Under the Skin: Poderoso desnudo de Scarlett en mamarracho cine contemplativo

Varios elementos ya habían confirmado no una promesa de calidad cinematográfica alrededor de la tercera cinta de Jonathan Glazer (Birth, Sexy Beast), sino más bien una estela de morbo enfocada en la figura, presencia y actuación de Scarlett Johansson en lo que se presumía también como su regreso al cine independiente; desde sus desnudos anunciados y una silueta de “mujer real” tan amada como criticada, las comparaciones groseras con joyas y clásicos de la ciencia ficción y una misteriosa historia tan secreta que auguraba no menos que algún esbozo de innovación en el plano narrativo hacía con el género del terror y SF, Under the Skin cumple con su cometido, siendo una propuesta por demás boba y petulante, bizarra ciertamente, que ve sus mejores momentos en la piel de Johansson y en los viajes visuales alucinógenos que el mismo Glazer debió haber escrito y dirigido bajo la influencia de cientos y cientos de drogas.

Scarjo

La película Producida en 2013 y estrenada comercialmente este año se resume en un portento visual de algunos retazos que incluyen a Johansson al natural, pero desde el primer instante de su visionado a uno le queda claro que Glazer no se tomará la molestia de ni siquiera explicar que carajos pasa en pantalla, sabiéndolo solamente por su sinopsis oficial estampada como una especie de recetario explicativo de todas las carencias, redundancias e idioteces narrativas que estamos a punto de apreciar, eso sí, con anzuelos visuales de alta valía que se antojan más como flashes publicitarios que como arte cinematográfico

 

2014: Odisea de la monotonía

Cuando el director se tiene que ayudar de una sinopsis prefabricada para que el espectador entienda lo que está viendo, simplemente podemos asegurar que el ritmo y el libreto del relato se irán a la mierda ¡Y así lo es! La historia, aunque de acto introductorio por demás impactante e intrigante, se vuelve tan repetitiva y monótona que sencillamente no es lo suficientemente interesante como para rellenar 110 minutos de viajes ácidos y exquisitas figuras femeninas. Pasa similar con su explosivo y revelador final, sin embargo la sensación que deja hacia su secuencia de créditos es la de interrogarse ¿Porque chingados el cineasta me hizo perder el tiempo más de una hora y media cuando lo mismo era digerible en solo 15 o a lo mucho 20 minutos?

under-the-skin-scarjo-4

He ahí cuando el objetivo de Glazer se revela, y es que a pesar de lograr secuencias virtuosas en los apartados audio – visuales, resulta obsceno e incluso insolente que algunos pseudo críticos se atrevan a comparar los pasajes de este difamador con el clásico 2001: A Space Odyssey, no solo estando eternamente alejado de su argumento y/o contexto, sino de su maestría en cuando a la contemplación visual y a la metáfora espiritual – emocional que se pretendía, llegando a  ser solamente un anecdotario de como muchas veces la imagen y la fotografía puede acarrear, engañar e incluso construir idiotas que alaben un guion tan patético y aburrido que el cineasta logra forzar y alargar hasta sus últimas consecuencias.

118oms2

Se ambiciona y repito, solo se ambiciona, el querer narrar y proyectar un cuento de humanización y contemplación de la vida, monotonía e ignorancia de la misma a través de una extraterrestre que es usada como cebo para que una raza alienígena pueda procurar exportar la carne humana a su planeta. Al menos eso supone su sinopsis, por lo que en el apartado del lenguaje cinematográfico Glazer solo nos deja ver sus percepciones de las supuestas abducciones, la creación del lenguaje y del disfraz de la protagonista y la revelación del ente extraterrestre, estos tres momentos como los únicos relevantes y que solo abarcan el inicio, relieves narrativos en el desarrollo de su argumento y finalmente el acto concluso, 15 minutos de magistral tarea audio – visual, pero insisto, nunca suficientes para poder justificar un cansado y aburrido metraje que encima de casi prescindir del diálogo, se limita a solo repetirse una y otra vez en sus secuencias.

Cabe destacar 3 elementos que gracias a los dioses salvan a la cinta de no ser un causante primordial de suicidios en una sala de cine, y esos son: la fotografía de Daniel Landin, tétrica y oscura acorde a los requerimientos de la visión LSD de su director; la música del compositor Mica Levi en su primer trabajo en el cine, la cual con 3 pistas altamente reconocibles en su repetición logra captar la atención que el guion y el ritmo de la historia no pueden; y finalmente la actriz, de la que hablaremos a continuación

 

Hermosa y talentosa extraterrestre

Al mostrar los desnudos de Johansson en una especie de promoción viral del film muchos pegaron el grito en el cielo con tremendos comentarios que denotaban decepción de la figura al natural de la sexy actriz, sin embargo esta cuestión de mero gusto y percepción por la belleza femenina es, independientemente de lo sublime que se ve Scarlett desnuda (Es en serio, sus fanáticos no se la pueden perder), el vehículo narrativo principal que da cierta coherencia a lo que propositiva o accidentalmente pretendía el director, que es mostrar a la tentación por la carne como algo natural, normal y hasta en algún punto tanto trágica como hermosa.

under-the-skin-review-3

A pesar de que la naturaleza del mismo personaje no permite a Scarlett alcanzar muchos registros y/o matices, es indiscutible que su desempeño es la luz en la oscuridad, pues su personaje se amalgama con aquellos otros plausibles elementos, fotografía y música, para hacer creíble a su ente, primero brutalmente desinteresado y progresivamente bajo una metamorfosis de humanización. Para los que amamos la naturalidad femenina y los cuerpos de mujeres y no de esqueletos y encima contamos con una afinidad hacía con el talento y belleza de Johansson, resulta imprescindible el primer desnudo en un espacio vacío blanco donde el director presenta a su personaje, pero lo más relevante e importante, es saber que a pesar de la sandez directiva de Glazer, Johansson demuestra que su capacidad actoral no desapareció durante tanto blockbuster.

 

¿Hay que verla?

¿Eres fanático de Scarlett? Haz un esfuerzo sobrehumano con su presencia y los apartados audio visuales para soportarla ¿No lo eres? Evítala a como dé lugar, pues su retacería de breve calidad en ningún momento representan una obra ni siquiera mediocre en su valor directriz, mucho menos sólida en un guion escrito con las patas y tras haber ingerido hartos hongos ¿La sinopsis? Es no dejarse llevar irónicamente por ella.

Under-The-Skin-Black-Goo

Una de esos ejercicios que de haber sido un cortometraje, estaríamos hablando quizá de una joyita de culto en dicho formato, una interesante, sombría y hasta inteligente curiosidad y propuesta estelarizada por Johansson, pero que al convertirse en un largometraje, no es más que una somnolienta, pretenciosa y hasta ridícula cinta donde Johansson se desnuda.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


7 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*