Kong: Skull Island ¡Me quiero volver chango!

¡Vilma! Ponga la mano ¡PAZ! Si ya sabe que la película es mala ¿por qué va a verla?

¡Ya se! Pero a veces hace falta desconectar el cerebro y olvidarse de la vida cotidiana, sin embargo, parece que los creadores de la nueva versión de King Kong desconectaron su cerebro también y nos presentaron la peor versión de nuestro mítico mono gigante.

Vamos a la raíz del asunto; la historia de King Kong (las versiones de 1933, 1976 y 2005 lo confirman) es un triángulo amoroso entre una chica rubia, un aventurero y un simio gigante que encuentran en una isla apartada de la mano de Dios.  Bueno, este 2017 nos trae una versión al parecer muy innovadora que implica alejarse lo más que se pueda de dicha historia original.

En el año 1944 se estrellan dos aviones de combate en una extraña isla, un joven norteamericano y un joven japonés sobreviven y siguen su pelea cuando de repente son interrumpidos por un descomunal simio. Corte. Y llegamos a los años 70, donde el científico Bill Landa (John, Picapiedra, Goodman) solicita presupuesto para ir a explorar una extraña isla. Se lleva en su equipo a la joven fotógrafa Mason Weaver (Brie Larson, que después de esto suponemos que el Oscar lo usa como pisapapeles) y en el camino contratan a un especialista en Islas y ambientes desconocidos (¿?) llamado James Conrad (Tom, Papasito-Diosquebrazos-Loki, Hiddleston); también los acompañan una escolta militar comandada por el coronel Preston Packard (Samuel L.Jackson). Pues ahí van todos en un mega barco porta aviones rumbo a la isla y se topan con tremenda tormenta y ¿por qué no? lo mas sensato que se les ocurre es atravesar la tormenta en helicópteros militares, de esos sin puertas ni cinturones de seguridad y a pesar de los rayos, las centellas y los vientos huracanados nuestros héroes ni se despeinan; llegan por fin a la Isla y de la nada empiezan a bombardear (¡Hello! Son gringos y todavía traen sangrando las heridas del perdido Vietnam) y otro helicóptero con tremendas bocinas se ponen a musicalizar la jungla con lo peor del rock de aquellos tiempos. No sabemos si fueron las bombas o la espantosa música, pero de repente aparece, otra vez de la nada, un changote de 200 metros muy enojado y hace tumbadero de helicópteros (para nuestra desgracia se salva el de las bocinas). Los sobrevivientes (protagonistas de la película) quedan dispersados por toda la Isla y la misión es que en tres días tienen que llegar al lado oeste para ser rescatados.

La película trata de todo menos de la nostálgica historia de amor imposible entre el Mono gigante y la güerita. De hecho, lo que menos hay aquí es romance, nuestra pobre Brie no hace química ni con Hiddleston, ni con el changote, ni con nadie; bien se pudieron ahorrar una lana y no contratarla. Los diálogos son tan incoherentes como si los hubieran copiado y pegado de varios guiones distintos, el humor tan forzado que llega uno a extrañar el pastelazo. La trama es tonta y las actuaciones no dan para más (bueno, Samuel L. Jackson pela tanto los ojos queriéndola hacer de malo, que no me había dado cuenta que uno lo tiene mas caído de un lado que el otro).

Yo no se si sea porque ahora vivimos bajo el yugo de la nueva santa inquisición llamada “Lo políticamente correcto”, pero este Kong 2017 ni se fija en la muchacha y sospechamos que teme alguna acusación de acoso sexual por parte de las feminazis. Este Kong 2017 esta tan desproporcionado en su tamaño al tamaño de la Isla que no se  entiende como es que no se ve desde el satélite, que come, (creo que es vegano), donde duerme y como se esconde. Su enemigo natural son unas extrañas lagartijas que salen de unas fumarolas y Kong las mantiene a raya para que no ataquen a los nativos del lugar, los cuales lo ven como un Dios… ¿cómo? Entonces ¿no tienen problemas con él? ¿ya es un buen monstruo?

Sospechamos que no lo sacan de la isla por esto de tantos problemas con los inmigrantes y su presidente naranja que, aunque en los 70’s todavía no gobernaba…ya se veía venir. Sacan el típico cliché del soldado resentido que no puede aceptar que perdieron Vietnam y a como de lugar “necesita ganar una guerra

Algo que pudiéramos rescatar de la película es la fotografía; al principio nos apantallan con una toma del sol cayendo y la silueta de Kong atacando los helicópteros, sin embargo, abusan tanto de esta toma que no sabes que hora del día es. Parece que recién amaneció y otras veces que el sol está cayendo en la silueta del mono, perdón, pero esas incoherencias de horario se les permite a películas clase B como Sharknado, no a esta que pretende ser seria.

Y para rematar tiene escena post créditos, misma que nos confirma que los productores dejaron el cerebro olvidado en casa y creen que la película les quedó bien amenazando con secuelas… ¡ME QUIERO VOLVER CHANGO!

Etiquetas:  

Acerca del autor

Vilma Aida    


6 comentarios

  • Creo que si noto un detalle, no es el King Kong que vas a ver, vemos situaciones políticamente correctas (digo, ¿en serio? ¿que el gorila gigante y la chica se enamoren cuando esperamos en el 2020 que el simio se agarre a catorrazos con Godzilla?), si lo vemos con el contexto de simio que va a destruirlo todo por su tamaño, creo que no es tan mala, es una pelicula para tener a la audiencia contenta de ver lo que no hizo Godzilla en casi toda la pelicula… golpear, destruir y matar… ¿por que a fuerzas tiene que tener que enamorarse de la futura Miss Marvel?…

    Responder
    • Hola!! Fíjese que yo fui a ver la película completamente en blanco, no había visto ni el trailer. A mi me ponen de titulo Kong: La Isla de la Calavera, y entiendo que es la misma historia de siempre solo que por algún motivo van hablar algo mas de la isla. Si se fijó Ud, el principio es idéntico a la versión original, Unos exploradores deciden ir a la isla a buscar algo, un aventurero, una chica rubia (única mujer, al principio, porque despues aparecio una desangelada japonesa) y lo extra eran los militares, pero todo parecía indicar que íbamos a ver una nueva versión de la de siempre. No, se pusieron creativos y ahora van “crear” un universo donde luchan Kong y Godzilla, nada nuevo, ya se hizo en 1962 por los Japoneses. Pero, esta bien, le concedo que es una cosa nueva con el monstruo de siempre, de todos modos la película es muy mala, malas actuaciones, los efectos muy chafas y esa rara y enfermiza manía que están agarrando ahora de que los malos son “Malos Políticamente correctos”, lo mismo que hicieron con Godzilla en el 2014, en el 2020 ¿quien de esos dos va a ser el verdadero malo?
      Gracias por su comentario!!

      Responder
  • Y que esperabas que sonara como banda sonora siendo que está ambientada en 1973.
    ¿One Direction? ¿Tal vez Justin Bieber o Miley Cyrus?
    Sin desmerecer tú crítica, pero suena a una crítica “hater” que a alguien que aprecie el cine.
    La película no solo es innovadora en su historia (lo del enamoramiento del simio con la chica rubia lo sabemos de memoria quien haya visto una sola cinta de King Kong), sino que cumple con su función la cual es mantener entretenido al espectador yendo directo al grano y regalándonos momentos de muchísima acción, aventura, unos efectos especiales muy bien logrados, unos cuantos guiños a películas bélicas clásicas, mucho humor (un John C. Reilly que se roba gran parte del protagónico) y unos personajes entrañables (entre ellos los personajes de Tom Hiddleston, Brie Larson y un bien malvado Samuel L. Jackson, además de los soldados que cada uno tiene su personalidad y aporta su granito de arena al ritmo que se va desarrollando las escenas)
    Párrafo aparte merece la fotografía y los escenarios que son realmente de ensueño.
    Incluso las criaturas de la isla son fascinantes y estas a la espera de que puede aparecer a la vuelta.
    Y el soundtrack (para mi gusto) adecuado y sublime con lo mejor del rock clásico de la época en que se basa.
    La película cumple con todo lo que se puede esperar de una película de Kong, entretiene, divierte y nos enseña porque es el Rey de la selva y nos deja un buen mensaje sobre como la humanidad desde tiempos inmemoriales es el peor animal y busca destruir todo a su paso.
    Vuelvo a decir, respeto tu crítica aunque no la comparto en absoluto.
    Aburrido y mala me resulto Godzilla, una película carente y llena de agujeros que es como un insulto al mas acérrimo fanático.
    No lo sé, quizás películas sobrevaloradas, lentas y llenas de drama como “Birdman”, “Arribal” (para citar solo dos ejemplos), o alguna obra musical de Disney (para un soundtrack más moderno), valgan más tu entrada y te resulten la película del año, pero deberías ser más objetiva con tus críticas (con respeto y como crítica constructiva te lo sugiero) porque solo incitas a que los demás quizás no vayan a verla por lo que tú dices y se pierdan de una gran película (que a ti no te haya gustado no quiere decir que a los demás no les guste)

    PD: Recomiendo quedarse hasta el final de los créditos que hay una escena con un guiño a lo que será Godzilla vs. Kong y el futuro Monsterverse.
    Un cordial salu2.

    Responder
  • Totalmente de acuerdo con la reseña, los diálogos están forzados, el humor es malo,Kong es desproporcionado y no es vegano ya que se come un pulpo; tienen varios errores de secuencia. A pesar de todo lo que han pasado, Hiddlestone y Larson no se despeinan y tienen la ropa impecable jajaja! Apenas tienen una cortadita idéntica en el pómulo. El que si cumple con el personaje es Samuel L. Jackson. Los primeros 20 mins de la película se disfrutan, ya que las imágenes de los helicópteros llegando a la isla son lo mejor, muy buena fotografía, de ahí en más, en peor personaje es el de Hiddlestone que no tiene ni pies ni cabeza ni hace nada más que lanzar miradas disque misteriosas y pararse con las piernas bien abiertas.
    Mala película la verdad.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*