Macabro 2019: The Cleaning Lady, Limpieza profunda

Mientras intenta romper su relación amorosa con un hombre casado, una maquillista entabla amistad con una extraña mujer desfigurada por quemaduras quien realiza la limpieza del departamento donde habita.

The cleaning lady de Jon Knautz es sin duda una de las películas más inquietantes que se han exhibido en el presente Festival Macabro XVIII. Basada en un cortometraje homónimo dirigido por el mismo realizador, la cinta que en un inicio podría parecer una de esas típicas historias de psicópatas que demuestran una enfermiza admiración por el personaje principal, al grado de matar a todos los que se interpongan en su relación, va más allá retratando los horrores del mundo real; un mundo donde los monstruos son creados en el mismo hogar que los vio nacer, lo que no justifica sus acciones pero si permite entender el porqué de tanto odio, un mundo en donde quien debería protegernos es el culpable de nuestras mayores tragedias y traumas, un mundo en donde debemos entender que por duro que sea aceptarlo y contrario a lo que se nos ha enseñado, comportarse con gentileza y ser compasivo con alguien que en apariencia es inofensivo, no necesariamente habrá de curar su heridas, porque cuando estás son tan profundas el daño es irreversible.

Me gustan los relatos en donde los villanos son malos persé, gente que no necesita un motivo para cometer actos delictivos porque el mal está en su naturaleza, no obstante, en The cleaning lady es interesante (morboso dirían otros) conocer por medio de flashbacks,  las vejaciones y abusos que convirtieron al personaje titular en alguien tan perturbado como aterrador. Es así que tenemos dos líneas de tiempo: una en la que Alice (Alexis Kendra) se esfuerza por alejarse de su amante (Stelio Savante) mientras desarrolla una amistad con Shelly (Rachel Alig), y otra en donde la misma Shelley resulta haber sido víctima antes que victimaria.

The cleaning lady tiene un comienzo lento y a eso se suma que el primer acercamiento entre Alice y Shelly no convence del todo. Invitar a cenar a tu casa a una persona con la que no tienes nada en común por la simple razón de que deseas olvidar a alguien más, no checa pero en fin. Sin embargo, una vez que la narración eleva el ritmo y los origenes de la mujer quemada son revelados a detalle y sin sutilezas , la atmósfera se torna inquietante y oscura, obsequiándonos buenos momentos de tensión, un par de sobresaltos y la dosis de gore suficiente para hacernos retorcer en el asiento.  Cabe destacar que entre sus mayores virtudes se encuentran los efectos especiales y el maquillaje.

Con una decena de cortometrajes y cinco filmes, todos ellos Clase B, quizá va siendo hora de que John Knautz reciba la oportunidad de dirigir obras de mayor presupuesto, mejor diseño de producción y un elenco más conocido, por el momento, con The cleaning lady alcanza un nivel bastante decoroso.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Flaco Cachubi     blogcinefantastico.blogspot.mx/

Amante del séptimo arte desde que tiene memoria o lo que es lo mismo desde que vio Superman. Sus géneros favoritos son el horror, la fantasía y la ciencia ficción. Ferviente admirador de Hitchcock y asiduo lector de Stephen King. El cine de luchadores, su máximo placer culposo. Se describe a sí mismo como un ser viviente que cultiva su mente, para ser un cadáver muy culto.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*