Avengers: Infinity War, la definitiva aventura oscura cómica espacial

El universo puede estar tranquilo, y es que tras 10 largos años de alegrías y decepciones, de comedias, thrillers y aventuras, Avengers: Infinity War conglomera todo lo que la marejada de fanáticos, nerds, geeks, cinéfilos y/o “palomiteros” requería para saciar sus necesidades, expectativas y deseos. Y cuando me refiero a todo lo digo de manera literal, para bien y para mal, tanto todos los pecados cómo las virtudes de este Universo Cinematográfico se ven apretujados en 150 minutos para que la audiencia libere la endorfina suficiente y se deje llevar por una irrespirable narrativa de novela espacial, que a pesar de generar el suspenso necesario, no puede cumplir con la supuesta y prometida “épica” de la que todos sus aferrados fans y demás opiniones y críticas patrocinadas hablan; que si bien entretiene al por mayor con un ritmo vertiginoso, tampoco puede encausar algún combate o secuencia realmente memorable como sí lo hicieron sus mismos directores en sus dos pasadas participaciones (solo por mencionar ese par); y que si bien divierte a cada instante, no puede encontrar en su clímax “de acción” ese “impacto” tan emocionalmente requerido quedando todo en la artificialidad.

Comencemos por las virtudes, y es que a pesar de contar con más de 40 personajes “principales” en escena, los hermanos Russo se las arreglan para que cada uno cuente con “su momento”. Tanto en héroes como villanos (y nuevos agregados de ambos bandos), la habilidad narrativa de este par no sucumbe ante las excesivas exigencias de la historia, ayudándose también del trabajo previo del mismo Universo para solo recuperar un trasfondo fugaz y algunos cabos sueltos de los ejes principales. Solo quedaba un reto en el plato, y ese era el esperado y querido villano.

Sobra decir que Thanos es el ingrediente principal, el personaje protagónico y el eje en el que descansa toda la historia, tangentes y conflicto ¡Y sí! El Titán Loco se roba la película dejando en claro que Marvel ha mejorado su tratamiento antagónico con los años, justo a tiempo para ofrecer a este sociópata genocida espacial no solo un trasfondo creíble, sino una razón existencial que incluso lo hace justificable, empático y hasta razonable por momentos. A pesar de su presencia patrocinada por efectos, Josh Brolin dota al personaje de ciertos matices dramáticos que lo harán un manjar para los fans, y para los no tanto; el elemento más elogiable dentro de un film que también goza de los mejores diálogos y momentos, irónicamente fuera de la acción.

La evolución planteada pero aun así fugaz del villano parece adecuada para omitir varias cuestiones sobre su origen, cuna de poderes y varios etcéteras (error de Marvel al pensar que todos leen comics), lo que también nos lleva al primer fallo tal vez no propositivo del film, y esa es la poca evolución de los personajes heroicos (y los pastiches planos de los compinches antagónicos), los cuales se muestran tal y como se quedaron ¡Y no me refiero a la cronología de los eventos! Sino al tono que prevaleció en las últimas películas: la comedia.

Pobre de Thanos, él tan amenazante, creíble y cabrón, echando brutalidad, drama e intensidad en la búsqueda de sus gemas, y esta bola de humoristas profesionales echando chiste en cada diálogo que tienen a su disposición. El equilibrio del Titán no se refleja esta vez en el tono propuesto por los Russo. Si bien es cierto que ante tanta desesperanza y oscuridad deben existir esos momentos de relajación, parece que aquí todos los guionistas, actores y directores fumaron marihuana y se quedaron felices ante una posible aniquilación ¿Qué le pasó a este par? Los del thriller, los de la humana Guerra Civil; los hermanos cineastas habían mantenido a flote ese equilibrio en sus dos anteriores films, dejando que este dramón espacial se les fuera entre los dedos con una compensación de comedia excesiva que resulta forzada y por momentos desgastante ¿Será que Disney metió mucha mano?

Reparemos de igual forma en otro aspecto común en estos 10 años de Universo y que aquí ve consumada adecuadamente su reciclaje argumental (y no, no estoy hablando del motivo del villano, ya visto en variados otros relatos del subgénero), y ese es el del elemento “daddy issue”, recurso narrativo que no podía faltar en una película de Marvel y que aquí dota a Thanos de la profundidad necesaria para encausar un pre clímax dramático (ojo con una aparición sorpresa y estelar en dicha secuencia) que se come por completo el porvenir emocional subsecuente, y por ende el falso clímax de acción y artificial final.

Y he aquí la luz y sombra del film, que a pesar del buen manejo de fichas en 120 minutos, el aglomerado final dividido en dos entornos de conflicto y sin una batalla que en realidad resalte (para los que ya la vieron, pónganse serios y acepten que habían visto mucho mejores en los pasados 9 años), proveen al film de un impacto sentimental artificioso y sin la desbordante emoción que se pretende ¿Será culpa de que muchos aún siguen echando chiste ante la seriedad del problema? ¿O simplemente la elección de fichas de los Russo no fue la adecuada para muchos fans y/o no tan fans? O vayamos un paso más allá, mencionando que en esta ocasión ninguno de nuestros vengadores goza del planteamiento necesario para encausar esa sensibilidad (con excepción quizá de Tom Hiddleston y Zoe Saldana).

Multi personajes, tramas y misiones, chistes, maroma, efectos, batallas, daddy issues, más chistes, efectos especiales, guerras campales, muchos y nuevos escenarios espaciales, más chistes, inclusión hasta en su equilibrio, cambios de look, nostalgia, un villano elogiable, más chistes, sorpresas y demás aventuras espaciales ¡Un festín de 150 minutos que poco le faltó para ser un maratón animado de Disney Channel! Los fanáticos de hueso colorado y la audiencia en general no quedarán decepcionados y puede incluso que muchos hasta lloren, se impacten o sencillamente se pregunten ¿Qué carajos acaba de pasar aquí? Pero lo único seguro es que se reirán ¡Y mucho! ¿Es eso bueno o malo? Juzgue por usted mismo

P.D. Sobra decir que hay que escena post créditos ¿adivinen con qué? Con chiste final incluido ¡Firma de la casa papá ratón!

Calificación: 3/5 Disfrutable Mehhh (Pronóstico Palomero acertado)

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


6 comentarios

  • Saludos

    Que triste y oscuro debe ser el destino para que vuestra merced y este humilde mercenario renacentista estén de acuerdo en una película de Marvel, mi mayor ofensa en el filme fue como en dos escenas destruyeron todo lo que había construído taika waititi en Thor Ragnarok. Eso fue traición al personaje.

    Mis momentos favoritos fue el diálogo entre Thanos y Dr Strange, faltaron más momentos como ese en el que los personajes pudieran profundizar entre ellos.

    Entretenida pero muy alejada de Winter Soldier, incluso la primera de los Avengers se me antoja más.

    Saludos

    Responder
  • De acuerdo en todo; eso si la version doblada hace que los chistesn resulten aun mas hilarantes!!

    Saludos

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*