, comediante y artista. Las cuestiones personales las ignoro (aunque siempre ver la problemática relacionada con su hijo es sinónimo de problemas a ese nivel). Me habla de Tin Tan cuando también fue presa de la fama y de los excesos del alcohol y demás relaciones con la farándula. Y después me comenta de Chespirito, mmm un tipo de ultra derecha que como comediante fue bueno en sus primeros años y que después siempre repitió lo mismo cuando se le fueron dos grandes talentos como Ramon Valdez y Carlos Villagran. Alguien que apoya abiertamente a la debacle del pais (Fox, Calderon y la “señora” Mota) no creo que puede ser comparado con la gran figura de Cantinflas. Saludos

      Responder
  • No se porque motivo, razon o circunstancia algunos de los que comentan en este post creen que odiando a uno van a mejorar al otro. Cantinflas siempre fue y sera una leyenda del cine Mexicano. En el caso de Tin Tan pues me declaro abiertamente fan de el. Obviamente ambos perdieron su “prestigio” con el cine a color pero considero a ambos por su etapa en blanco y negro, en el caso de Chespirito pues creo que fue un comediante que nunca supo terminar para quedar como un grande, asi que dejo que las cosas se le cayeran por su propio peso.
    Saludos.

    Responder
  • Así como Mario Moreno y Cantinflas tomaron vidas independientes siendo cada uno un ser distinto al otro, Cantinflas como personaje también se dividió en dos: El primero, “el peladito” de sus primeras películas, un personaje con maravillosas dosis de picaresca, que en pos de su propia supervivencia y a través de su ingenio, rozaba ciertos limites éticos y se saltaba ciertas normas, causando las mas hilarantes situaciones; El segundo, “el moralista”, ese personaje regordete y a colores, con roles sociales definidos (cura, medico, abogado, profesor, extra de cine, funcionario publico, etc) y que si bien busca mantener su esencia popular, trae consigo un empalagoso discurso sobre la moralidad y el deber ser, sobre pobres buenos y felices y ricos malos e infelices, sobre como ser “un ciudadano de bien” pero cuidándose siempre de no irrespetar al statu quo y al sistema imperante en sus cintas.

    Responder
  • Ni genio, ni el más grande de nada. Ni del cine mexicano, ni de la comedia, ni de nada. Lo siento, pero el título de este artículo es tan estúpido que ni siquiera podría ser válido aunque estuviese siendo sarcástico. Mucho menos podría tomarme en serio cualquier cosa que se contenga bajo ese lema. “El máximo genio cinematográfico de México”, vaya pretenciosa y amarillista estupidez.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*