Momentos Favoritos del Cine: The Blues Brothers

Por el pasillo de una correccional camina a paso apresurado y custodiado por un par de guardias, un tipo regordete a punto de ser dejado en libertad por buena conducta. Se trata de Jake Blues (John Belushi), a quien ya espera en el exterior su hermano Elwood (Dan Aykroyd), quien irónicamente lo recoge en un auto de policía, bautizado por él mismo como el Blues móvil.

Con el fin de cumplir la promesa de visitar a la monja responsable de criarlos cuando eran niños tan pronto estuviera libre, Elwood conduce a Jake hasta el orfanato, en donde se enteran que de no recaudar cinco mil dólares, el lugar será cerrado. Preocupados por el futuro del sitio donde crecieron, los hermanos prometen conseguir de inmediato dicha cantidad.

En un intento por redimir el alma de Jake, Elwood lo lleva a la iglesia del reverendo James, sí ¡James Brown! ¡El mismísimo padrino del soul! Momento celestial, donde Jake ve la luz y tiene una revelación: Reunir a su antigua banda de músicos.

Con la policía pisándoles los talones, una mujer despechada – Carrie “Princesa Leia” Fisher– intentando mandar al otro mundo a Jake y unos neo nazis que buscan venganza después de ser casi atropellados por el Blues móvil, los hermanos convencidos de tener una misión divina, protagonizan una de las más alocadas y divertidas comedias musicales de todos los tiempos.

John Belushi y Dan Aykroyd, talentosos actores surgidos del programa televisivo Saturday  Night Live, lograron con The Blues brothers (en México bautizada como Los hermanos Caradura) la mejor comedia de sus carreras. Sobre todo el primero, quien truncó un futuro prometedor un par de años después, al perder la vida por la adicción a las drogas.

El director John Landis, quien ya había colaborado con John Belushi en la película Animal House, no solo saca el mayor provecho de sus protagonistas sino también el de figuras legendarias del soul, jazz y rythm n´ blues como Aretha Franklin, Cab Calloway, Ray Charles y el ya citado James Brown entre otros, cuyas interpretaciones como “Think”, Shake a tail feather” y “Minnie the Moocher” resultan un verdadero agasajo para los amantes de la buena música.

No puedo dejar de mencionar, otro elemento que junto a los diálogos humorísticos hacen que la película sea divertidísima. Me refiero a las persecuciones automovilísticas en las que los vehículos literalmente salen disparados, irrumpen en centros comerciales, dan volteretas y hacen piruetas inverosímiles.

La escena final es espectacular, una efectiva parodia de los desenlaces artificiosos del cine hollywoodense. Ojo con el cameo de un archi reconocido director.

Difícil es elegir la mejor escena de The Blues Brothers por lo que les compartimos solo un par de ellas.

 

Etiquetas:  

Acerca del autor

Flaco Cachubi     blogcinefantastico.blogspot.mx/

Amante del séptimo arte desde que tiene memoria o lo que es lo mismo desde que vio Superman. Sus géneros favoritos son el horror, la fantasía y la ciencia ficción. Ferviente admirador de Hitchcock y asiduo lector de Stephen King. El cine de luchadores, su máximo placer culposo. Se describe a sí mismo como un ser viviente que cultiva su mente, para ser un cadáver muy culto.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*