Las 5 Decepcionantes Películas del Verano 2015 según El Fett

¡Típico! ¡Casual! Vas al cine o visitas algún buen portal de películas y te topas disque con un director europeo de racha perfecta, con la disque gran ganadora de unos de los Festivales más prestigiosos, con una disque actuación muy buena que luchará por el Oscar y con secuelas disque muy dignas de los buenos churros que las antecedieron ¡Puras promesas! ¡Puras decepciones! 5 películas de mucho ruido y pocas nueces que aun así se quedaron cortas con la idioteces de Chappie y Avengers: Age of Ultron, barbaridades que se salvaron por un mes y un día respectivamente y que por lo tanto no pueden entrar en la época de este verano cinematográfico ¡Pero que igual se jodan!

hero_sp_139_df-00893rrr_lg

Siguiendo con nuestro especial de fin de verano, revisemos entonces las 5 grandes decepciones de la cartelera que nos ponen enfrente a una cotizada señora feudal con más amores que una bailadora exótica en sábado de quincena, a un oso mucho menos gracioso pero más vulgar, a un romance juvenil anti cliché con muchos clichés, a un boxeador blanco que habla como negro y a una misión imposible de disfrutar.

¡Con ustedes las 5 más grandes decepciones de la cartelera veraniega! Y si quieren checar las anteriores listas, helas aquí

Las 5 Mejores Películas del Verano 2015

Las 5 Peores Películas del Verano 2015

Las 3 Películas Sorpresa del Verano 2015

 

  1. Mission: Impossible – Rogue Nation (Christopher McQuarrie, 2015)

missionimpossible0003

¿Por qué es una decepción? Porque la vara quedó muy alta; porque después de un sorpresivo resurgimiento de la saga viene el macuarro de McQuarrie con guion y dirección a realiza un chile, mole y pozole sin ninguna cohesión narrativa que valga la pena, dejando todo en manos de sus secuencias de acción verdaderamente absurdas y las piernas de una sueca envuelta en un tremendo vestido amarillo. Además de la predecible e inútil trama, era difícil tan siquiera pensar en algo peor que el capítulo 3 de la saga, sin embargo la caricatura de espionaje tocó fondo en el momento que las aventuras de Tom se volvieron sketches cómicos con misiones más babosas e infantiles que las de Perry el Ornitorrinco. Por si esto fuera poco habría que avisarle a McQuarrie que las cintas de espionaje suelen destapar su giro argumental al menos hacia la mitad del metraje tras haber estructurado personajes, situaciones y explosión del conflicto, esto pretende un mejor manejo del suspenso y la atención hacia una posiblemente más interesante historia ¡Pero no! Tenemos giro destapado a los 20 minutos ¡Te odio Perry el Ornitorrinco!

¿Qué tiene de buena? Los primeros minutos nos hicieron creer en algo que nunca veríamos, una buena, tensa, interesante y nada pretenciosa secuencia de acción ¡Y claro! Rebecca Ferguson ¡Que los dioses te bendigan preciosa!

Focos rojos: Parece una misión imposible que la saga vuelva a resurgir cuando se dice que el mismo Mcquarrie se hará cargo de una sexta parte

 

  1. Ted 2 (Seth MacFarlane, 2015)

descarga10

 ¿Por qué es una decepción? Porque al parecer el tono de comedia de MacFarlane en el cine caducó más rápido que un pan bimbo en oferta del supermercado (Es en serio ¿Por qué mierda el pan para hacer sándwiches caduca en 3 días?). La primera parte fue una comedia muy infravalorada y original sujeta a un tono cómico único que si bien no puede ser del gusto o aprecio de todos, si denotó que la fórmula televisiva del escritor, director y productor tenía para más en el cine, pero la triste realidad fue otra. La tardía secuela cayó, incluso para su tono grosero y grotesco, en excesos que más que espontáneos se siente forzados en un capítulo de media hora que se alarga demasiado ¡Demasiado! Hasta llegar a insufribles 110 minutos. La química entre MacFarlane y Wahlberg puede en algunas ocasiones brillar un poco en este nivel de bodrio, sin embargo uno tiene que esperar solo 40 minutos para que de una contundente manera aparezca Amanda Seyfried y todo se vaya directamente al fondo de este balde de excremento.

¿Qué tiene de buena? Algunos pasajes cómicos suscritos a Walhberg y su oso, como aquellos en al principio en la escena de la boda o la referente a la pornografía ¡No más! Los chistes son cansinos y repetitivos durante mucho tiempo

Focos rojos: Alguien debería prohibirle actuar a Seyfried, una calaña histriónica que se muestra incluso inútil en una comedia de tan bajo nivel como esta ¡Mátenla por favor!

 

  1. Southpaw (Antoine Fuqua, 2015)

zrtn_007n75d808bc_tn[3]

¿Por qué es una decepción? Porque nos vendieron aire y encima hicieron preocupare al pobrecito de Leonardo DiCaprio. Si bien todos ya sabían que estaríamos ante un comercial de Tecate muy largo con todos los clichés habidos y por haber de las películas dramáticas sobre box, la esperanza recaía en la actuación de un Jake Gyllenhaal que quería una “revancha” de la ninguneada injusta que sufrió el año pasado en el Oscar por NIghtcrawler, sin embargo solo nos encontramos ante un sobrevalorado desempeño que intenta basar sus virtudes en el acento afroamericano y el desempeño físico que se requería para el personaje. Gyllenhaal no lo hace mal pero es muy poco para justificar un relato además de su sobreactuado muy pobre en su exposición dramática y emotiva, dos elementos narrativos que deben pretender al menos la decencia para procrear una pieza que resalte entre la proliferación de este mismo cuento de superación humana. Que Leo se relaje, que aquí no habrá competencia

¿Qué tiene de buena? Repito, Gyllenhaal no está mal, pero su acento y físico no lo salvan de la pobre química que mantiene con sus compañeros de reparto

Focos rojos: Una cara bonita nos ha quitado la atención de su poco talento, pero aquí ni sus curvas ni ese rostro de descomunal hermosura salvan ya a Rachel McAdams de la obvia pobreza histriónica de la que es poseedora

 

  1. Me and Earl and the Dying Girl (Alfonso Gómez Rejón, 2015)

ME-AND-EARL-AND-THE-DYING-GIRL-one-sheet-600x889

¿Por qué es una decepción? Porque viniendo de un Festival como Sundance su nivel haya sido tan mediocre en una alarmante pretensión de querer ser lo que no es: una muy distinta historia de amor adolescente. La propuesta es interesante, pero lo es más como el director intenta escapar de toda repetición con diálogos inteligentes y una química actoral muy solvente, misión tan desesperada que, para su acto intermedio en su explosión dramática, el ritmo baja de nivel impresionantemente para después caer en el pecado inevitable de rellenar sus agujeros con nada más y nada menos que con todos los clichés de romances adolescentes posibles y alcanzables en una muy forzada conclusión que de paso no sabe dar cierre. La cinta guarda algunos valores narrativos de destacarse dentro del subgénero, sin embargo su gran decepción depende de la nula capacidad de resolución y de la cierta traición argumental que conlleva, un ejemplo de pura y llana mediocridad en todo su jugo y extensión de la palabra ¡Mal Sundance! ¡Muy mal!

¿Qué tiene de buena? Hasta la mitad de su metraje podemos apreciar algo ciertamente distinto ajeno a todos los estereotipos cansinos de los chicos universitarios. A destacar la actuación de “Earl” (RJ Cyler), que de no perderse en bodrios podemos augurarle un prometedor futuro. Así mismo la secuencia que refiere a su giro de tuerca es ostentosa tanto visual como narrativamente, una escena “quita aliento” donde quizá todo debió haber terminado… quizá

Focos rojos: En realidad ninguna, la mediocridad es hasta cierto punto entendible debido a la novatez del director y las limitantes del subgénero. El meollo del asunto es que se esperaba mucho y desde su victoria en Sundance se le ha sobrevalorado bastante… adolescentes

 

  1. Far from the Madding Crowd (Thomas Vinterberg, 2015)

far-from-the-madding-crowd-ver2-xxlg

¿Por qué es una decepción? Porque es triste ver como un director “dogmático” y de racha perfecta como el danés Thomas Vinterberg se ha vendido tan desvergonzadamente hacía con una historia romántica tan llana y de estilo hollywoodense que representó la primera incursión del cineasta fuera de la corriente que él y Von Trier formaron, el Dogma. Quizá se deba a que Vinterbeg no escribió el guion o tal vez a que quería ver como se sentía ser un pinche mediocre de quinta, pero lo que es un hecho es que la historia de una señorita feudal con 3 amores distintos durante la época victoriana alcanza niveles de somnolencia máxima en una duración de 120 minutos más arrítmica que alguien que sufre de taquicardia. Las actuaciones totalmente inverosímiles reflejan la contrariedad con el toque del director, el cual siempre ha distinguido por exprimir todo el talento histriónico posible para encausar desempeños poderosos, la piedra angular de su lenguaje dogmático, pero la mayor alarma se prende cuando la sensiblería de su relato no muestra razones de ser, de facto, siendo este un relato anti romance, el tratamiento da tumbos entre la cursilería y los conflictos de manera totalmente absurda sin ninguna veracidad argumental o actoral ¡Un caos!

¿Qué tiene de buena? Lo de siempre, la fotografía, ambientación y vestuario ¡No más!

Focos rojos: Carey Mulligan cuenta con el mismo registro y matices actorales que Keanu Reeves en cualquier cinta de acción ¡Ninguno! Una encasillada e inútil actriz que se la pasa como la estereotipada feminazi del cuento. Al menos Amanda Seyfried no pretende lo que no es ¡Punto para Ted 2!

 

Continuará con Las 5 Buenas Películas del Verano 2015 que de seguro no viste

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*