Las 5 Mejores apariciones de El Grinch en el cine y la televisión

Creado en 1957 por el Dr. Seuss, El Grinch se ha convertido quizá después del mismo Santa Claus en el símbolo comercial navideño más famoso de los últimos 60 años, trascendiendo desde la literatura infantil a la televisión, cine, a una rica variedad de merchandising y finalmente a un envidiable estatus dentro de la cultura pop que incluso lo han posicionado en lugar 5 de los 50 personajes animados más icónicos de la historia, solo detrás de Bugs Bunny, Mickey Mouse, Homer y Bart Simpson.

Un personaje que simboliza una crítica hacia el mercantilismo que se origina de la festividad navideña, El Grinch es el vehículo utilizado por Seuss para comunicar un mensaje de amor y unidad ajeno al consumismo y la hipocresía social, nombrando a los habitantes de su villa con el curioso y empático genérico de “Los Quién”, representados principalmente por la adorable Cindy-Lou Who, como la esencia más pura del espíritu navideño. Por eso también resulta curioso que el término “grinch” con el pasar de los años se haya hecho propio de aquellas personas “gruñonas” que guardan algún rencor, mal recuerdo o que simplemente ignoran la festividad, cuando lo creado por Seuss perseguía todo lo contrario, transmitiendo un mensaje de arrepentimiento, redención  y conversión hacia el mencionado espíritu navideño.

A pesar de dicho estatus, El Grinch se había mantenido fuera de las manos de Hollywood por poco más de 40 años, logrando que su imagen no se malgastara en ninguna de las dos pantallas y por lo tanto manteniendo un bajo perfil fílmico que le ha regalado cierto grado de sorpresa previos a sus apenas dos largometrajes en 61 años de historia.

Independiente de sus apariciones, cameos y/o capítulos aislados en la media, El Grinch oficialmente ha protagonizado 6 títulos entre el cine y la televisión, por lo que antes del estreno de su nueva adaptación, es justo y necesario enumerar dichos productos, del peor al mejor, para agrandar el corazón de todos nuestros lectores “grinch” antes de que les llegue la Navidad.

 

How the Grinch Stole Christmas! (Ray Messecar, 1992)

Más que un cortometraje, esta recreación 100% fiel al cuento de Seuss funcionó como una especie de audio libro que usaba los dibujos originales del autor, los cuales fueron provistos de movimiento y la voz estelar de Walter Mathhau como el narrador. Una curiosidad que quedó lejos de la producción de 1966, cabe destacar que un principio El Grinch fue concebido sin ningún color, siendo el verde el agregado más relevante de las adaptaciones televisivas posteriores a su creación.

 

Halloween is Grinch Night (Gerard Baldwin, 1977) / The Grinch Grinches th Cat in the Hat (Bill Perez, 1982)

Debido a su instantánea y creciente popularidad, Dr. Seuss creo dos relatos más de El Grinch directamente para la televisión; el primero de ellos fue una precuela donde el “malvado” ente verde intentara robar la noche de Halloween, de nuevo viendo sus planes frustrarse por la intercesión de un niño y su pequeño pero escondido buen corazón. Dirigido por Gerard Baldwin, especialista y uno de los principales responsables de Los Pitufos, este corto de 25 minutos ganó el Emmy como mejor especial televisivo.

En segundo lugar se encuentra el crossover de 1982 producido por Marvel, donde el Grinch intenta frustrar un picnic del otro personaje de Seuss, el gato en el sombrero. De igual duración, el corto se llevó 2 Emmy, repitiendo el de mejor especial infantil y un reconocimiento especial a su director.

 

The Grinch (Yarrow Cheney, Scott Mosier, 2018)

El noveno largometraje de Ilumination Entertainment (y segundo sobre un personaje del Dr. Seuss) resultó ser una extensión correcta y medianamente entretenida del cuento de Seuss al servicio de una historia que si bien encausa algunos muy divertidos gags, su falta de riesgo le pasa factura hacia la falta de emotividad en su clímax y posterior (y forzada) conclusión. Dos factores a resaltar, que parece que Ilumination no sabe hacer otra cosa que encausar villanos redimidos, pues entre Gru, Snowball, algunos personajes de Sing y hasta los propios Minions, el Grinch ahora es el que protagoniza los pocos pero mejores diálogos o chistes durante su etapa de introducción, viendo apagar su “frescura” durante la progresión del relato (así como la mayoría de los productos de esta casa productora); así mismo sorprende que el doblaje al español del insufrible Eugenio Derbez haya sido moderado, pues al ser una decisión totalmente desafortunada en comparación a la voz original de Benedict Cumberbacht, al menos el inútil y cansado cómico de sketch mexicano evita en esta ocasión usar sus modismos y personajes caducados, logrando incluso un par de esos mencionados buenos momentos gracias a las situaciones descritas en el libreto. Un producto con naturaleza de relleno televisivo, mediocremente entretenido, que encantará a los chiquillos de esta nueva generación.

 

How The Grinch Stole Christmas (Ron Howard, 2000)

Asesorada en sus stunts, números y hasta en el mismo desempeño actoral de su protagonista por el Cirque du Soleil, la grandilocuente versión de Ron Howard quizá peque de excesiva, pero sin duda alguna conoce como encausar un emotivo clímax, marca registrada de un director que pese a las fragilidades de sus historias y desempeños, trabaja por y para su conclusión, incluso a veces pareciendo de manera desvergonzada su único objetivo. Así el Dr. Seuss ve en este acto final quizá la proyección más pura y emocionante de su relato, un satisfactorio y muy divertido resultado pese a las libertades de su adaptación de casi dos horas y el carisma por momentos asfixiante de Jim Carrey, que para bien o para mal, para sus fanáticos o detractores, logra un Grinch tétricamente hilarante, aderezado con sus improvisaciones y como en la película, colocándose en esa peligrosa línea de los gustos culpables por excelencia. Ganadora del Oscar a mejor maquillaje, es también sus rubros de producción, decorados y vestuario donde este pintoresco Grinch ve prevalecer su vigencia como churro navideño, combinando al espíritu navideño con cierta estética sombría que no logra del todo prevalecer ¿se imaginan que hubiera pasado si el director original Tim Burton hubiera permanecido en el proyecto? (este tuvo que declinar por la responsabilidad con otras producciones).

 

How The Grinch Stole Christmas! (Chuck Jones, 1966)

Todo un clásico navideño, este cortometraje capta en su totalidad la imprescindible lectura de Seuss desde su dinamismo y tensión, hasta su divertido y aleccionador mensaje. Respetando su texto en forma de rima, la dirección del legendario Chuck Jones imprime ese patentado sarcasmo y humo negro para servir como complemento perfecto no solo a la parodia del consumismo descrita por el autor, sino también a la progresiva emotividad proyectada en cada uno de sus momentos, contando de manera casi onírica con la participación de Boris Karloff como el principal narrador y voz del protagonista, así como el inolvidable y mítico número musical “You’re a Mean One Mr. Grinch” auspiciado por la profunda voz de Thurl Arthur Ravenscroft. Un cuento audiovisual que conquista a un rango amplio de generaciones y que sigue vigente hasta nuestros días, independientemente de las creencias o costumbres, esta joya de cortometraje es ágil, hilarante e irresistiblemente encantadora, capaz de hacerle más grande el corazón a cualquiera en esta o cualquier fecha, incluso a aquellos “grinch” que dicen “odiar” la navidad.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*