Alien: Covenant, otra nave repleta de idiotas

No voy a esconder que de nuevo me encuentro decepcionado, pero dentro de esta relación de amor y odio que tengo hacia el xenomorofo y su creador narrativo, he encontrado una oportunidad terapéutica en donde me he dado a la tarea de construir un perfil psicológico, casi criminal, sobre Ridley Scott, ya saben, como jugándole al investigador del FBI más que a al crítico de cine.

Dentro de mi análisis he llegado a la conclusión que Ridley es una persona frustrada y habladora, sobrevalorada más que por la audiencia por él mismo, lo cual me lleva a creer que su obvia personalidad narcisista lo lleva a creerse sus propias mentiras. Si bien el cineasta construyó dos majestuosas obras, parece que el agotamiento creativo, narrativo y directivo lo alcanzó demasiado pronto, para posteriormente solo dar destellos de dicha y temprana grandeza y llegar a un estatus actual donde la incoherencia es parte esencial de sus historias. Revolucionario, creo fielmente que Scott con Alien creó algo insuperable, con nuevos métodos histriónicos y directivos que ensalzó con uno de los grandes guiones del terror y la SF (No se diga con Blade Runner, una comunión noir – cyber punk exquisita, fresca y de culto), sin embargo creo también que esa misma persona sigue innovando en nuevas maneras de como destruir libretos y trasgredir el lenguaje cinematográfico, siendo Alien: Covenant la ejemplificación (o crimen) más honesta sobre esta hipótesis.

Comenzaré diciendo que más allá de la torpeza argumental, Scott ha encontrado la forma de cómo hacer un libreto que funcione para una película que no se está narrando en ese momento ¿Impactante? Tanto como absurdo. El director y su grupo de guionistas (a los cuales en varias entrevistas no ocultó tratarlos como sus  títeres) han creado un engendro maquiavélico que intenta explicar toda la mierda ilógica vista en Prometheus, sacrificando ahora toda la lógica de la cinta en cuestión. Alien: Covenant no es más que una justificación argumental de otra película metida con calzador en una insufrible, lenta y aburrida pérdida de tiempo.

Tantos fallos y tan poco aciertos. De nuevo estamos ante un planteamiento de personajes insulso, donde ninguno es apto para proveerlo de estructura o trasfondo ¡Ni siquiera los protagonistas! Los cuales son incapaces de crear empatía o comunicar algún terror. No existe la conexión emocional y por ende a la audiencia le es inútil creer lo que está pasando.

Pronto se devela nuevamente que como los tripulantes del Prometheus, la corporación Weyland parece contratar a puras personas idiotas para sus misiones espaciales, los cuales toman decisiones incoherentes basadas en hechos difusos, peligros obvios y evidencias ciertamente amenazantes e incompletas que por azares del destino (o estupidez), de repente son más ecuánimes que años de investigación para llevar de un planeta a otro a miles de colonos terrestres para preservar la raza humana. Los del Covenant, igualitos a los “lelos” de Prometheus, en lugar de militares, botánicos, científicos o cualquier profesión que se diga apta para esta ficción, parecen teenagers que se meten a una cabaña donde habita un asesino porque sí, porque son idiotas.

Un clímax torpe (o nulo), una trama sumamente predecible desde el primer minuto y el uso de giros de tuerca que no sorprenden, mal desarrollados y que se encuentran hasta mal montados, se interponen en un recurso que mediocre y sorpresivamente viene a ser algo de los más destacable: el diseño de producción, las locaciones y la reutilización de elementos nostálgicos que remembran a Alien y Aliens tanto visual como sonoramente, que a pesar de la repetición argumental en muchos aspectos, logra sobresalir gracias que los verdaderos fanáticos de la saga podrán tanto comparar como cuestionarse: “¿Y dónde quedó la grandeza de aquello?” “¿Qué estupidez me encuentro viendo?”

Pero hablemos de lo poco bueno (único para ser sinceros), y ese es Michael Fassbender, vehículo que abarca la estructuración narrativa en su totalidad, tanto como justificante como punta de lanza para otras dos secuelas (Desgraciadamente). Aunque resulta bufonescamente predecible todo alrededor de David y Walter, por respeto a los lectores mantendré el principal argumento y giro del film en confidencialidad, solo confirmando que si, en efecto (y como se ya se vio en los avances), el xenomorfo está de vuelta y tiene un origen, no muy satisfactorio, pero origen al fin y al cabo.

¿El reparto? Menudos instrumentos desechables; Katherine Waterstone, Demian Bichir, Billy Crudup, Danny McBride, James Franco, todos ellos desperdiciados y sin ninguna real ingerencia en la trama, atrapados en una espiral de continuos absurdos, planicies y repeticiones argumentales ¿Y lo peor? Al igual que ellos la criatura tan esperada, un intento de efectos especiales malogrados que como entra, se va, sin nada que aportar en realidad a la historia.

Alien: Covenant deja de nuevo más dudas que respuestas. El zoquete libreto deja huecos argumentales tan vistosos como inadmisibles que lastiman gravemente a lo que todos esperaban: ¿De dónde se originó el xenomorofo? ¿Cómo? ¿Cuándo? Dando respuestas difusas y un ciclo de reproducción incongruente y disparatado que se quiere esconder detrás del ¿Por qué? Vertidos en los motivos nuevamente ideológicos y existenciales del doble personaje de Fassbender.

La pregunta es obvia ¿En la próxima película Scott ahora explicará Covenant y hará otra mierda? Para evitar otra catástrofe la solución es clara, Ridley debe retirarse si es que quiere que el xenomorofo resurja, porque como se ven las cosas, después de estos dos strikes se aproxima el ponche definitivo.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


12 comentarios

  • Y pensar que Ridley desecho la propuesta de Blomkamp de borrar de la continuidad Alien 3 y Resurrection a favor de un final digno para Ripley… es cierto que Blomkamp la cajeteo gacho con centrar Chappie en el par de raperillos sudafricanos que no actuan nada, pero Blomkamp tenia mas potencial de salvar Alien que Scott

    Responder
  • Porque escribes como un Gordo Frikki ??? Será que todos los que publican este tipo de noticias son así de frikkies y gordos

    Responder
  • Señalar huecos en la trama es la forma mas baja de critica de cine.
    Generalmente lo unico que no necesitas conocimientos de cine para juzgar o criticar. Razon por la cual hoy en dia los reviews ignorantes se centran en la trama y los huecos de esta.
    Muy pobre la lectura. El “critico” claramente no conoce el lenguaje del cine y solo puede hablar de la trama

    Responder
    • Una verdadera pena que no le haya gustado estimado, aunque me hubiera también encantado alguna retroalimentación del film y de su conocimiento. Aunque insisto con otros aspectos del film, creo que Covenant como bien lo dice, falla en lo más básico, y eso es ser un compendio de falta de lógica interna en su mismo argumento, razón por la cual se vuelve una cinta hueca y absurda, además de su falta de trasfondo en personajes, mal montaje, errores tecnicos y de efectos, entre otros ya mencionados

      saludos y gracias por comentar

      Responder
  • !Ay Fett!! Sigo sin hacerle caso! Acabo de ver Alien y créame que su reseña se pasa de buena. La película es aburrida, pretenciosa, no me asustó en ningún momento, ni un brinquito, tiene más gracia la voz de la nave que la chica chila de la película ¿se llevaron al espacio al monstruo del hambre del Laberinto del fauno? No se si me dormí, pero no entendi la justificación de está con Prometheus ¿Donde esta Sigourney Weaver cuando se necesita?

    Responder
  • Muy buena tu crítica, estoy de acuerdo en lo que decis, realmente no se entiende como un director tan brillante como Ridley Scott hizo películas tan malas como Covenant y Prometeus.
    Más allá de las tremendas torpezas e incongruencias del guión, no puedo creer adonde apunta Scott (podemos hacer spoliers porque ya todo el mundo vio las películas): Apunta a que David sea al final el creador de los xenomorfos?, se pondrá a hacer experimentos con los colonos de la nave, para generar los xenomorfos tal cual los conocemos? Eso deja sin respuesta la pregunta hecha en Prometeus: Quienes son los Ingenieros? Fueron los que nos crearon? Pero por qué después querían destruirnos? Muchas preguntas y muchos hilos sueltos dejaron estás películas, además de muchas incongruencias.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*