Avengers: Infinity War – El Titán por fin dejó su silla

Eterna fue la espera desde el 2012, cuando tuvimos el fugaz vistazo al titán morado Thanos en la primera entrega de Avengers, para poder ver todo el potencial del personaje y averiguar de qué manera culminaría la historia que Marvel había estado construyendo, dejando una pista por aquí y por allá, desde hace 10 años. No todo fue miel sobre hojuelas en este épico viaje, hubo tropiezos en el camino como la confusa Thor: The Dark World y la cochinada de Iron Man 2 (que para mí es la peor y decidí olvidar). Villanos y actores muy mal aprovechados como Christopher Eccleston en el papel de Malekith, Ben Kingsley como el falso Mandarín y Natalie Portman que acabo hartándose del “Marvel way”  y acertadamente decidió cortar lazos con Asgard. Pero también hubo gratas sorpresas: Guardianes de la Galaxia, Black Panther (a pesar de su pésimo CGI de consola de videojuegos los 2000’s) y la grandiosa Ant-Man, que es mi favorita hasta ahora. El final de este largo camino culminó este viernes con el estreno de Avengers: Infinity War, la cual funciona como la primer parte de una casi satisfactoria conclusión al arco narrativo de las Gemas del Infinito y a los Avengers originales. La premisa ya la saben, Thanos por fin juntó todas las Gemas que le dan un poder infinito y va a destruir todo el universo a menos que nuestros héroes lo detengan. El sabor que me dejó fue agridulce, una combinación entre esos tropiezos y sorpresas de los que divagaba. Por ello trataré de desglosar lo más rápido posible lo bueno y lo malo que vi en la Guerra del Infinito, la cual me gustó bastante pero tiene sus detalles y no hay que hacerse de la vista gorda al respecto.

Pero antes de entrar de lleno en el review, quisiera aclarar algo. Seguro están pensando que, como no me gustó del todo, debo ser lo que algunos llaman “Fan frustrado de DC”. Cuando hablé de Thor: Ragnarok, hice hincapié en lo vacía e innecesaria que es esta rivalidad entre las dos empresas de cómics. ¿Qué gano desechando a una o a la otra? ¿Qué me importa lo que le guste al otro?  Lo peor es que esta rivalidad es más creada por los fans que por los mismos estudios ya que actores de ambas casas trabajan juntos en otros proyectos sin que esto les importe, al fin y al cabo son películas y ya. Me declaro fanático de DC y Marvel, son dos sabores distintos y en la variedad está el gusto. No tendríamos a una sin la otra. Sin ir tan lejos, no habría Thanos sin DC. El escritor y artista Jim Starlin creó a Thanos como una combinación de dos personajes de DC: los nuevos dioses Metron y Darkseid (que Whedon quitó de Justice League). Ambos fueron creados por el inigualable Jack Kirby, ¡que también co-creó todo el universo Marvel! Todo se cierra, así que dejen de pelear una riña que no tiene objetivo claro ni razón de ser.

Es más, sólo porque ya me enojé voy a empezar con lo negativo y a soltar spoilers. Advertidos están.

Lo malo

Total que ahí estaba yo en la sala de cine, junto a un asiento forrado con bolsas de basura (¿qué pedo Cinépolis?) y vistiendo mi playera de Thor cuando hice mi primer coraje. “Asgard es su gente”  fue la reflexión que Odín dejó a su hijo antes de partir, esto llevó al nuevo rey a no aferrarse a un lugar y rescatar en una nave a cuantos asgardianos pudo para iniciar un nuevo capítulo en su historia, pero no contaban con la llegada de Thanos. La película inicia con la nave de rescate después de haber sido arrasada por el titán y sus secuaces. En pie sólo quedan Hulk, Thor y Loki, aunque éste no por mucho. Thor presencia la muerte de su hermano a manos de Thanos y jura venganza sólo por él. He aquí la primer inconsistencia y la falta de continuidad que caracteriza a Marvel, Thor parece olvidarse por completo del genocidio que sufrió su pueblo en el ataque, el mismo pueblo que salvó horas antes. Todo el emotivo discurso de Odín valió madres porque estorbaba a la nueva historia que se va a desarrollar y al fin al cabo sólo murieron extras ¿no? ¿Pues qué pasó entonces con Valquiria y Korg? Ni una mención a los fieles compañeros que lo acompañaron al Ragnarok y a quienes vimos por última vez en esa misma nave. Es entendible no haber metido más personajes a la ya saturada película, pero descartarlos como si no hubiesen existido es un error imperdonable para cualquier escritor con un poco de sesos, así como también lo es obviar el arco anterior del personaje. Y en la misma línea va el hecho de que Loki haya querido atacar a Thanos con una simple daga, siendo que él era el único que ya lo conocía y sabía su poder, aunque creo que es otra de sus características muertes fingidas y lo veremos pronto.

Mark Ruffalo, ¿qué te han hecho? El papel de Bruce Banner/Hulk fue degradándose tan sutilmente en cada aparición hasta finalmente ser solamente el personaje que suelta más chistes. No le dieron al actor lo suficiente para trabajar, acabó haciendo cualquier cosa y se nota. Hulk perdió toda la solemnidad, profundidad y poder que Edward Norton le imprimió en el 2008. Esa versión de Bruce Banner bien podría haber sido un gran líder de equipo muy por encima de Tony Stark. Por eso no podemos tener cosas bonitas.

A pesar de lo sorprendentes que llegaban a ser las escenas de acción, el tenerlas divididas en dos o tres escenarios al mismo tiempo llegaba a ser anticlimático en varias ocasiones. Comprendo también que por el número de personajes era difícil generar un desarrollo de los mismos dentro de la historia, la gran mayoría sólo fueron vistos muy por encimita (salvo Thanos) y por ese lado se sintió un tanto hueca la narración. Fue más estilo que sustancia.

Si lo pensamos bien, las motivaciones y actos del gigante morado no tienen tanto sentido. Su meta es crear un universo más sustentable y controlado con el fin de evitar se repitan catástrofes como la que arrasó a su planeta. Bien podría conseguir estos objetivos cambiando la realidad misma, creando recursos, cambiando hábitos, etc. Pero nah, mejor decide lograr eso matando a medio universo. En la historia original del comic, tiene sentido el genocidio universal porque quiere impresionar a la misma Muerte para que sea su pareja. Aquí sólo es porque puede y nos chingamos.

Los chistes cada 30 segundos…los malditos chistes. Más el súper explotado de Thor contra un cristal, Kenneth Branagh debe estar arrepentido de haberlo traído al mundo.

Lo bueno

¡Por fin Marvel logró un buen villano! Valió la pena esperar a Thanos. Josh Brolin logra exitosamente varios matices y capas en el personaje, así como la imponente presencia que demandaba llevarlo a la pantalla grande. En la breve aparición que tuvo en la primera parte de Guardianes de la Galaxia parecía otro villano plano hecho en CGI más para el montón, pero que bueno haberme equivocado con esa primera impresión. El resultado final está bien equilibrado, construido y hasta resulta emocionalmente complejo. Ojalá su interpretación de Cable en “Deadpool 2” esté a la altura del titán loco.

Cada personaje tiene su momento para brillar, aunque unos lucen más que otros. A pesar de la ‘batmanesca’   introducción del Capitán América y de la pelea entre Thanos y Tony Stark, son Thor, Dr. Strange y Wanda quienes se llevan la película. Supieron explotar bien sus poderes y lograr las más impactantes escenas de la historia. La Bruja Escarlata adquirió más motivación y seriedad que en sus anteriores apariciones, la empoderaron y su participación resultó excelente.

Red Skull dejó a más de uno con la boca abierta, no sólo por su sorpresiva reaparición después del decepcionante final que tuvo en “Captain America: The First Avenger” sino porque era otro actor y nadie se dio cuenta. Hugo Weaving no regresó al papel del archienemigo de Steve Rogers y ahora quedó a cargo del medio conocido Ross Marquand de The Walking Dead. Lo imitó a la perfección y aplaudo el regreso del antagonista.

Inicialmente me había molestado que Ant-Man no fuese parte del desmadre pero, dadas las implicaciones del final, asumirá un papel importante en la 4ta parte. Además, ya hay fotos del set en dónde se le puede ver. Ant-Man rifa, dejen de ningunearlo.

En conclusión, Avengers: Infinity War cumple con lo esperado tras los 10 años de construcción de la saga. El final que pretendía ser emotivo no tuvo mayor impacto en mí ya que es obvio que regresarán casi todos, y volveremos a verlos patear traseros en las siguientes películas ya anunciadas. Resulta anticlimática tanta forzada emotividad sabiendo que Disney es quien ahora maneja la franquicia, no me sorprendería si mañana reviven a la mamá de Bambi. Así son. No es la mejor película de Marvel (aunque los críticos embolsados por el ratón digan eso con todas) pero es sin dudas un espectáculo que merece ser visto en pantalla grande. Valió la pena esperar a que Thanos dejara su silla.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Markovich   @ChocolateBono  

Observador de la escena humana dentro y fuera de la pantalla. El cine y el chisme son de mis cosas favoritas, así que heme aquí. Yo sólo doy mi opinión, al final tú decides.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*