TOP 5: El Socialismo de Stalin cambia el rumbo del 2018

En el último trimestre del año comienza a asomarse cierta calidad, resultado de la distribución tardía de las concursantes de los Festivales de Sundance y Berlín y uno que otro film perdido en el tiempo y que apenas pudo salir a su estreno en cartelera durante el año en curso. A pesar de que las  mejores cintas seleccionadas por nuestros autores y que se mantienen en la cima gozan de ser innovaciones gratas para los rubros de la animación y los géneros de la comedia, el drama, el thriller y el terror, cabe destacar que dos de las 5 son producciones que datan del 2017 (estrenadas en 2018), tapando la baja de calidad del cine gringo y de la aún tardía llegada de los films de Cannes, Venecia y Toronto a la cartelera norteamericana ¡ya no digamos a la latina!

Con respecto al mes pasado ya algunos productos comienzan a apretar en la parte baja, esperando un mayor empuje en la recta final del 2018.

METODOLOGÍA: Los estrenos valorados en nuestra votación (TOP 5), incluyen a todas aquellas producciones con fecha del 2018, o bien, aquellas del 2017 que vieron su estreno en carteleras latinas de marzo del 2018 en adelante (después del cierre de la temporada 2017 con el Oscar que acaba de pasar).

Cabe resaltar que la final de nuestro resumen y ranking se encuentran también los lugares 6 al 10, así como las ligas a las críticas de cada film rankeado en el título del mismo. Les invitamos a compartirnos su ranking ya sea en los comentarios o través de nuestras redes sociales.

 

1. Isle of Dogs (Wes Anderson, Estados Unidos)

Lo volvió a hacer. Para este año Anderson ya debería estar considerado como uno de los emblemas contemporáneos del séptimo arte. No solo ha instaurado un estilo único basado en sus planos fijos y simétricos, su elegante humor y sus fábulas de parias que irónicamente burlan los discursos existencialistas centrándose en la realidad de la naturaleza humana (o animal), sino que también como este es el caso, ha concebido clásicos animados repletos de una técnica narrativa y estética fastuosas. No es su mejor obra, pero este enternecedor cuento de hadas respira originalidad en cada uno de sus encuadres, así como temas sociales que no deben pasar por alto

 

2. You Were Never Really Here (Lynne Ramsay, Reino Unido)

Hipnótico relato que confirma a Ramsay como una de las mejores directoras en la actualidad. Si bien se le ha comparado con Taxi Driver o Drive, sería justo también mencionar que la escocesa respeta su estilo lúgubre y siniestro, construyendo de manera minuciosa un personaje tan entrañable como oscuro, que gracias a la magnífica actuación de Phoenix, hace brillar al film por si solo sin la necesidad de caer en símiles. Como si se tratase de un lienzo negro, Ramsay hace que sobre ese vacío se proyecte una pintura psicológica de lo más veraz y tétrica, que conforme avanza en su metraje, también deja escapar coloridas (y violentas) situaciones.

 


3. A Quiet Place (John Krasinski, Estados Unidos)

Vaya sorpresa, y es que Krasinski burla el prólogo del cliché apocalíptico y/o de cine de monstruos para conformar una cinta que funciona como simple y buen suspenso con toques de terror. Casi ajena al diálogo o incluso al sonido, la experiencia fílmica (no sabemos si esto se traslade al formato video) logra transmitir la angustia y el peligro que se irán agravando conforme se desarrolle su también muy ágil narración (menos de 90 minutos), dejando en el proceso un mensaje paternal y maternal solvente sin la necesidad de forzar su contenido con la lágrima fácil, logrando momentos incluso muy emotivos. El final es cuestionable, pero aun así funciona.

 

4. Hereditary (Ari Aster, Estados Unidos)

Hereditary cumple. No es la mejor película del género y su propagación está siendo un poco sobrevalorada, sin embargo la productora A24 y el indie Ari Aster logran un relato que regenera de nuevo al terror, con signos que nos recuerdan a las mejores épocas del mismo y con una historia y tono inquietantes que se distinguen de entre todo el cochinero de un rubro atestado de bodrios. Hereditary es la herencia de un buen cine de horror, una que ciertamente es diferente, perturbadora y que hábil y diabólicamente causa buenas sensaciones entre los distintos tipos de audiencia.

 

5. The Death of Stalin (Armando Ianucci, Reino Unido)

No hay reparo en decir que estamos ante una de las mejores comedias de esta década, una sátira política basada en hechos reales repleta de una desfachatez tan elegante que parece haber sido creada por los mejores tiempos del Monty Python (no es casualidad que Michael Palin aparezca en los créditos). Con diálogos que desbordan genialidad y un reparto que brilla individualmente pero explota en maestría humorística en conjunto, la muerte del dictador se convierte en mera excusa para desatar incluso un thriller que a la medida que avanza, deja su tono cómico para centrarse en un magistral clímax tan sanguinario como trágico y real, un shock narrativo como pocos que pudiera convertir a este film en un posterior objeto de culto.

 

Y DEL 6 AL 10…

6. Toivon tuolla puolen (Aki Kaurismaki, Finlandia)

7. Don’t Worry, He Won’t Get Far on Foo (Gus Van Sant, estados Unidos)

8. L’insulte (Zlad Doueiri, Líbano)

9. Ana y Bruno (Carlos Carrera, México)

10. Joel (Carlos Sorín, Argentina)

 

Etiquetas:  

Acerca del autor

Cinescopia   @Cinescopia   cinescopia.com

Equipo editorial de Cinescopia.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*