Interstellar: emotivo y maravilloso momento, de una experiencia de ficción científica completa

“…Todas las cosas rectas mienten, el tiempo es un círculo, curvo es el sendero de la eternidad…”
Del eterno retorno

Nietzsche

 

Tras la fatídica y ridícula The Dark Knight Rises (2012), y la irregular Man of Steel (2013), parecía que Christopher Nolan debería de replantear su carrera como filmmaker. Se miraba al director, como en un hartazgo relacionado con el compromiso de sacar adelante la reciente mina de oro de una compañía, en pos de explotar el subgénero de superhéroes. Afortunadamente para los amantes del cine, el regreso del director ha logrado limites de perfección en su reciente entrega, en donde realiza una cinta redonda, bellamente montada y con un timming y ritmo que engrandece el cine comercial, y dota la esperanza de que la ciencia ficción puede seguir siendo el género que encubra al cine estadounidense en la cúspide del desarrollo artístico del futuro cinematográfico.

 La ficción, la ciencia y la esperanza, sustentada en el mejor actor del momento

Matthew McConaughey se ha convertido en un actor que con sus tres últimas cintas, ha logrado el encumbramiento a niveles de leyenda actoral. Tal vez sea el actor vivo con mas trasmisión emocional, capaz de lograr que una escena con un contexto especifico, sea fuertemente sustentada en las bases actorales que junto con el guión, permita al espectador sumergirse en el relato de manera automática. En Interstellar (2014), los matices actorales no solo permiten que el guión sostenga la lógica interna que el director y su hermano montan de manera perfecta, sino que al mismo tiempo, permiten que los actores sean piezas fundamentales para la explosión dramática, excelentemente contenida por las habilidades actorales y la buena dirección actoral del director.

interstellar-movie-screenshot-11

La reciente cinta de Nolan, es una consecución de buenas decisiones lógicas que permiten que la historia esta conectada en la parte del entretenimiento puro, pero que al mismo tiempo sea una lección de esperanza y emociones tan poco bien tratadas en el cine contemporáneo, como el sentimiento tan manoseado llamado amor.  Y esta característica es la que encumbra al director en el manejo de temáticas y subgéneros que se conectan en el aspecto del gran género cinematográfico por excelencia llamado: ficción científica. ¿Pero y de que va interstellar? Vayamos por partes para entender lo que trato de argumentar.

Ficción ciencia y amor. Los motores que conectan el porqué de la raza humana

La cinta transcurre en un futuro distópico, en donde la tierra está sufriendo por severos cambios climáticos en conjunto con una posible variación gravitacional de la tierra. Los humanos sobrevivientes, se han mantenido a flotes con adaptaciones en su estilo de vida basado en la agricultura el maíz como principal sustento humano. Cooper (McConaughey) junto a su familia de granjeros tratan de sobrellevar la vida, con énfasis en la ciencia como modo de explicación de la vida. De esta manera, la cinta se enfoca en la relación de Murph (Mackenzie Foy) y su padre, con quien tiene una estrecha relación basada en la ciencia y el amor fraternal. A su vez, los científicos del planeta descubren una solución ante la crisis planetaria, viajar a otros planetas por medio de un agujero de gusano recién descubierto, para lograr por esta vía, un viaje interestelar en donde  la raza humana pueda continuar la sobrevivencia de la especie.

interstellar+trailer

Desde el inicio, el montaje creado por el director es de llamar la atención, el futuro distópico es realistamente esculpido sin adentrarse en los detalles, pero centrándose en los diálogos que permiten al espectador entender lo que sucede de inmediato. Al mismo tiempo la relación de los protagonistas nos brinda una fuerte carga sentimental, que solo dos grandes actores pueden representar casi de manera realista. De la misma manera, el director poco a poco nos va a dentro a la situación filosófica que planteara de maneara lenta pero precisa, a lo largo de las tres horas que dura la cinta y que uno como espectador nunca desespera en su conclusión.

La filosofía de manera congruente y lógica, sentimental pero sin ser chapucera.

Para los admiradores de Kubrick, (que esta por demás decir que su servidor es uno de ellos) la cinta transcurre en un sinfín de referencias cinematográficas, dialécticas pero sobre todo metafóricas y filosóficas. El eterno retorno es la principal filosofa en el cual Nolan recrea la sinergia en conexión con el aspecto científico y literario. En 2001: A Space Odyssey (1968), Stanley muestra de manera un tanto cuanto oscura su explicación de la evolución por medio de un monolito, en una referencia espiritual y metafísica, de los pasos históricos ficcionales del humano y su desarrollo de la consciencia. En interstellar, el director ofrece una explicación del porque de la existencia humana, a través de la trascendencia mas allá del plano físico tridimensional, ofreciéndonos una explicación de los ecos del vivir fuerte a través del significado de las acciones del presente que se mueven por los hilos del sentimiento concebido por el director como trascendental y conflictuado por el medio científico: el amor. La construcción fílmica es apoyada por el guión, que conecta de manera paradójica con los periplos del protagonista en pos de entender sus motivaciones por el viaje y su conexión desfasada tempero-espacial con su familia. Cabe destacar, que esta parte es importante, pues nuca cae en la trama chapucera del encuentro facilón y el abuso de la metáfora barata (dios, destino, etc.), que en una cita como Gravity (2013), mostrara en abuso y fuera su talón de Aquiles.

 interstellar-2014-003-amelia-in-space-suit-in-sea

La acción fílmica es la cúspide de un viejo lobo de mar

Más allá de la congruencia en torno al nivel dramático y de la historia, uno de los aspectos a destacar es en el ámbito técnico, cinematográfico y musical. Las acciones llevadas a cabo tanto en la “tierra” como en el “espacio” son secuencias destacables, sobre todo las filmadas en claro homenaje a 2001…, de la misma manera, la técnica en la cual Nolan rompe con los momentos estáticos de la cinta y ofrecen puntos de inflexión narrativa como los sonidos insertados y las tomas sorpresivas, llaman la atención y permiten que el espectador no solo razone y se conecte de manera emocional con la película, sino que a nivel de los sentidos la experiencia cinematográfica sea realmente sublime. Y es ahí donde Hans Zimmer nos sorprende al entregar su mejor trabajo musical de su carrera, que permite que el espectador conecte las imágenes con la tensión que la música ofrece, y al mismo tiempo le dé el toque dramático en las escenas que fueron filmadas para ese propósito.

Interstellar-Movie-TARS-Robot

Conclusión

Sin lugar a dudas un clásico de ciencia ficción y al mismo tiempo una de las mejores películas del 2014. Los hermanos Nolan, nos ofrecen una alternativa fresca, cimentada en lo que siempre hace que uno aprecie el buen cine: actuaciones de muy alto nivel y narrativa sustentada en  la propia lógica interna de tu montaje fílmico.

Sin dudas vaya a verla, no quiero indagar mas sobre el final, que de manera conclusiva ofrecerá al espectador más exigente, un cine de alto nivel, lo vea por donde lo vea.

interstellar_movie_still_2

Etiquetas:  

Acerca del autor

Cinescopia   @Cinescopia   cinescopia.com

Equipo editorial de Cinescopia.


11 comentarios

  • Wow, Nietzsche, futuro distopico ciencia ficcion y homenaje a kubrick? honestamente me quede con duda al ver los trailers, pero es definitivo, tengo que ir a verla

    Responder
  • La verdad que es una cinta tan increíble que cuando terminó en el cine, a la 1:30 am de la noche, no sentí que habían pasado casi 3 horas. Sólo quería más.

    Para mi una regla de la buena ciencia ficción es nunca mezclarla con conceptos espirituales; nunca forzar una explicación racionalizada del amor, religión, etc. Eso sólo le hace daño a ambas partes. Interstellar lo hizo muy bien al mantener un buen relato de ciencia ficción, una historia muy bella y muy humana.

    PS. Si les gusta la animación japonesa, hay un cortometraje de ciencia ficción hecho por Makoto Shinkai del 2002 que trata sobre una historia de amor y el desfase espacio-tiempo entre los protagonistas. Se llama Voices of a Distant Star (Hoshi no koe). Interstellar me recordó mucho ese corto; es medio cursi, pero es muy bueno.

    Responder
    • Sr. Link:
      Esa es la mayor cualidad de interstellar, el tiempo cal metáfora de la cinta transcurre rápida y uno nunca ve la hora. Y asi es, los conceptos espirituales no son forzados y solo retrata la emoción de los protagonistas con el puro nivel histrionico. Cualidad del gran matthew y de Nolan por supuesto. Gracias por la recomendación, la veré ;). Saludos

      Responder
  • Mi estimad Alex, concuerdo con usted al terminar de ver la película me dije “Carajo Congruencia en estado puro,Nolan jamas habia estado tan acertado ni en la propia The Dark Knight”, Las emociones, la sensibilidad con con la que narra su historia es para ponerse aplaudir, Nunca hubiera pensado eso de el . Obra Maestra, ya la quiero volver a ver xD

    Responder
  • Creo que es un aspecto que no logra entender la gente de una mentalidad digamosle “lineal”, que piensa que una pelicula de ciencia ficcion es solo ciencia y que la ficcion es la posibilidad de hacer algo que de echo sabemos que se puede…. cuando en realidad ciencia ficcion se trata de ciencia y que tan lejos puede llevarla nuestra imaginacion y, como todo, si se estira demasiado se rompe pero en el caso de esta pelicula estira en la justa medida, creo que empuja los limites adecuadamente, no te deja con un sentimiento “bonito” o de “completud” porque creo que no es el objetivo… claro la cinta es redonda a nivel guion, y creo que el final de la cinta es abrumador…

    Responder
    • Sr. Sacrier:
      Creo que la cuestión es precisamente lo que usted menciona. Los limites están perfectamente definidos y lo “bonito” no es parte de la concretizacion de la película. La cinta se arma sola precisamente por lo bien trabajado que esta el guion en pos de mostrar las bondades humanas en una armada cuestión filosófica espiritualidad. Saludos

      Responder
  • Dr. Waters:

    Si bien la película me gustó, sinceramente no me parece de las mejores de Nolan pero tampoco es la más floja como dicen por ahí (eso va para The Prestige e Insomnia). Eso de que el amor es lo único que trasciende pudo haber quedado bastante bien y pudo haber sido hermoso de no ser porque la manera en la que lo metieron la sentí forzada. cursi y fuera de lugar al grado de que me pregunté ¿de cuál se fumó? Ahí le agregamos que Nolan le está metiendo cada vez más minutos a sus películas, y si bien se fueron volando, también hay que estar conscientes que esto a la larga le puede resultar perjudicial.

    Aún con todo y sus errores me gustó, necesito volverla a ver para comprenderla mejor.

    Responder
  • Mister Cirujano:
    Me parece que Nolan se reivindica después de los dos tropezones tanto como director y productor. Al contrario de usted me agrado la manera inteligente de manejar el concepto del amor. Ni cursi ni forzada. Y lo largo y corto me parece irrelevante. Gone girl se me hizo larguísima por mala, en cambio interstellar me pareció rápida y adecuada al tono filosófico de la cinta. Pero son percepciones. Saludos

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*