Rencor Tatuado: La Venganza de Afrodita

En la primera edición del FESTIVAL FEMME REVOLUTION se presentó Rencor tatuado película dirigida por Julián Hernández.

Mis queridos lectores, debo confesar que al leer la premisa de la cinta, surgió en su servidor una particular inquietud derivada de mi afición por los relatos de venganza. La historia de una vengadora urbana que hace justicia a las mujeres violadas seduciendo con sus encantos eróticos y pasionales a los violadores para luego drogarlos y tatuarles el pecho no se escucha nada mal. Un tema frecuente en la cinematografía de los países europeos y orientales, no así en México, donde por desgracia la violencia de género es cosa de todos los días.

Durante el primer cuarto de hora tenemos un drama con tintes de cine negro, donde les aseguro que más de uno notará el parecido físico y la caracterización del personaje principal con Lisbeth Salander (La chica del tatuaje de dragón en la versión estelarizada por Noomi Rapace), hecho que la guionista Malú Huacuja del Toro y el director Julián Hernández atribuyen a la casualidad, dejando en claro que el argumento se comenzó a escribir hace más de 15 años por lo que habría que concluir antecede a la adaptación fílmica basada en la obra de Stieg Larsson . La actuación de Diana Lein está bien, para mi gusto algo contenida. Imagínese que no conformes con ultrajarla, le quitan lo que más quiere ¿No es motivo suficiente para verla hecha una furia? Uma Thurman les hubiera cortado la hombría de un sablazo sin pensarlo dos veces.

El hecho es que tras el inicio de lo que pareciera un film noir escrito por el mismísimo Paco Ignacio Taibo II (véase la trilogía de Belascoarán Shayne dirigida por Carlos García Agraz), ese tono oscuro y no me refiero a la cinematografía en blanco y negro, sino a la sobriedad del primer acto, es remplazado por una combinación de melodrama y humor negro, más efectivo el primero que el segundo. Quizá a ustedes les provoque risa, no fue mi caso.

Es entonces que sin perder como eje a la delincuente (para las autoridades) y heroína (de las mujeres violentadas), Rencor tatuado enfoca la atención desde una perspectiva netamente feminista/activista/pro-comunidad LGBTTTI hacia otros personajes femeninos como son una locutora de radio amarillista (Itatí Cantoral), una doctora que atiende a víctimas de violadores (Rocío Verdejo), una mujer transgénero (César Romero Medrano), etc., incrementando el interés de los espectadores asiduos al cine de Almodovar y disminuyendo el de los amantes del género de misterio como quien suscribe.

En lo que concierne a los personajes masculinos exhibidos en este universo poblado por mujeres victimizadas (incluso por otras mujeres), resalta el hecho de que los villanos sean unos fulanos grotescos, repulsivos, más feos que pegarle a Dios en semana santa, mientras que, el hombre bueno y noble, sea idealizado mediante la figura de un tipo bien parecido y musculoso (Irving Peña). Ojalá existiera el termino Mascu-nazi, para quejarnos por la desvalorización de los hombres flacos y gordos, o alguna mafufada por el estilo.

Cabe mencionar algo que durante el visionado en la función de prensa llamó mi atención. La historia se sitúa en la ingobernable Ciudad de México haciendo hincapié en que los hechos ocurren en 1994. Suponiendo que se trata de una denuncia “valiente” sobre la corrupción policíaca y la participación de los políticos en delitos como pornografía, violación y trata de blancas ¿No podría haberse contextualizado en el tiempo actual? A mi interrogante, la guionista Malú Huacuja Del Toro respondió “la película está inspirada en un suceso real ocurrido en la Ciudad de México a principios de los noventas, en donde un policía secuestraba parejas y violaba a las mujeres”. Si esto responde o no a la pregunta, lo dejo a su criterio estimados lectores.

Lo que es un hecho y más allá de lo que yo pueda opinar sobre Rencor tatuado, es la innegable aceptación que tuvo por parte de la mayoría de los asistentes. Me refiero en específico a los miembros de la Comunidad LGBTTTI, emocionados hasta las lágrimas (literal), las feministas, las femi-nazis, los activistas –perdón, no me gusta aplicar la distinción genérica foxista- quienes se desvivieron en aplausos, ya sea por sincera emoción, cuatachazgo con el director  o ambas. Sirva el comentario para que lo tomen en cuenta.

Se espera su estreno comercial para septiembre.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Flaco Cachubi     blogcinefantastico.blogspot.mx/

Amante del séptimo arte desde que tiene memoria o lo que es lo mismo desde que vio Superman. Sus géneros favoritos son el horror, la fantasía y la ciencia ficción. Ferviente admirador de Hitchcock y asiduo lector de Stephen King. El cine de luchadores, su máximo placer culposo. Se describe a sí mismo como un ser viviente que cultiva su mente, para ser un cadáver muy culto.


2 comentarios

  • Mascunazis… jajajajajaj… mi frase para mi primera manifestacion contra ellos…

    “LA LONJA ES VIDA… LOS HUESOS TAMBIEN… EL MUSCULO ES FALSO Y EL BOTOX TAMBIEN!!”

    Responder
  • ¿¿¿¿¿Irving Peña????? ¡Por dios! Ahora sí que se me quitaron las ganas de ver esta peli si el culmen de ese «hombre idealizado» (como bien apunta el crítico nada alérgico a lo que él considera feminazis) es un tipo que se solo se ha fogueado en el «encuereado».

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*