Las 20 Mejores Películas “Alternativas” para Navidad

¿Estás cansado(a) de ver Mi Pobre Angelito? ¿Qué te repitan que Duro de Matar es una película navideña muy diferente? ¿Los Grinch, los Gremlins, los Jacks, los Schwarzenegger ya te tienen hasta el copete? Entonces esta será tu lista fílmica preferida de navidad , para que le florezca su “hípster” decembrino interno, te quedes todo(a) cascarrabias en casa odiando a Santa Claus y/o le presuma a tus amigos ya migas que lees Cinescopia y te sabes más películas que la Santaclaúsula 1, 2 y 3

¿Noches de paz, de amor y de buen entretenimiento cinematográfico? Solo con Cinescopia ¡Feliz navidad con 20 películas alternativas para estas fechas!

 

Krampus (Michael Dougherty, 2015)

 

Muy infravalorada cinta de terror adolescente navideño que se sostiene gracias a la inclusión de elementos que crean añoranza y empatía con los productos de otras décadas, pero que al mismo tiempo se distingue por una combinación fresca de humor y horror, este último sazonado con criaturas y botargas ciertamente tétricas. La cinta de buenos momentos se centra en una figura mitológica no tan explotada en el cine: El Krampus, el antónimo de San Nicolás venido del folclor europeo que viene por los escuincles que se portan mal; si bien carece de un reparto y actuaciones destacables, el novato director se las ingenia para encausar una excelente impresión de ritmo y terror light dentro de una atmósfera navideña surrealista que saca sonrisas y si, hasta algunos y genuinos sustos gracias al diseño de sus personajes (hay un cabrón payaso oruga que no les recomiendo a los chiquitines) ¡Pero claro! No crean que se librarán de la moraleja final

 

The Dark Valley (Andreas Prochaska, 2014)

Vaquero gringo busca de venganza en los nevados suelos de las montañas germanas bajo un hermoso paisaje blanco que poco a poco se teñirá de rojo para así poder albergar los clásicos colores “navideños”. El director mezcla aspectos espirituales retorcidos en una comunidad utópica y poligamita bastante inquietante con el convencional planteamiento del western, donde este extraño será el foco de atención de varias muertes suscitadas entre los miembros de la familia dominante. Delimitada en el cuadro invernal y bajo la narración de una de las víctimas, The Dark Valley transcurre bajo un ritmo semi lento aderezado por una extraordinaria ambientación, correctas actuaciones y una banda sonora de ensueño, donde el tema Sinnerman se cimienta como eje narrativo y hace su aparición al principio y final de la cinta como un particular elemento de cohesión argumental.

 

Bad Santa (Terry Swigoff, 2003)

Si usted prefiere la comedia desmedida de tintes navideños, esta película es la más decente que se va a encontrar en el mercado. Olvide usted la dirección, la historia predecible y la moraleja de redención incluida salida de la clásica interacción entre un adulto hijo de la chingada y un escuincle carismático, y solo centrémonos en el excelente trabajo actoral de Billy Bob Thornton como un empleado de centro comercial, alcohólico y criminal, que en cada navidad se viste de Santa para planear su fechoría. Lo destacable de este film es que la historia toma todos los elementos navideños para transgredirlos en un loable humor negro sin los excesos físicos y de lenguaje que las estupideces más recientes suelen proyectar, recurriendo a un diálogo más fresco y sarcástico que hacen la experiencia bobalicona totalmente divertida.

 

Catch me if you Can (Steven Spielberg, 2002)

Basado en la autobiografía criminal de Frank Abignale Jr., Spielberg sitúa a la navidad como un elemento narrativo de gran relevancia dentro de su desarrollo, pues es en dicha fecha cuando el escurridizo y carismático estafador ve progresivamente cambiar su suerte debido a la conexión emocional con el único amigo capaz de poder confortarle en su largo escape y soledad, el cual irónicamente resulta ser su mismo captor. Por otra parte, el estilo visual y familiar de Spielberg se encarga de ensalzar el contexto en cada oportunidad dando la coherencia e importancia necesarias para que dichos momentos doten al relato del misticismo navideño requerido (¿Recuerdan la aprehensión final con el grito de Merry Christhmas para darle por fin un significado a ese suceso?). Una excelente y cautivadora cinta para salirse de ese cliché, apta para toda la familia y con una premisa fresca y ágil que no solo incluye el valor navideño de la amistad, sino también serios daddy issues

 

Batman Returns (Tim Burton, 1992)

Ya se acababa la carrera de Tim Burton (si… en 1992) y el greñudo aun fue capaz de hacer un especial navideño sobre Batman lo bastante entretenido como para ser considerado de manera digna dentro de la carrera cinematográfica del murciélago. Si bien la oscuridad de su atmósfera prevalece con un diseño de producción sombrío y una gama de villanos que van de lo grotesco a lo erótico pasando por animales y criaturas navideñas diabólicas, la madurez de su narración se merma tal vez con uno de los primeros ejemplos del mal uso antagónico en su proliferación y exacerbación de personalidades (aunque le perdono todo a esa mega sensual gata Michelle Pfeiffer). A pesar de ser más caricaturesca, menos estructurada e incluso en su intento por serlo, menos chistosa que su antecesora, el Batman navideño logra colarse como un producto recomendable de alto entretenimiento decembrino.

 

Goodfellas (Martin Scorsese, 1990)

Ningún momento como navidad para pasarla en compañía de la familia y de los queridos amigos o colegas de trabajo, para la convivencia y celebración de los logros del moribundo año y los preparativos y propósitos del siguiente . Eso sí, intenta guardar bien las apariencias y no demostrar que eres un ratero mafioso que acaba de dar un golpe extraordinario, pues aun cuando puedas pensar que sería una fantástica idea ser tú mismo Santa Claus y proveerte de hartos regalos, tus jefes no podrían compartir tu sentido material navideño y asesinarte por poco profesional. Varios años, varias fiestas, varias situaciones en la vida de 3 amigos mafiosos en este extraordinario cuento de hadas criminal y en donde DeNiro, Pesci y Liotta entregan formidables interpretaciones. Aunque Goodfellas no conlleva una premisa navideña como tal,  el cineasta estipula dicha temporada como la plataforma para exponer el conflicto y motif principal en una fiesta decembrina a la que muchos no hubieran querido asistir si hubieran conocido las mortales consecuencias.

 

Man of Steel (Zack Snyder, 2013)

Incluso entre la comunidad católica- cristiana, con tanta mercadotecnia y responsabilidades sociales se olvida que la festividad conocida como “Navidad” tiene como objetivo celebrar al nacimiento y cumpleaños de Jesús, el mesías y salvador del mundo para estas creencias. Pues bien, he aquí quizá la más obvia y conocida, pero menos aceptada adaptación del cuento del nacimiento, vida, pasión y muerte de Cristo: Superman, el cual ve en esta infravalorada renovación quizá su testamento más desvergonzado y referenciado hacía con la historia de la Navidad en Belén, perdón, en Krypton, en una pobre posada, digo… escondido en la casa de Jor-El  para consecuentemente ser enviado por el padre a salvar a la humanidad (con todo y que lo persigue Herodes, perdón de nuevo, el General Zod). Odiada por muchos, alabada por otros, la reinvención del Hombre “Jesucristo” de Acero es todo un evangelio de resquebrajamientos de paradigmas y fórmulas caducas del cine de superhéroes que resultan un destacable logro para dicho subgénero ¡Amén!

 

Life of Brian (Terry Jones, 1981)

Ningún momento como navidad para recordar el momento exacto y a la figura de donde procede tal festividad llena de alegría, paz, amor y fraternidad. Eso sí, solo no te equivoques de puerta, pues como los reyes magos pudiste haber confundido por momentos el nacimiento de Jesucristo con el de Brian, un desdichado judío al cual muchos incautos verán como el mesías, llevándolo tras una serie de infortunios también a ser crucificado en un calvario muy distinto al de Jesús, pues ahí no se desatarán milagros, la lucha del bien contra el mal o el antisemitismo de Gibson ¡No! Ahí todo será fiesta y regocijo cuando todos entonen “Siempre mira el lado positivo de tu vida”. Indudablemente la mejor obra del colectivo Monty Phyton es una sátira del espiritualismo y creencias del evangelio cristiano – católico que bajo su sentido del humor agrio  imponen un cuestionamiento complejo y clave en un segundo plano narrativo ¿Cualquiera pudo haber sido el Mesías no? Pobre, pobre Brian.

 

Tangerine (Sean Baker, 2015)

En la víspera de navidad, una prostituta travesti que acaba de salir de prisión busca a su chulo – novio para confrontar su infidelidad. Relatada en un solo acto, esta gran cinta independiente cuenta con la fuerza narrativa de ser brutalmente real; con su comedia involuntaria y su sucia pero genial propuesta visual que íntima en todo momento con sus dos principales “heroínas”, esta oda navideña recorre las calles y la interacción entre este submundo en la búsqueda por el abandono de la soledad y el sentirse simplemente parte de una enfermiza estructura familiar dentro de la tan ansiada época. Tan dura como ligera de apreciar, y dejando de lado la temática LGBT que la precede, no les sorprenda que este intimista diálogo logre colarse como un nuevo clásico navideño en muchas otras listas por venir.

 

The Godfather Part I & II (Francis Ford Coppola, 1972 & 1974)

Si algo tiene la cosa nostra es un alto e inquebrantable sentido navideño y de fin de año, donde incluso de manera simbólica sufren las más grandes traiciones desde dentro y fuera de su familia; en la primera parte, tratando de asesinar a Don Corleone en las vísperas de navidad y raptando al hermano adoptivo saliendo de las compras navideñas; en la segunda, con el legendario beso de la muerte entre hermanos en ese fiestón revolucionario en Cuba. Obvio que al pequeño Michael no le trajeron los regalos que pidió cuando era chico, pues se ve que el nuevo Don quedó bastante resentido y sin ese tan básico valor del perdón que promueve la humanidad y el eterno espíritu decembrino y familiar. Sin duda el mejor nivel fílmico americano, en las primeras dos de su saga Coppola despliega un retrato brutal de la mafia con varios de los momentos más icónicos en la historia del cine. Apta para estas y cualquier fecha.

 

Tinker Tailor Soldier Spy (Tomas Alfredson, 2011)

¿Pero qué carajos hace esta cinta en una lista de navidad? Si ustedes recuerdan (y si no más les vale volver a verla), este excelente drama de espionaje ve en su resolución y clímax, ambientado en una fiesta de navidad (posada para los compas), la revelación de todos los cabos sueltos desarrollados a través de su trama, no en el aspecto y tono thriller que se propone, sino en la interacción personal y emocional de cada uno de sus inmiscuidos (perfectamente comparados con fichas sobre un tablero) que al final resultan el principal factor de las causas y consecuencias dentro de este relato de traición y en donde nada es lo que parece. Sin duda uno de las finales más sobresalientes y elegantes de las últimas décadas, es imposible recordarlo sin comenzar a tararear los acordes de La Mer de Julio Iglesias, y por supuesto, Gary Oldman en estado histriónico de gracia

 

El Día de la Bestia (Alex de la Iglesia, 1995)

Un sacerdote obsesionado con el anticristo recibirá la ayuda de un vendedor de discos metalero y de un fraudulento psíquico televisivo para detener el nacimiento del demonio y el posterior fin del mundo dentro del mundo underground español en plenos días navideños y vísperas de año nuevo. Una trinidad santísima en estructura, química y desenvolvimiento narrativo y actoral que Alex de la Iglesia lleva al límite en lo que sencillamente ha significado su mejor obra. Comedia negra sin igual, El Día de la Bestia contiene los simbolismos cristianos, ocultistas y espirituales adecuados para no solo divertir y tener atento al espectador, sino también para dimitir en un par de horas las creencias cinematográficas previas y adentrarse a un ambiente en donde la excelsa y oscura fotografía de una Madrid casi apocalíptica se cierne sobre nosotros para desplegar un enfrentamiento entre el bien y el mal único y alejado de los clichés. .

 

In Bruges (Martin McDonagh, 2008)

Navidad en Brujas, dos gánsteres escondidos, un jefe del hampa encabronado pero con mucho espíritu navideño y una película de tintes cómicos – dramáticos maravillosos. Quizá sea el gran nivel actoral sostenido por GleesonFarrellFiennes que denotan una fastuosa química, o tal vez su fuerte humor negro adornado con sutiles críticas religiosas y sociales ¡Incluso hacia la producción fílmica! O simplemente se deba a uno de los guiones más frescos del género en años convertido en un entrañable y ciertamente navideño, esperanzador y redentor relato mafioso, pero lo cierto es que este golpe de suerte artístico y directivo de grandes momentos narrativos y actorales puede ser percibido desde una fábula decembrina hasta un relato gansteril muy oscuro y cínico, pero siempre precedido por su originalidad. ¡Imperdible para la época! (postdata: La mejor actuación de Colin Farrell)

 

Fargo (Joel & Ethan Coen, 1996)

Con la presencia constante y protagonista de la nieve como uno de los testigos del crimen, los hermanos parecen ir improvisando sobre un lienzo blanco lo que en realidad es una actualización remota y formidable de su primera cinta, Blood Simple, y que aquí ve su evolución argumental y narrativa con un thriller detallado y de lógica y desarrollos perfectos, suscritos como es costumbre a una serie de infortunios que de manera única en el género nunca se entrelazan con la estructura de su protagónico, dejando que su pureza y hasta ingenuidad resuelvan por consecuencia un crimen de lo más brutal y estúpido. Pero ¿por qué sería navideña? Más que por su blanca ambientación, definitivamente por el puro espíritu de su heroína, una Frances McDormand entrañable como la detective más tierna de la historia que en su secreta identidad es una futura madre tan abrazable y dulce que bien dan ganas de llamarle “Sra. Claus”.

 

The Gold Rush (Charles Chaplin, 1925)

¿Alguien se ha preguntado o notado porque el vagabundo celebra la cena en el día de acción de gracias y la fiesta en el año nuevo saltándose la cena de navidad? Un dato curioso sin explicación narrativa alguna que sugiere que Chaplin simplemente planteó dicha época de manera astuta colando elementos (Como el árbol de navidad) que nos sitúan durante su clímax dramático – romántico en este lapsus de tiempo ¿Será que la percepción de la soledad en dicha fecha para el americano es más triste e intensa que durante las otras dos festividades? (¿O simplemente no recuerdo?) Como sea el caso, Chaplin era un genio capaz de trasladar al espectador del humor a la depresión en cuestión de segundos, creando una empatía inexplicable y única hacía con su entrañable personaje. Un  clásico del cine mudo debe de apreciarse imperativamente en estos días.

 

Jagten (Thomas Vinterberg, 2012)

Maestro de la tortura e introspección psicológica, las declaraciones falsas de una afectada niña perjudicarán a su maestro de kinder, el cual será tachado de pederasta entre sus amigos y comunidad. Vinterberg por supuesto no podrá dejar pasar la oportunidad de proclamar una catarsis acorde a su conflicto, por lo que el afectado acudirá en la noche de Navidad a la Iglesia frente a la comunidad que lo juzga . Aquí pasarán 2 cosas, la primera, uno de los desempeños actorales más fastuosos de los tenga memoria, en donde Mikkelsen desnuda y auto destruye su alma, entregando una confrontación fulminante frente a su “mejor amigo”, el cual a través de la mirada da cuenta de la verdad y de la hipocresía e injusticia con la que se ha tratado a Lucas; la segunda, el nivel narrativo de Vinterberg, el cual imprime a la secuencia del timing y suspenso perfecto para la implosión y explosión humana ¡Maravilloso! Una de las mejores secuencias dramáticas de los últimos 10 años.

 

Eyes Wide Shut (Stanley Kubrick, 1999)

Ya he hablado lo bastante sobre esta película y su significado decembrino, así que resumiendo cuentas la última cinta del Maestro puede ser visa también como su más compleja: Relación de pareja, erotismo y thriller; todo ello un engaño propositivo para encausar la redención matrimonial en vísperas navideñas ¡Que grande era Kubrick! Desarrollar una odisea tan pintoresca como oscura sin pudor para solo demostrarnos la expiación y la esperanza del amor bajo un marco totalmente navideño. Caro que Kidman y Cruise tuvieron mucho que ver, dos actores en su apogeo, realmente casado y presionado por uno de los más reacios geniso directivos en ese plano; ese y muchos otros factores (Mejor desmenuzados aquí), hacen que esos Ojos bien cerrados se abran con la promesa de un mejor nuevo año.

 

Silent Night, Deadly Night (Charles E. Sellier Jr., 1984)

Clásico del serie b que que se aprovechó del apogeo del slasher para desatar una de esas películas tan absurdas que en lugar de horror, desata un humor tan incomodo como accidental en su serie de asesinatos y chichis, muchas chichis. La historia de un trastornado joven que se viste de Santa Claus para hacer con un hacha un destazadero de gente por su vecindario (a raíz de que sus padres fueron asesinados frente a él por un tipo también vestido como Papá Noel) no goza del espíritu navideño, pero si de la honestidad para no hacernos perder el tiempo con sus muy entretenidos 75 minutos de duración, en donde el director se toma el tiempo para desatar la furia de este cabroncito dañado para la última media hora, dejando que el relato fluya de manera espontánea en una espiral de violencia y entretenimiento del mas bajo presupuesto.

 

The Apartment (Billy Wilder, 1960)

Hermoso ejercicio fílmico que tal vez nos muestre el verdadero significado de estas fechas sin tan siquiera centrarse en el aspecto navideño como eje principal de su trama: la unión. Dos almas desdichadas y solitarias entrelazadas de manera casi fortuita consagraron a esta joyita como una de los cimientos de la comedia y del romance. Que el aspecto navideño casi se obvie no es más que otra genialidad narrativa, una en la que la atención del espectador se postra sobre los aspectos humanos: debilidades, vicios, infidelidades y secretos, que al final son vencidos por la conexión amorosa y la soberbia química actoral entre Lemmon y MacLaine. Definitivamente, si uno se quiere poner cinematográficamente navideño, dejemos el drama, el terror, la comedia y la fantasía de lado, y celebremos estas vísperas dentro de un apartamento junto a estos dos extraordinarios, conocidos y reales seres.

 

Cicha Noc (Piotr Domalewski, 2017)

Interesante drama polaco perfectamente adepto a la temporada y que el pasado año arrasó en los premios fílmicos de su país, recolectando en su totalidad 18 galardones. Reseñado y analizado a profundidad por nuestro experto en cine europeo Manuel Estebán Gaytán aquí, la historia va de un hombre que, tras pasar unos años trabajando en el extranjero, regresa a su casa familiar en Navidad sin que ninguno de los miembros de su familia conocieran sus planes secretos ni la verdadera razón de su visita. Como resultado tenemos una tragicomedia que sin bien transcurre en escenarios convencionales, presenta una buena exposición y equilibrio entre sus simpáticos tonos cómicos y sus intensos momentos de drama. Sin duda para los amantes de cine del viejo continente, esta es una excelente opción previa a su tradicional juntada familiar.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


8 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*