The Maze runner: un absurdo total

Lo primero que viene a la mente cuando uno comienza a ver la pinta de la nueva cinta de los estudios Fox, es el parecido estético y “filosófico” de la cinta noventera el cubo; cinta que aportaba elementos de la filosofía junto con el existencialismo para hacer una metáfora medianamente lograda de la libertad versus la elección de los humanos en su cotidiano vivir. En mazerunner estas ideas patéticamente dibujadas se van perdiendo ante la nula capacidad del guion para poder darle un enfoque de credibilidad a lo que se supone es un experimento social post-apocalíptico y termina ofreciendo un final al estilo videojuegos de zombis a principios de los 90s.

El comienzo bueno, pero prontamente abrumado ante las hormonas adolescentes

 dylan-obrien-maze-runner-ftr

El planteamiento inicial es adecuado, después de una escena en donde vemos al protagonista arribar al centro del laberinto gigantesco y plantearse las preguntas adecuadas ¿Qué es esto y porque estoy aquí? La cinta comienza a desvariar por el enfoque del director en tratar de dar a conocer las razones por el cual los involucrados (todos adolescentes) intentan explicar, y por ende sobrevivir, a la supuesta prueba a la que están sometidos.

Así pues, Wes Ball confunde al intentar explicar una trama que si bien se podría enfocar en la adaptación de un sujeto a un ambiente totalmente nuevo y en donde desconoce por completo su pasado, el novato director prefiere concentrarse en las características visuales y de vestuario, para dar al espectador “peleas” tipo niños de secundaria al más puro cliché de cintas filmadas en colegios.

Aun así, el director por pura técnica clásica del cine de suspenso, logra atrapar al espectador, para poder seguir con la historia de la cinta, que aun después de la media hora, aun mantiene al cinéfilo entretenido e interesado con la historia. No por mucho tiempo…

El protagonista hace cosas estúpidas, pero como es el héroe todo le saldrá bien

 the-maze-runner-featured

Cuando es momento de que la acción impregne las diversas facetas de la cinta, para permitir al espectador que poco a poco se vaya enterando de la historia que esta “oculta” detrás del laberinto, el guion comienza a desvariar y otorga al protagonista características del héroe estúpido, ilógico y todo poderoso, con la simple lógica de hacer cosas que anteriormente no se habían hecho. Obvio, todos conocemos que lo que sigue es parte de la escuela de cine para novatos: el héroe saldrá ileso de sus aventuras y de esta manera el grupo se le unirá y podrán resolver el enigma.

De nuevo, en estos tiempos no descubriremos el hilo negro de narrativas para ciertos géneros simples, pero por favor, échenle imaginación.

The-Maze-Runner-poster-image

Mas allá de la caracterización de los personajes y sus huecos poco bocetados, la acción que uno espera dentro del laberinto (de ahí su nombre pomposo, sobre todo en español) resulta de lo más decepcionante, el cual solo consiste en correr como loco, memorizar los cambios que ocurren en el laberinto y sobrevivir de los supuesto “mutantes mecánicos” que son la pesadilla de los humanos. Es decir el fabuloso laberinto anunciado, no posee experiencias fílmicas más que los falsos efectos especiales. Aquí, no puedo dejar de comparar la riqueza de una joya fílmica del género fantástico como Labyrinth (1986), en donde veíamos un sencillo y simple laberinto hecho de efectos artesanales, y en donde la belleza de Connelli trataba de escapar de las garras de Bowie. Un laberinto mucho más interesante, comparándolo con que este grande pero aburrido artefacto.

 Cuando ya llegamos al clímax todo es incoherente y sin una lógica interna

 The-Maze-Runner-Film-image-the-maze-runner-film-36074009-1600-1067

De repente, la cinta da un giro inesperado debido a las acciones de nuestros héroes, pero sin una conexión lógica en relación al final de la película. No sabemos porque se da el ataque de los “penitentes” y como es que son tan estúpidos para permitir que los humanos vivan o que les den oportunidad de sobrevivir. La cinta que ya posee aspectos de giros desesperantes al más puro estilo de Shyamalan, continua con los desvaríos del guion y con las acciones poco atrayentes dentro del laberinto, que solo consisten en correr y correr sin una impasse dramático ni fantástico. Los protagonistas, quienes ya cuentan en sus filas con una mujer (que no da ni quita absolutamente nada al relato) según esto tienen un plan sacado de la manga y con eso trataran de escapar de la prisión arquitectónica. El clímax sigue siendo lento y ya llega al punto de la desesperación puesto que algunos cabos sueltos se empiezan a revelar, pero al más puro estilo de relatos televisivos tan pobres y baratos tipo LOST, de JJ Abrams.

Uno de los finales más chafas de los últimos años

De repente y sin meterme en spoilers, los protagonistas descubren lo que ocurre dentro del laberinto y quien está a cargo del “experimento”, sin embargo el director decide que para darle mas “emoción” a la película, hace un giro dentro de la cinta en términos pseudo- filosóficos, su objetivo era dar a conocer el dilema de sociedad: la informada por medio de la verdad pero en muchos aspectos no feliz; versus la gente que vive con los ojos cerrados en su burbuja de seguridad (felicidad aparente). El final aparte de absurdo, ofrece una actuación paupérrima, misma que continua con el segundo giro dentro del final. Todo el anterior final sigue siendo parte del experimento. Y en ese momento uno es donde odia el gastar dos horas de su tiempo y apreciada vida, al ver semejante conclusión hecha con las patas.  Y lo peor es que todo esto prepara la secuela para que algún otro espectador con poco IQ caiga en las garras del peor Hollywood que existe.

Conclusión

No la vean, en serio. Es más desesperante perder dos horas de su tiempo que tratar de darme la contraria y buscar aspectos positivos de la cinta. Por esta vez, créame querido lector.

The-Maze-Runner-Movie

Etiquetas:  

Acerca del autor

Cinescopia   @Cinescopia   cinescopia.com

Equipo editorial de Cinescopia.


9 comentarios

  • Karenini Calzaslargas septiembre 20, 2014 @ 12:18 pm

    Una amiga me prestó el libro y es una zarta de sandeces. Claro que ayer decidimos ir a verla para darnos una risa y casi nos sacan del cine por que no dejábamos ver la película de tanto que nos reíamos. De verdad no sé a quién este tipo de historias le parecerían lo suficientemente buenas como para verse.

    Responder
  • se nota que no has leido el libro, ya que es muy parecido a la pelicula, no considero que sea la mejor o la peor pelicula, pero si que fue un gran esfuerzo para el director, con los pocos recursos que tenian para hacerla

    Responder
  • No lo he leído y no quier leerlo. Estamos analizando la obra cinematográfica, no la literaria. Saludos.

    Responder
  • Para tu información tienes que leerte el libro ya que es muy interesante y se parece mucho a la película. Y además para ti puede que sea un final absurdo pero que da paso al segundo libro donde dan más respuestas.

    Responder
  • La critica es buena pero es mal intencionada. Y si el cine se trata de perder o no el tiempo entonces no mires mas cine bobo.
    Mas alla de la trama, podrias hacer mencion a la calidad de otros aspectos de la pelicula.
    Que payasos los criticos de cine.

    Responder
  • Me parecio absurda y no termine de verla. Ahora leo el libro a ver si le hallo logica.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*