Guía de supervivencia para el 2012.

Con tanta catástrofe natural y tanto número once, parece que los mayas podrían tener razón para este 2012. Sin embargo, si algo nos ha enseñado estas tristes últimas circunstancias en el planeta Tierra, es el espíritu, el valor y la voluntad de la raza humana por rehacerse y sobrevivir.

Ya sea por un meteoro, calentamiento global, acomodo de las placas o por el mismo hombre, humano precavido vale por dos, y no hay que desechar la idea que los ancestros de la raza mexicana pudieran haber predicho un inminente apocalipsis. Entonces ¿Qué hacer si eso pasa? El cine siempre nos salva, y a través de su historia, ha regalado unos tips para un posible ambiente post apocalíptico venidero. Así que para el posible comienzo del fin de su mundo, aquí unos consejos.

1. Ahorra gasolina.

Porque de seguro el oro negro pudiera acabarse muy  pronto con estas circunstancias. Así que a nadie le hace mal una caminadita o sacar la bici de vez en cuando, ya que si el crecimiento automovilístico sigue así, de segurito se las van a ver como Mel Gibson interpretando al loco Max en The Road Warrios (Miller, 1981), y pues no creo que nadie sea tan maldito como el Gibson para andar matando a diestra y siniestra por unas gotas del preciado combustible en un mundo destruido por la guerra nuclear.

Así que si no desean comer alimento de perro, andar vagando en su Volkswagen y/o conocer sobrevivientes indeseables, pero sobre todo no desean enfrentarse a una sarta de asesinos, violadores caza gasolina comandados por un tal Humungus, de perdida hay que asegurarse siempre tener el tanque lleno para la respectiva catástrofe que a usted le toque.

 

2. Trata bien a tu computadora.

Asegúrense de ya no mas recordarle a su manufacturera progenitora  a su querida computadora; ni mucho menos andarle dando sus golpecitos cada vez que se traba, por que la inteligencia artificial puede no perdonarte tales sacrilegios y, en cuanto menos te lo esperes, puedes tener a un organismo cibernético exterminador tocándote a la puerta de tu casa, eso, si antes no te arrasó una destrucción nuclear tal y como se muestra en The Terminator (Cameron, 1984).

También sería prudente apagar todo equipo de cómputo los días 11 de cada mes, no vaya a ser que tu Mac se te subleve y hasta te quiera destruir.  Y recuerda, no todo lo que pasa en las películas pasa en la vida real, así que mejor prepárate y aprende a luchar contra estos organismos, ya que puede ser que un escenario como este no exista ningún John Connor.

 

3. Ten muchos chiquillos.

Y si aún no trabajas en ello ¡Pues que esperas! No vaya a ser que la radioactividad y/o una epidemia acabe con la fertilidad de la raza humana como lo establece la magnífica Children of Men (Cuarón, 2006).

Así que nunca es tarde para sobre poblar aún más el planeta Tierra (por mera precaución), pues de no ser así, muchos de los últimos escuincles podrían ser engendros influenciados por High School Musical, que igual y pensándolo bien, a ultima hora podrían ser muy beneficiosos para la raza humana con la buena vibra y el positivismo que se cargarían los chamacos. Hasta en una de esas acaban armando un bailongo para levantar el ánimo caído por la destrucción inminente. Siempre hay que verle el lado bueno a las cosas, inclusive hasta a las peores.

 

4. Se bueno con los animales.

Piénsalo dos veces antes de apedrear a un inocente perro… o patear un lindo gatito, pues ellos podrían ser los últimos sobrevivientes sobre la faz de la tierra, mientras que tú tendrías que esconderte debajo de esta como vil cucaracha. Todo esto podría ser gracias a algún científico loco que te joda (literalmente) la existencia dejando libre un virus mortal para cualquier humano, pero no así para los animalitos, tal y como se muestra en Twelve Monkeys (Gilliam, 1995).

Así que si quieres prevenirte, por lo menos vete amaestrando unos cuantos changos y perros como el Sr. Vitalis (pero con máscara de oxígeno). Pero si tú eres alguien consciente de lo mucho que vale tu seguridad, mas te vale domar algunas bestias salvajes para que te protejan en tu largo camino por la supervivencia.

 

5. No entrenes changos.

Mejor olvídate de los changos del consejo anterior. No vaya a ser que en una de tus caminadas por el desierto post apocalíptico tu mono de repente voltee hacia ti y te diga algo como –“¡Hasta aquí llegaste asqueroso humano!”- , haciendo legítima y justa añoranza al desprecio mostrado por Charlton Heston cuando una bola de changos le ponen las garras encima en Planet of the Apes (Schaffner, 1968).

También sería correcto que los todos los defensores de los derechos animales se fueran a la NASA a liberar a todo simio entrenado, antes de que estos le jueguen a la evolución y terminen por entrenarlos a ustedes en una especie de mundos y tiempos alternos a la Tim Burton (Planet of the Apes, 2001).

 

6. Tampoco utilices changos para experimentos científicos.

Porque por ahí se le puede ocurrir a alguien la grandísima estupidez de infectarlos con un virus “crea zombies” para que así toda la raza humana se extermine entre ella. Ejemplo de este posible factor se ve reflejado en 28 Days Later (Boyle, 2002), donde a estos pobres animalitos me los ponen a ver violencia las 24 horas del día, creando en ellos una ira inimaginable que de seguro acabará con tu raza (Pero hubieras empezado por el consejo numero 4: trata bien a los animales).

Ahora, que si tu propio instinto salvaje y animal no te permite dejar de lastimar o experimentar con changos (o cualquier otro animal), mejor prevente y  elimínalos a todos, pues si algo nos ha enseñado el cine, es que por la misma necedad humana tú cuentas con el 50% de probabilidades de que en un futuro apocalíptico un chango sea la razón de tu muerte. Así que más respeto en tus próximas últimas visitas al zoológico.

 

7. Construye un refugio nuclear en tu hogar.

Ya sea en tu jardín, sótano, tina o jacuzzi, debajo de tu cama o juntándote con tus cuates y/o familia, hazte el favor de construir algo que resista una explosión nuclear, o de perdida, una nube radioactiva “marca diablo” (Date cuenta que Indiana Jones debería estar muerto y que un refrigerador no es suficiente) en cuanto antes ¿Por qué? Porque nunca sabes el momento en que a algún lunático se le ocurra activar y/o desatar una catástrofe nuclear global como nos manifiesta el sublime y educador film Dr. Strangelove (Kubrick, 1964).

Recuerda que mientras tú estás en tu lugar de trabajo, escuela, con tu familia o paseando a tu chango, digo… perro, hay miles de políticos, milicia y demás mandatarios discutiendo cual es la mejor forma de comenzar la destrucción de tu raza.

 

8. Siempre ten tú GPS a la mano para ubicar el nacimiento o localización exacta del Anticristo.

No está de sobra de una buena vez conformar un equipo de cacería con tus conocidos, vecinos, amigos y/o familia (Entre más sean mucho mejor, pues es muy  probable que la mayoría no sobreviva), para estar siempre al pendiente de los últimos chismes sobre la localización del nacimiento del mismísimo engendro del demonio y atacarlo en cuanto antes, tal y como le hicieron un padrecito, un metalero y un falso psíquico en la grandiosa y divertida El Día de la Bestia (De la Iglesia, 1995).

Ahora que si este hijo del infierno ya esta crecidito, no olvides siempre cargar tu GPS para que así le puedas jugar al héroe y hasta en una de esas comandar a los sobrevivientes de tu planeta. Olvídalo, esto está muy fantasioso, así que solo carga tu dispositivo ese para ubicarte en el desierto del apocalipsis.

 

9. Tómese su pastilla azul y a dormir.

Ahora que si ya de plano este mundo en el que vivimos ya esta jodido y nuestra realidad pertenece a los códigos de un “Geek Master”, quédate tranquilo y dormido en tu vaina soñando a todo dar ¿Qué peor cosa podría pasar? Si ya estas sirviendo de batería a un sinfín de robots procreados por la A.I. sin saberlo (Pero no le hiciste caso al consejo numero 2).

Pero si llegara alguien similar a un pelón afroamericano con unos lentes bien “cool” a ofrecerte la realidad con su pastilla roja como al Sr. Anderson en The Matrix  (Wachowski, 1999) ¡Mándalo a volar y tomate la pastilla azul! Al menos que quieras darte cuenta que vives en las alcantarillas  comiendo jocoque todo el día, que cuentas con más agujeros de los que te imaginabas y que de pilón todo el día andas salvándote tu trasero de robots calamares que solo piensan en eliminarte. Además ¿A poco no es bonito soñar?

 

10. Cuide el medio ambiente y siga una estricta dieta.

Ya no tiren su basura donde sea, o de plano van a dejar a su planeta tan puerco que no van a tener de otra que escapar de este en una gran nave nodriza (Si es que la raza humana ya desarrollo esa tecnología), dejándolo a la merced de mecanismos limpiadores inteligentes que inclusive después puedan desarrollar emociones como el entrañable Wall-E (Stanton, 2008).

Ya con toda la vegetación muerta y ustedes viajando por el universo, de seguro serán enriquecidos con puro alimento químico que poco a poco le restaran los nutrientes a su cuerpo. Además imagínese que Carlos Slim sobreviva y se monte en la nave implementando una red de comunicación en la cual usted ya no tenga que preocuparse por andar comunicándose cara a cara ¡Que flojera!  Súmele los avances en transporte que aniquilaran su actividad física y aderécelos con la mercadotecnia y publicidad en todo segundo del día ¡Señoras y señores, tienen un sobrepeso global! Así que mejor péguense desde ahora a una rígida y estricta dieta y hagan sándwiches para el camino.

 

Estos son solo 10 consejos que su caza recompensas favorito les puede dar, pero hay decenas  más de estos en su videoteca mental. Solo recuérdenlos y les servirán solo de guía y complemento a ese espíritu y valor que a ustedes como raza humana los identifican.

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


4 comentarios

  • Muy buenos consejos. Sin duda una gran guía para librarla del apocalipsis.

    Habría que agregar un escudo antimeteoritos, por que eso de mandar un puñado de miserables a destruir la amenaza no sería muy considerado.

    Ahora, podría hacerme a la idea de varios de estos escenarios menos de uno como en The road, ese estaría feo feo.

    Responder
    • Jajaja definitivamente The Road no ofrece un ambiente muy esperanzador que digamos Master Repampanos.
      Sobre la pelicula, quiero expresar que me gusto bastante (casi a la par del libro). Pero si es desgarrador que algo asi no se ve muy falso que digamos .

      Master, gracias por su comentario

      Responder
  • ¡Pero que m***** es esta!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*