The Beguiled: Tragicomedia sexista de suspenso involuntario

Estoy confundido, y creo que ese era el objetivo de la Junior Sofia Coppola a la hora de adaptar y dirigir The Beguiled. Tras una grata pero extraña sensación de satisfacción al salir de la sala, comencé a cuestionarme el multi efecto emocional en su audiencia, el cual en mayor o menor grado parece ser directamente proporcional al humor negro e ideología sexista que cada persona posee (Por supuesto también diferenciada si se es hombre o mujer); ¿Era correcto reír al ver supuestamente un marco dramático y de suspenso? ¿Era correcto inhalar y exhalar profundamente en señal de desaprobación frente a una tesitura narrativa notoriamente machista? ¿Era correcto que la feminista relajada saliera satisfecha en una trama donde la hembra carnívora y salvaje derrota al macho seductor, débil y opresor? La respuesta es tan ambigua como afirmativa, y es que tengo mis serias dudas si Sofia está o estaba consciente de esto o simplemente fue un accidente causado por las fuertes y sobrepasadas tendencias sexuales en una época de guerra de género.

En esta ocasión el análisis psicológico y la reacción de la audiencia son factores que influyen de manera apabullante en la ponderación narrativa del film, pero si debemos calificar a la cinta por su ejecución de nuevo la ironía se hace presente al estar frente a un producto mediocre, con muchas altas y bajas en cuanto ritmo, actuaciones y coherencia argumental, pero también, para bien o para mal, ante el mejor trabajo de Sofia Coppola desde Lost in Translation. Sin embargo sus fragilidades no son las percepciones de su tono (¿Es una comedia accidental? ¿Una cinta de suspenso? ¿Un drama de época?), sino simplemente los manejos de Sofia hacía con su relato, los cuales exhiben a una muy cuidadosa y meticulosa hija de Francis en los primeros minutos, pero a otra chiquilla hiperactiva e impulsiva hija de Ford durante su conclusión.

Daniel Wu as Sunny – Into the Badlands _ Season 2, Episode 3 – Photo Credit: Antony Platt/AMC

Desglosemos lo anterior teniendo en cuenta el relato adaptado de la novela de Thomas Cullinan y ya llevado con anterioridad al cine por Don Siegel en 1971: Durante la Guerra Civil, un soldado yanqui es herido y huye de su batallón hasta ser encontrado y curado por una maestra y su grupo de estudiantes en una plantación sureña que sirve como escuela para señoritas. Ahí se recuperará de sus heridas mientras seduce y es seducido por algunas de las inquilinas, causando celos y roces entre ellas así como un conflicto que no tendrá una muy buena resolución.

Sofia comienza un poco ridícula y fuera de tono, pero no tarda en remendar sus errores con un poco de tensión sexual y un misterio muy bien prolongado y sostenido, basado únicamente en la interacción de las inquilinas con el soldado herido. Entrado ya el desarrollo, nos damos cuenta que en este cuento no es necesario adentrarse de manera intima en el pasado o trasfondo de cada personaje, Sofia lo sabe y nos concentra en el aquí y el ahora, dejando entrever solo lo suficiente para comprender por qué cada una(o) se encuentra en aquella situación, pero lo más importante, cómo afecta dicho estatus en la relación con el nuevo miembro de la familia.

Otro de los aciertos en los que cae Sofia es el de dar libre albedrió en esta confusión de entonación. Quizá para algunos (y con justa razón) esto se deba a la falta de carácter de la directora en la indecisión sobre a donde encausar su relato o bien, solo a la inexperiencia con este tipo de rubros (De nuevo la pregunta se hace constante ¿Qué estoy viendo? ¿Suspenso o comedia?), sin embargo la Junior deja en el desarrollo algunas pistas para que cada sexo, género, tendencia o preferencia sexual en la audiencia tenga sus conclusiones sobre el que, como, cuando y donde pasará lo inevitable, pero lo más importante ¿Quién tendrá la culpa? ¿La poderosa hembra o el seductor macho?

Es hasta la respuesta al anterior cuestionamiento donde el film ve sus últimos aciertos, pues a continuación proseguirán una serie de hechos inverosímiles tanto en contexto, como en montaje y timing, que hacen que el posible suspenso (nunca bien estipulado) se disperse totalmente en una conclusión condescendiente, previsible y un poco absurda. Parece que la paciencia y esa característica meticulosidad se han terminado, y a Sofia le pareciera urgente terminar su historia, un claro esbozo de como la directora ha sido influenciada por la crítica, pues en el pasado se le había criticado de lenta y de nunca llegar a una conclusión… al parecer aún no conoce el equilibrio entre ambos.

En cuestión a las actuaciones vemos a una Nicole Kidman en forma pero sujeta a las deformidades del guion y su desarrollo, así como también a las fragilidades de sus diálogos y del mismo planteamiento disperso de su personaje. Colin Farrell aunque cumplidor siempre en esta especie de relatos, queda muy por debajo de lo esperado cuando se refiere a un “seductor” ¿Error mismo del guion en no reparar en su conducta previa o solo del actor al no poseer la fuerza dramática suficiente para el papel? Yo diría que las dos. La fetiche de la directora, Kirsten Dunst, al igual que Farrell, sobrada y paseando de manera ambigua en el relato, incluso siendo superada por una Elle Fanning que desborda desfachatez. Repito, quizá esto no sea totalmente culpa del rubro actoral, sino de las limitaciones del guion.

En conclusión y sumado a una dirección de producción y una fotografía meramente aceptable, The Beguiled es una extrañeza de género que es capaz hasta en su mediocridad de convertirse en un entretenido y accidentalmente humorístico ejercicio. Sofia no se decide si quiere un estudio del comportamiento sexual, una obra de suspenso o bien una comedia involuntaria, pero en defiitiva  ese es el factor que no solo dicta otra decepción a su carrera, sino también por el cual sea de nuevo reconocible hacía con la audiencia.

Nota: En pareja se disfruta mucho mejor

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


4 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*