10 personajes del Cine y la TV con serios Daddy Issues

Mi padre es aquel fantasma que habita el Comala de mi árida memoria, al que le he reclamado su paso fugaz por mi vida en cartas que no han sido entregadas y de quien solo he heredado un apellido bestialmente indefenso, cuya vida se juega en sangrientas faenas sin sentido, que se adornan con lentejuelas…

El mío se fue y cuando volvió ya no lo reconocí. El de otros atormenta con su simple presencia. Los hay simpáticos, amigo de nuestros amigos y enemigo propio que duerme bajo nuestro mismo techo. También existen los que golpean, los borrachos, los drogadictos, los que niegan todo y no aceptan nada, hay tantos tipos de traumas con nuestros padres…

Tratando de pactar una tregua con el dolor para seguir adelante, los hijos de Cinescopia escribimos este post lleno de Daddy Issues con la firme intención de redimir nuestro sufrir, encontrar el perdón de los pecados y hacer de tripas corazón para alcanzar la humildad de quien acepta que finalmente, todos nos equivocamos.

Papás que abandonan para dar mejores oportunidades a los que dejan, que inventan para crear mundos alternos a sus hijos, que renacen; que dan todo lo que no deben o que callan para decirlo todo con su silencio. Aquí hay de todo.

En su día, los hijos desobedientes del celuloide, aluden a series y clásicos del cine para sacar de su pecho la espina que tanto incomoda y que esta fecha en particular remueve.

Aquí algunas recomendaciones para escapar de la cartelera y celebrar a ese ser que amamos y odiamos por igual, al que nos dio la primera cuba, el primer cigarro, unos buenos chingadazos para que aprendiéramos la lección y capaz de lanzarnos miradas que no se olvidan.

Que lo disfrute.

Cat Movie Lee

 

American Beauty (Sam Mendes, 1999)

Kevin Spacey y Chris Cooper son la antítesis de lo que un buen padre debe de ser. Uno con su crisis existencial, la depravación sexual, el uso de drogas y unos modales poco favorecedores que lo hacen algo más que repulsivo. El otro, con una disciplina férrea, castigos dignos de la inquisición y el pensamiento de cualquiera que se identifique con las ideas del PAN y el partido Encuentro Social, que lo proyectan como un ser despreciable.

La ópera prima de Sam Mendes, es también una clara alusión al Tío Sam, que de cierta forma resulta ser el padre por antonomasia de cualquier “buen ciudadano americano”, representando los ideales de una nación que cada vez se vuelve más rancia en su pensamiento, palabra y obra. ¿No me cree? Pregúntele a Donald Trump.

Y aunque es innegable que los dos personajes que representan a un padre en esta cinta, terminan por mostrar lo que representa el lado del verdadero amor paternal por sus hijos, ambos terminan redimiéndose, cada uno a su manera, a través de la muerte o del olvido.

¿Qué triste, verdad?

 

Big Fish (Tim Burton, 2003)

Imposible que al ver esta película me haga sentir nada. Una mezcla de realidad y fantasía en medida justa para mover hasta la mínima fibra y cuyo tema central es sin duda esa relación perdida entre padre e hijo.

Tras enterarse que su padre tiene una enfermedad terminal, William Bloom regresa para estar a su lado en su últimos momentos. Así, el joven se verá obligado a escuchar las interminables historias de juventud de su papá que siempre creyó, eran una mentira.

Llena de momentos y frases memorables, la cinta nos irá mostrando el origen de esa desgastada relación cuyas historias ocultan menos de lo que pensamos. Un filme cuya magia desborda pero son los sentimientos los que se roban la pantalla.

Lo mejor de Tim Burton.

Moraleja: ¡Corre y abraza a tu padre!

 

La Oveja Negra (Ismael Rodríguez, 1949)

Silvano Treviño (Pedro Infante)

Considerado el mejor papel del ídolo mexicano, representa el mejor ejemplo de quien sufre bajo las botas de un padre estereotípicamente macho mexicano del no siempre idílico medio rural. Cruz Treviño Martínez de la Garza (un enorme Fernando Soler) es el esposo canalla, bebedor, violento y adúltero que no tiene empacho en martirizar a su hijo, prácticamente emasculándolo al no solo abofetearlo a la menor provocación, sino enfrentándose a él en una elección por ser ” el prefecto” del pueblo polvoriento donde habitan y, en el colmo del hijiputismo paterno, tratar de casarse con la mujer que su hijo ama luego de quedar viudo. ¿Están cansados de los homenajes a padres luchones y sacrificados? Vean La Oveja Negra y No Desearás La Mujer de Tu Hijo (Ismael Rodríguez, ambas de 1949) para que recuerden que recuerden hay padres que no debieron serlo.

Muy dolorosa y causante de impotencia aquella escena en la que Silvano, encarnado por el musculoso Pedro Infante, es abofeteado cruelmente por Cruz…y el atletico Silvano se ve obligado a rogar por piedad pues es incapaz de responder a la agresion, ya que se trata de su padre y el mandamiento de “honrar al padre y a la madre” ha de cumplirse.

 

The LEGO Ninjago Movie (Charlie Bean, Paul Fisher, Bob Logan, 2017)

Mi Selección es Lego Ninjago, La Película. En la que Lloyd Garmadon (Dave Franco) a pesar de ser el famosísimo Ninja verde, protector, junto a sus amigos, Kai/Ninja rojo (Michael Peña), Jay/Ninja azul (Kumail Nanjiani), Nya/Ninja plateado (Abbi Jacobson), Zane/Ninja blanco (Zach Woods) y Cole/Ninja Negro (Fred Armisen), de la ciudad de Ninjago, es también el hijo olvidado del supervillano Garmadon (Justin Theroux) y al mismo tiempo su peor enemigo.

Sí claro, pasan muchas cosas y como es una historia familiar este será un padre que redescubre el bello lado de la paternidad y aprende a conocer, aceptar y amar a su hijo. Y aunque el aprendizaje es de ambos lados, son las caras y chistes de Garmadon las que se llevan la película.

No es la gran película de Lego, En todo caso, Batman Lego Movie es la mejor hasta ahora, pero es perfecta para mostrar en el celebrado día del padre, cómo hasta el más vil de los padres, el super villano irresponsable, es capaz de guardar una pizca de amor y llenar de esperanza el corazón de ese hijo que creció con serios problemas y carencias emocionales por no tener a su lado la figura paterna que tanto anhelaba.

En fin, felicidades a todos esos hombres.. SI, HOMBRES, que sacrificaron sus partidos de fútbol, noches con los amigos, el póker de los jueves, las salidas a hooters y de más sacrificios, en aras de pasar tiempo con sus hijos y educarlos en el rudo camino de la vida.

¡FELICIDADES papás!
Felicidades viejito tqm.

 

Molly’s Game (Aaron Sorkin, 2017)

Este película es uno de mis ejemplos favoritos de este año para hablar sobre daddy issues, la película trata sobre Molly Bloom, interpretada por Jessica Chastain, quien es investigada por el FBI por dirigir un imperio de poker súper exclusivo dónde juegan las celebridades de Hollywood, atletas, magnates y hasta la mafia rusa. La historia se desarrolla con dos líneas temporales, en la primera se cuenta cómo Bloom solicita la ayuda de un abogado para llevar el proceso contra el FBI y la segunda viaja al pasado de Molly contando cómo construyó su imperio.

Por qué aplica como película sobre daddy issues? Pues porque toda la motivación para generar ese imperio nació de pedos con su papá, no quiero spoilearte nada así que lo dejaremos hasta ahí, pero cuando entiendes cómo las acciones de los padres nos afectan de alguna u otra manera podemos deducir que todo se resume a parents, o en este caso, daddy issues y si no me crees sigue leyendo…

 

Steve Jobs (Danny Boyle, 2015)

Danny Boyle entregaría una verdadera obra de arte llamada Steve Jobs, una cuyo funcionamiento que raya con la perfección depende de los pilares más básicos de una película: Guión-Dirección-Actuación y con una edición impecable.

Dicen por ahí que la magia consiste en hacer voltear a la gente hacia un lado cuando deberían estar viendo hacia el lado opuesto y en ese caso el Señor Boyle es todo un prestidigitador con esta cinta.

Para quienes no hayan visto esta magnífica película que fue ignorada en los oscares debido al “hype” de cierto Revenant y su director mexicano, les aviso que no es una película hecha para que veas los logros de este desagradable ser llamado Steve Jobs (interpretado de forma genial por Michael Fassbender) sino todo lo contrario.

La película no nos narra toda su vida, sino tres puntos de inflexión muy importantes para el visionario de las computadoras que son los lanzamientos de sus productos y como se desenvuelve con los que este hombre consideraba sus allegados.

La verdadera misión de Boyle y sus escritores es la de no solo mostrarnos el duro y difícil que camino que tuvo que transitar Jobs en su camino hacia la inmortalidad mientras buscaba revolucionar el mundo de las computadoras con sus productos.

Era demostrar que también era vulnerable y que al fin y al cabo, dentro de todas esas de capas de una insufrible personalidad, existía un ser humano que buscaba conectarse con alguien sin temor a ser dañado; en este caso su hija Lisa.

 

The Royal Tenenbaums (Wes Anderson, 2001)

El título bien puede darnos a entender que conoceremos a una familia digna de la realeza, pero irónicamente será todo lo contrario. Los Tenenbaum alguna vez fue una de las primeras y más prodigiosas familias de Nueva York, con tres niños sobresalientes en varias áreas a su corta edad: Margot (Gwyneth Paltrow) era una gran escritora, Richie (Luke Wilson) el mejor tenista de su tiempo y Chas (Ben Stiller) un genio nato para las finanzas.

Pero la edad adulta trajo una era de decadencia y depresión absoluta para los tres. ¿La razón? Su padre Royal Tenenbaum, magistralmente interpretado por Gene Hackman. Y vaya que no se las dejó fácil ni en la infancia. La actitud despreocupada y manipuladora de Royal hizo que sus hijos se fueran alejando de él. Le disparó a Chas en un juego, no perdía la oportunidad de reiterar que Margot era adoptada y de criticar (cual Cinescopio) sus obras de teatro. El único con quien se llevaba bien era Richie, pero eso no bastó para que su esposa Etheline (Anjelica Huston) lo echara de casa. La ausencia del hogar de Royal y su nula responsabilidad hacia su familia, generó décadas de distanciamiento que sólo lograron hacer más fuerte el resentimiento de la familia hacia el padre. Pero Royal está de vuelta con un plan: fingir que tiene seis semanas de vida para regresar con su familia y corregir esas décadas de maltrato (al lado de un inexpresivo hindú). Un film increíblemente bello, hilarante, triste y conmovedor que te dejará un gran sabor de boca y te hará ver que neta no estás tan jodido como creías.

 

Godless (2017-)

Extraordinaria mini serie de Netflix que no solo supuso una reivindicación al género, sino toda una reestructuración argumental que me atrevería a catalogar como de clásico para el western. Si bien algunos la catalogaron de manera ignorante como una serie “feminista”, Godless se comportó ajena a todas las etiquetas al lograr un equilibrio narrativo que dio a lugar una aventura de alto interés y entretenimiento de dos tangentes: la primera, un pueblo donde el patriarcado fue aniquilado a raíz de un accidente minero, y en donde las mujeres han tenido que sobrevivir a la interperie del salvaje oeste sustituyendo y fungiendo en los distintos roles masculinos; la segunda, una sanguinaria cacería y venganza de naturaleza paternalista, que en su desarrollo analiza varios aspectos problemáticos entre la relación, ingerencia e influencia entre el padre y el hijo, ya sea de manera espiritual, o meramente pistolera, criminal y/o carnal.

Si bien el “pueblo” ejecuta sin ningún alzamiento forzado al sexo femenino, tratando con respeto y equidad a la fuerza femenina sin demeritar el duelo que se vive por sus maridos, los creadores, guionistas y directores concordaron en dotar de la misma relevancia a dichas dos vertientes hasta unirlas en un clímax sensacional hacia los dos últimos capítulos. En cuestión de los que nos atañe, el cruel y demente personaje que interpreta con maestría un Jeff Daniels alejado de su zona de confort, se convierte de manera incluso adoptiva en uno de los símbolos paternales más traumáticos de la televisión, un criminal con escrúpulos religiosos, juez de una presencia divina que se embarca en una salvaje odisea para que su predilecto “hijo adptivo” se arrepienta de sus pecados y luche a su lado en esa vida de bandolero privilegiada y bendecida por un “Dios”.

El perdón queda en el aire ¿El muy cuestionable padre profesa un amor incondicional a su hijo para perdonarlo en esta cacería, o solo busca la venganza y muerte divina de este como una prueba de sacrificio dentro de ese mismo amor? Durante toda la serie dicha relación se va enriqueciendo a manera de recuerdos, para que así el espectador no solo pueda conocer el trasfondo de dicha relación, sino para también intimar en su enseñanza e influencia en el afectado hijo, que al final quizá se convierta en una evoluciójn del arquetipo del “pistolero”, en donde aquella figura misteriosa y plana estructuralmente hablando, por fin se le sea provisto un pasado creíble y palpable que forje la personalidad ¡¿Quién sabe cuantos daddy issues pudo haber en aquellos Eastwood’s o Wayne’s?! Pero tal vez con Godless podríamos darnos una idea sus orígenes.

 

Luis Miguel, la serie (2018-)

No recuerdo un padre tan odiado como lo ha sido este año el papá de Luis Miguel. Antes de la serie en Netflix solo fueron años de rumores, ahora confirmados, sobre cómo Luisito Rey había abusado y maltratado a su famoso hijo, si bien, fue un excelente manager, lo enseñó a cantar, impulsó su carrera, también se sabía que lo había iniciado en las drogas y el alcohol. Y en este ultimo capitulo nos enteramos de que le pagó una prostituta a su hijo para que “se hiciera hombre” y le terminara de cambiar la voz.

Un padre abusivo, que solo veía a su hijo como una máquina para hacer dinero, le robó, lo maltrató y tenemos la sospecha de que él fue el que desapareció a la mama del Sol (eso esperamos saberlo en el uítimo capitulo de esta primera temporada).

El cantante nos está contando cómo fueron sus inicios, su relación con el ambiente político de los 80, una época donde el PRI funcionaba como una dictadura con disfraz de democracia. En los 80 el monopolio de Televisa era absoluto y en el ambiente musical el que hacía y deshacía carreras era Raúl Velasco, así que Luisito Rey fue muy astuto de relacionarse con la clase política de la época y con el famoso conductor de Televisa. 

Los capítulos son estrenados domingo a domingo, un formato del que ya habíamos perdido la costumbre pero que ha resultado bastante exitoso. Durante toda la semana, en redes sociales, se comenta, se investiga y se bajan las canciones del capitulo del domingo. Las canciones han roto records de “reproducciones” en las diferentes plataformas y parece que, nuestro Luis Mi, retoma su carrera, con sus mismas canciones… como siempre ha sido. Es una buena serie, bien escrita, con un ritmo que alterna los inicios y la adolescencia del cantante. Diego Boneta encarna a Luis Miguel y Oscar Jaenada da vida a Luisito Rey y lo hace muy bien, se ha ganado el odio de todos nosotros.

Felicidades a todos los padres que no son como Luisito Rey en lo abusivos, pero sí en impulsar el talento que tenemos cada uno.

Taboo (2017-)

Aunque en apariencia en esta serie tiene que ver con asuntos no resueltos con la madre de Delaney, durante su desarrollo van brotando sus daddy issues. La serie tiene lugar en la ciudad de Londres en el año 1814 y fue escrita nada menos que por Tom Hardy y su padre, Edward “Chips” Hardy, en compañía también de su creador Steven Knight (Peaky Blinders), para la BBC One.

No hay duda de que el personaje principal fue hecho con las medidas de Hardy, porque el traje le queda perfecto, sin embargo, esta serie de ficción histórica viene bien acompañada por otros grandes personajes masculinos (Sir Stuart Strange, David Hayman, Edward Hogg, Stephen Graham, Michael Kelly y Tom Hollander), quienes pese a estar en la era del Me Too, se llevan las palmas por encima de sus compañeras femeninas (Oona Chaplin, Franka Potente y Jessie Buckley). El toque sobrenatural y esa cosa de que Delaney ve gente muerta, le permite responder al llamado desde el más allá de su padre, para dar con su asesino o bien para entender el porqué de sus acciones en vida, o su conflictiva herencia. Aunque padre (Edward Fox) e hijo no interactúan en vida durante los ocho episodios de la serie, son las acciones del padre las que persiguen al hijo durante toda la trama.

En general la serie está bien lograda, es cierto que muchos hilos en la historia quedarán sueltos, pero la segunda temporada ya está en proceso para esclarecerlos, tal vez el siguiente año estaremos hablando de esta serie, pero en una sección dedicada a la madre, mientras tanto aquí se las dejo  como recomendación para pasar el día del padre resolviendo asuntos muy de hombres. ¡Feliz día papás!

 

Etiquetas:  

Acerca del autor

Cinescopia   @Cinescopia   cinescopia.com

Equipo editorial de Cinescopia.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*