Más negro que la noche. Más mala que “vacaciones de terror”

Tengo que admitir que nunca fui fan de Carlos Enrique Taboada, su cine enclavado en una época de transición entre la muerte del cine mexicano de autor y la aparición del cine de ficheras y de decadencia, constituía un respiro dentro de las propuestas en el cine mexicano. Sin embargo, la original Más negro que la noche (1975) tampoco era la joya escondida como muchos admiradores del cine de Taboada profesan, cuando la ví no me pude quitar la actuación de una mediocre Lucia Méndez y Susana Dosamantes en sus intentos de querer ser actrices del celuloide.

El remake del 2014, es una de las cintas más pobremente escritas y sustentadas a nivel cinematográfico que he visto en los últimos años dentro del cine comercial mexicano. Aquí es necesario recalcar, que estos tipos de intentos fílmicos son los que representan al cine mexicano. No son los experimentos del cine elitista presentado en los festivales, es este cine que lamentablemente compite en las salas comerciales con propuestas comerciales y artísticas a las que el cine nacional apuesta con pobres variantes en su composición, estructura y resultados.

El clasismo del cine nacional: del “buey” buena onda a las vampiresas de aparador

Desde Después de lucia (2012), pasando por Nosotros los nobles (2013), y terminando por Mas…el perfil de los personajes mexicanos del siglo XXI, son estereotipos del tipo clase mediero acomodado, con un dibujo del personaje bastante torpe, estereotipando y al mismo tiempo engendrando la estupidez generacional; remarcando el accionar de una persona vacía, sin distinciones ideológicas y el donde el chico fresa estúpido encaja con los varones y la chica buena pendeja, perfila las actitudes de las féminas.

A diferencia del cine español contemporáneo y el cine sudamericano en especial el cine argentino, en donde los personajes son bastantes variados en su ejecutar y dependiendo de los distintos géneros cinematográficos pueden adaptarse a los géneros pretendidos; el cine nacional comercial engloba sus perfiles actorales a lo arriba mencionando sin importar el género en el cual se aborda y tratando de dar una actuación light, por un desconocimiento del desarrollo de personajes que recae precisamente en el guion y en la manera en que se aborda una propuesta cinematográfica a diferencia de una puesta en escena que se maneja en el teatro.

No solo la responsabilidad recae en el guionista, en el caso de este remake los errores de la dirección actoral son evidentes y hasta la incapacidad de los actores son notorios, principalmente en las actrices, quienes ni siquiera pueden trasmitir al espectador el perfil del personaje que intentan esbozar mas allá de su apariencia, llena de clichés baratos de “mujeres profesionistas exitosas”.

 1044326

¿Cuál es el subgénero de esta cinta? Terror, comedia, farsa o ninguna de las anteriores…

Una cinta falla cuando manda mensajes contradictorios al espectador intentando trasmitir emociones concretas que el público no logra descifrar. Así pues, el humor involuntario es el efecto que menos desea el realizador cuando trata de darle seriedad a una escena o como en este caso la trasmisión de “miedo”. En varios momentos de la cinta, las escenas a nivel técnico recaen en lo risible y ridículo utilizando elementos del cine de clase b pero de los años 70s y 80s. Pinturas que se “mueven”, secuencias de sombras que pasan por detrás, efectos de sonidos sin timming, gritos de las “actrices” sin razón, diálogos de miedo por lo acartonado, y un sinfín de elementos y características que son parte de las reglas que no se deben de hacer en el subgénero del cine de terror. A la mitad de la cinta pareciera que el “director” (Henry Bedwell) se da cuenta de su incapacidad para llevar a la cinta hacia un terreno que pueda afectar de manera emocional al espectador, y, súbitamente cambia (consciente o inconsciente) el tono de la película y esta se torna “cómica” sin serlo y chafona por la mezcla del tono en el guion y las actuaciones delirantemente malas.

 darker-than-the-night1

¿Y lo técnico? Todo es iluminado o no iluminado, tan fácil que es hacer cine ¿verdad?

La fotografía puede llamar la atención cuando trata de impregnar de un tono particular al filme. De esta manera, la película empieza con una iluminación óptima para darle la ambientación adecuada, sin embargo, la película empieza a trastabillar en este aspecto cuando en los exteriores es de día y al interior de la casa, para darle este perfil “tétrico”, la iluminación no cambia y las ventanas reflejan la misma luz sea de noche o de día. Es decir, lo monocromático de la cinta se percibe no como un acierto, sino como una calamidad y esto no ayuda cuando el intento del susto por los aspectos de la ambientación es acartonada y hasta exageradamente teatral.

Aquí es donde el departamento de ambientación entra, y pareciera que para hacer una cinta de terror, es necesario mostrar una casa donde vivan las brujas de Disney para que nuestra infancia entienda que la maldad se esconde en este recinto, que obvio como toda película de sustos, debe de estar alejada de la sociedad.

 más-negro-que-la-noche-467x278

Al final, es un ritmo atropellado con risas involuntarias y huecos incoherentes

A la hora y media de transcurrida la cinta, esta se mueve entre el clímax barato y el susto venido por el tiempo que se acaba, y no porque la historia nos haya llevado al terreno de la conclusión lógica de un relato. Todos los protagonistas, entre una escena y otra, se dan cuenta que en esa casa ocurren cosas inexplicables, pero lo verdaderamente inexplicable es como de repente sin una eslabonamiento en el relato, los personajes se trasforman psicológicamente y todos muestran su perfil de locos asustados. Así pues, la conclusión es de risa junto con las escenas que pretenden mostrar más, pero de manera técnicamente pobre. Basta ver la muerte moralina de la “españoleta” que solo consigue encajar con el perfil xenofóbico del realizador.

 darker_than_night_mb04

Conclusión

En verdad no la vea y mas allá de eso, ni siquiera compre la versión pirata, los diez pesos le pesaran. La realización mexicana en materia de cine es de pobre a patética, he insisto, no son las pretensiones de realizadores que compiten en festivales importantes, que también tienen este perfil clasista pero que poseen la habilidad técnica y que sin embargo, a la hora de contar historias entretenidas y que conecten con la mass-media son incapaces de competir sin elementos del chiste barato y el humor clase mediero del público mexicano acostumbrado a ir al cine todos los domingos. Por todo lo anterior, mejor consiga Vacaciones de terror (1989) y de esta manera conseguirá un terror involuntario, sin pretensiones.

P.D.

Si no quiere enojarse mas, no se quede a ver la escena post créditos al final. Le dolerá la panza de lo que una película mexicana es capaz de filmar.

Mas-negro-que-la-noche-banner

Etiquetas:  

Acerca del autor

Cinescopia   @Cinescopia   cinescopia.com

Equipo editorial de Cinescopia.


17 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*