Paraíso Perdido: Ojalá que nadie lo encuentre

Mal, mal, mal, todo está del nabo con Paraíso Perdido, vaya, ¡ni el título carambas! Si usted “googlea” paraíso perdido, lo primero que se aparece es la cara de Benicio del Toro con la película Escobar: Paraíso Perdido (muy mala también por cierto).

Un viaje romántico. El caribe mexicano, aguas cristalinas, exuberantes paisajes repletos de mangles, una bella pareja (Ana Claudia Talancón e Iván Sánchez) viajando en un velero con un nada agraciado cuñado (Andrés Almeida). El trío dinámico se adentra en una misteriosa isla que se les atraviesa en el camino equipados con una botella de agua y un Coppertone del número 2.

10644385_10153822058214713_2148559130575509757_o

Humberto Hinojosa (I Hate Love) nos engaña desde el primer momento: inspirada en hechos reales. ¿Cuál hecho real? Por favor señor Hinojosa, dígame ¿de qué hechos o historia real está hablando? Porque si algo me dejó su película fue la incredulidad de que algo así sucedió. Es en serio, salí decidida a investigar quién fue la mujer vivió esa experiencia, y claro que esperaba encontrarme con algo así como The Impossible (2012), pero no, nada. No encontré nada.

Una cosa es leer un reportaje sobre las operaciones clandestinas del narcotráfico en esas pequeñas islas y otra muy diferente es tener una historia verdadera en donde una escuálida mujer, sin más arma que un diminuto bikini, sale bien librada de una banda de despiadados matones de acento colombiano. Bajo cualquier otra circunstancia me disculparía por el spoiler, pero la verdad es que el final de la película ya estaba echado a perder desde antes.

1622880_10153821991084713_9206800217543963213_n

La Señora Lucero Solórzano, y otros tantos críticos besa traseros, aseguran haber estado al filo de la butaca. Mi compañero y yo estábamos con el pendiente de no tirar las palomitas por quedarnos dormidos.

De entrada todo parece ir muy bien, los cinco primeros minutos prometen. Muy buenas tomas de los paisajes y un siniestro y solitario personaje, al que nombran, “El niño” (Raúl Briones). El Niño acecha en una isla desierta cuchillo en mano. Dos minutos más tarde, me comienzo a cuestionar ¿el porqué de la bolsa de plástico en la cabeza si no hay nadie más en la isla? Mire que nada más Guillermo del Toro puede hacer ligeramente terrorífico un pedazo de tela y dos botones. El caso que su “temible” personaje pierde la gracia un poco más adelante.

12474023_10153821992354713_5471345490333764756_o

Después de su efímera promesa, vamos a tener largos minutos de enalzar con tomas espectaculares los atributos físicos de dos de sus protagonistas, sobre todo los de la señorita Talancón. Vamos a tener acercamientos, tomas panorámicas, tomas aéreas, planos picados, planos contrapicados y hasta los planos que no se han inventado aún para mostrar un bello y pecoso traserito.

¿Guion? Cero, nada, ausente, nulo, ¡no existe! Anton Goenechea y Humberto Hinojosa no logran un argumento que se mantenga, sólo prometen y no cumplen, así como Peña para que me entienda. Hace falta mucho más que correr sollozando para crear suspenso. Hace falta que sus actores actúen, digo, para empezar. ¿Y la intriga? ¿Y ese instinto de supervivencia que nos lleva al límite? ¡El miedo! ¿En dónde carajos está el miedo?

1913938_10153822058339713_8826079173790566419_n

Rodrigo Dávila (Motel) les hizo un score bastante decente, que al menos a mí me sirvió para pensar: ¡ahora sí va a pasar algo!, ¡no, espera, ahora sí! Pero no, no pasó. Tan no pasó que a los sesenta minutos dices: ¡ya chole con la musiquita!

A ustedes les consta que siempre me aferro a rescatar algo bueno de una película, más cuando de cine mexicano se trata. En esta ocasión no tengo nada que rescatar. Bueno, tal vez puedo sugerir que hagan un comercial de alguna bebida alcohólica con las primeras escenas en el velero. O tal vez puedo aprovechar este breve espacio para pedir que dejen de devastar los manglares en la Riviera Maya. La vida y la belleza de la zona dependen en gran medida de ellos. Gracias Sr. Hinojosa por hacerlos ver tan bonitos, debería donar sus tomas a la SEMARNAT.

Etiquetas:  


13 comentarios

  • Creo que la parte mas triste de esta reseña es notar que no hubo otras opciones que ver en el cine… o por lo menos nomas querian comprobar que la critica que mencionan recibio el payolazo…

    Responder
    • Me presenté en la sala sin antecedentes de la cinta. La persona que me invitó me dijo que tenía buenas críticas pero no supe de quién hasta que salimos de la sala decepcionados. No nada más nosotros salimos así, las pocas personas que estaban en la sala se cuestionaron lo mismo. Ya todo lo que vino después pues fue por tomarlo en broma. En efecto había otras opciones, pero esta vez iba de invitada y aunque yo soy mucho de echarle porras al cine mexicano, esta vez no había de qué agarrarse. Lo siento!

      Responder
  • A mi nada mas quitenme el pendiente de en cual de las películas de Guillermo del Toro hay un niño con tela y botones en la cabeza. Digo, estaria demasiado amateur decir que hablan de “El Orfanato”…
    Espero que yo haya leído mal porque de que sacan el cobre, lo sacan y bien gacho.

    Responder
    • En efecto, siento terminar de decepcionarlo, pero es en El Orfano en donde sale un niño con una máscara sin chiste, (menciono a Del Toro por su participación en el diseño del personaje, porque hasta donde yo sé él tuvo que ver con eso, además de la producción de la cinta). Hice la referencia porque una bolsa de plástico con tres hoyos vino a quedar sobrada en una isla desierta. Además si esa máscara es quita y pone pues ni al caso. Yo sólo pensaba en el calor que estaba haciendo y el pobre hombre con esa cosa en la cabeza. La película no deja de ser una suma de errores. Lastima de producción.

      Responder
      • Pues no, no tuvo que ver en nada mas que en poner el dinero para la produccion (productor ejecutivo) y un Guillermo del Toro presenta antes, el diseño de personajes, el guion y la produccion en general de la pelicula corrio a cargo de otras personas. Entonces, ¿Cual es el mono con tela y botones en sus peliculas?
        ¿O me va a salir conque la direccion de El Extraño Mundo de Jack y la animacion de la misma le quedo bien chida a Tim Burton?
        Una cosa es dirigir y otra muy distinta es producir algo (o escribirlo o crearlo segun el caso) no hay que difuminar tanto esa linea que es bastante distinta entre uno y otro rubro dentro del cine. Abusada.

        Responder
        • Créame que el rol del señor Del Toro lo tengo bien identificado en esa película. Permítame aclarar algo, el comentario sobre la máscara de tela era más que nada para demostrar que para crear un personaje cuya sola presencia inspire el miedo de un diseño tan sencillo, solo el Sr del Toro. De lo demás que acusa, grita y se rasga sus vestiduras ni al caso desde su primer comentario, ya que al parecer esta hablando de un tema completamente ajeno a la película en cuestión.

          Responder
          • Pues no entiendo cual mono dice usted porque al que hace referencia es autoría de alguien mas. Así de simple.

  • Desde hace un buen tiempo los leo y, en su mayoría, me agradan los aportes que hacen (a pesar de que no siempre coincido con la opinión de todos los autores). Creo que hay cosas más gratas que evidenciar a otros ‘críticos’ de cine en su página y redes sociales, se siente un tanto mal vibroso y con aires de superioridad.

    Ojalá no mal interpreten mi opinión, lo dice una fiel seguidora del pronóstico palomero, recomendaciones y demás.

    Saludos

    Responder
    • Voy a tomar la palabra aquí ya que también en el palomero le tiramos duro en esta ocasión a Lucerito estimada
      Primeramente le agradezco seguirnos y no se preocupe, entendemos la crítica que nos hace totalmente respetable. Sin embargo como lo mencione en twitter, a veces algunos críticos hacen ver con sus argumentos pagados falsedades del cine. Respeto la carrera de Lucero ya que por ella tenemos muchas coberturas en Cannes o estrenos indies que podemos escuchar o sintonizar a la orden día en sus programas, sin embargo en esta ocasión si nos animamos a tirarle un poco de carrilla y sarcamo duro debido a que a veces se extralimita engañando, yo pienso, a los lectores y respetable audiencia mexicana ¡No se vale!

      Aun cuando nosotros no nos consideramos superiores, sino todo lo contrario, independiente y sin pretensiones como ud bien lo sabe ya que ns ha seguido, sinos sentimos con la responsabilidad y liberad de denunciar cositas como estas, esos argumentos pactados que parecen más el encargo que una opinión

      Saludos estimada y de nuevo, gracias por seguirnos y por su apoyo

      Responder
    • Le agradezco su comentario. El objetivo del blog no es hablar ni bien ni mal de otros críticos, sino de exponer nuestra opinión, personal y sin ningún compromiso, sobre una película. En este caso en particular se mencionó la recomendación de otro crítico, porque basada en esa información fue que la vi. A manera personal creo que recomendar una película como esta hablando maravillas que no tiene cae hasta en la falta de responsabilidad civil, si tomamos en cuenta que el precio de un boleto es de 70 pesos aprox., lo cual equivale a un salario mínimo diario. No se vale llevar a la gente con engaños al cine. A nadie en la sala le gustó la película, no había mucha gente en la sala pero todos salieron decepcionados. No es una cuestión de superioridad para nada, es simplemente hablar con libertad sobre ella. Gracias por su comentario.

      Responder
  • Película mala por donde se le mire, no cumple ni como película palomitera, salí de la sala de cine antes de terminarla. Actuación, trama,música, todo cutre cutre.

    Responder
  • A mi. Me gustó, la vi en mi cama a la noche con mi jermu, y la verdad a veces si qué te ponía nervioso. Algo logrado es lo que hacen los personajes. Lo que haríamos personalmente nosotros si saber usar un arma, si saber a donde ir y más si nunca emos matado a nadie. La verdad bien no excelente pero safa

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*