Alien: Covenant ¡Rompiendo maldiciones sobre malas secuelas!

Con la promesa de que ahora si veríamos una verdadera precuela de Alien y entusiasmada con los intensos trailers que me revivieron la esperanza, me lancé a la aventura de verla en premier, pero para esta tarea no fui sola y un amigo me acompañó y me hizo el favor de escribir su opinión en una colaboración especial con Cinescopia para este evento.

Mirna Galván (Chikilla)

 

Con ustedes la reseña de Alien: Covenant de parte de Orlando González

La franquicia de Alien ha generado 4 películas principales, 2 versus y un sinfín de novelas gráficas. Alien: Covenant nos pone de regreso en el universo creado por Ridley Scott hace más de 30 años. Por un momento vamos a reflexionar en la primer precuela, Prometheus lanzada en el 2012, la cual aunque visual y argumentalmente es buena (sé que mucha gente va a diferir en esto), no fue del agrado de los fans dado que carece de muchos de los elementos clásicos de Ridley Scott y por ende del universo establecido por la misma película en 1979.

Prometheus es el equivalente a Rogue One: A Star Wars Story, es decir, intenta resolver dudas y establecer las reglas del nuevo universo creado. Como todo producto, también genera preguntas muy interesantes las cuales indirectamente (o directamente depende en la susceptibilidad de cada uno de ustedes) son en torno a la creación, la religión y del propósito de la vida del ser humano dentro del universo. Situada 10 años después de la historia de la primer entrega de la precuela, Alien: Covenant mueve la historia hacia adelante; una banda de colonizadores en ruta a un planeta alejado de la galaxia terminan respondiendo un S.O.S. de otro planeta habitable muy cerca de su ruta actual. Lo que pasa después de aquí amable lector es, podría decirlo, un tanto predecible. Sin embargo como dice una compañera, todos sabemos el desenlace, como llegamos a él es la parte interesante.

Sin juzgar demasiado la trama y el contenido, Alien: Covenant intenta resolver las preguntas que a través de la saga se han establecido y que en Prometheus eran bastante cuestionadas:”¿de dónde vienen los xenomorfos (aliens)?” “¿qué pasó con los integrantes restantes de la misión de Prometheus?” y “¿quiénes son y donde está el mundo de los ingenieros?”

Ya con las preguntas establecidas y sin hacer spoilers puedo decirles que la película de  manera muy interesante resuelve estas dudas e intenta atar cabos con su antecesora, siendo así un puente efectivo entre la precuela y las secuelas que ya conocemos (Alien, Aliens, Alien3 y Alien Resurrection) para la caracterización de personajes.

En cuanto a los personajes debo de admitir que Michael Fassbender se lleva la película en sus hombros, su actuación es increíble, Katherine Waterson también hace un buen papel representando a Daniels, la cual tiene ciertos paralelos con el personaje de Sigourney Weaver (Ripley); aunado a esto su actuación es buena como para no hacer referencias explicitas y solo tomarlo como mera referencia de una mujer con carácter en situaciones difíciles. Finalmente la sorpresa de casting para mí y asumo que para muchas personas fue la de Danny McBride, mejor conocido por sus películas de humor crudo, como el piloto Tennessee. El personaje brilla por su sentido del humor y al mismo tiempo por el compromiso que tiene hacia sus compañeros. De ahí en más todos los demás personajes son genéricos para mi gusto no siendo explorados por completo por motivos de trama.  Finalmente, mi mención honorifica a Demian Bichir, el cual su personaje aunque no fue muy explorado pone de nuevo a los mexicanos en franquicias reconocidas, lo cual personalmente me da mucho gusto.

La película visualmente es hermosa, dejando en claro que los efectos especiales expanden mucho la historia que en 1979 empezó como una película pequeña de bajo presupuesto, la fotografía así como las locaciones elegidas por el equipo de Scott son bellas representaciones de un mundo alienígena que se encuentra aquí en la Tierra (Australia & Nueva Zelanda).

En el departamento de audio Ridley Scott siempre se ha caracterizado por tener un sinfín de compositores y en el transcurso de su historia ha trabajado con los mejores que nos ha dado el séptimo arte, mencionando el ejemplo de Jerry Goldsmith para Alien (1979). De acuerdo al compositor trabajar con el director  fue muy complicado dado que terminó mutilando toda la banda sonora original con otra de este mismo de la cual compraron los derechos (Freud). A pesar de todo esto, el socre ganó una nominación a un Golden Globe ese año.  Adelantamos a 2017 y  tenemos al Australiano Jed Kurzel (Assasins Creed/MacBeth). La banda deja un buen sabor de boca evocando el sonido establecido por Goldsmith con su tema romántico para cuerdas,  para muchos amantes de la música como su servidor, más que un homenaje, es un testamento que el tema compuesto sigue tan bello, clásico y aterrador como cuando fue creado. Sin quitarle merito a Kurzel que hace buen uso de la orquesta y de los sintetizadores para crear un ambiente esterilizado donde las cuerdas marcan la emoción del descubrimiento y de la aventura mientras que los sintetizadores y percusión marcan los ritmos fríos y terroríficos de la serie. Para la banda sonora esto no es una emulación al estilo Superman II, esto es una banda sonora profesional bien orquestada y como pieza singular fuera de la pantalla grande es un elemento auditivo interesante, haciendo de lado lo cacofónico que se puede tornar en ocasiones.

En conclusión, con un arco argumental interesante, personajes menos genéricos que los de la película previa y una banda sonora singular, Alien: Covenant regresa a Ridley Scott al territorio que muchos fans ansiaban ver desde el 2012 con aquella película llamada Prometheus. De ninguna manera es una obra de arte y en muchas ocasiones la trama es un poco predecible (considerando el número de actores en escena, todos sabemos que va a pasar con la mayoría) sin embargo es un escalón en la dirección correcta hacia la conclusión de las precuelas (se presume que cuando menos dos películas más hacen falta para concluir la saga con Alien).  La película es recomendable y como consejo extendido amables lectores, asegúrense de ver Prometheus, o darle una segunda oportunidad así como ver los dos clips promocionales que salieron en el Alien Day (Abril 26), The Last Supper y The Crossing, los cuales son clips al puro estilo marvel que conectan de manera muy entretenida ambas películas.

Orlando González – es un apasionado coleccionista de chácharas, amante de las bandas sonoras y las películas de acción de los 80s.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Cinescopia   @Cinescopia   cinescopia.com

Equipo editorial de Cinescopia.


1 comentario

  • Orlando, esa película no le gustó ni a quienes la hicieron, qué clase de crítico eres? Exaltando sus “arcos argumentales interesantes” y los “hermosos visuales”, se nota que de arcos y de visuales no sabes un carajo.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*