TOP 5 Cinescopia: En el Año del Mono los muertos reviven

Último ranking del 2017 y los 4 primeros lugares se mantienen firmes a un poco más de dos meses que termine el año cinematográfico (Enero 2017 – Marzo 2018). Donde si hay cambios es en la parte baja, de los lugares 6 al 10, donde Cannes y Venecia y hicieron apariciones pisando fuertes los talones a un año que ha carecido de la fuerza fílmica de otros, dejando que los blockbusters acaparen la calidad. Sin embargo, no hay que olvidar que como en otros años este TOP 5 puede cambiar radicalmente en dos meses, ya que apenas se vienen los estrenos y salidas comerciales de cintas como Wonderstruck, Wonder Wheel,  Darkest Hour, The Shape of Water, Downsizing, Three Billboards Outside Ebbing Missouri, Call me by your name, The Florida Project, The Post, Phantom Thread, The Disaster Artist, Lady Bird, Molly’s Game, I Tonya, por mencionar algunas.

 

¡Por cierto! Notarán que tras algunas re valoraciones, la madre de Aronofsky ha sido relegada por la madre mexicana. Muertos, western, changos, mutantes y replicantes son nuestra punta de lanza para definir lo mejor de un año cinematográfico al cual aún le faltan muchos cambios y estrenos, así que no se encariñen demasiado con las mencionadas porque mucho puede cambiar en  los próximos 4 meses.  Revisemos los resultados de las votaciones entre nuestros redactores, no sin antes recordarles que al final se encuentra la lista que complementa el TOP 10 y hacerles la invitación a compartir su ranking ya sea por este medio o en nuestras redes sociales.

 

War for the Planet of the Apes (Estados Unidos)

Aunque mejor ponderada por algunos de nuestros autores pero menos recurrente en las boletas de los votos, el punto final a una de las mejores sagas de ciencia ficción se convierte también en el eslabón que embona a la perfección a esta con la saga – filme original. Reeves comprende el mito del simio y lo enriquece con elementos y argumentos que proveen de lógica y de un intensísimo tono dramático al relato (Para algunos sobrado). Cabe destacar dentro de esta “Drama del Planeta de los Simios” la importancia de Andy Serkis como Caesar, un personaje que hará justicia a su consecuente posicionamiento como personaje icónico dentro del género y la cultura pop

 

Blade Runner 2049 (Estados Unidos)

Denis Villeneuve se confirma como uno de los mejores directores del nuevo siglo tras la compleja tarea de revivir el mito de Blade Runner. El canadiense sorprende sujetándose del entorno pero trasformando su contexto, incluso intercambiando el tono noir de su original por un thriller de ciertos elementos fantásticos y recurrentes dentro del género ciencia ficción, que si bien calaron profundo en algunas opiniones que lo califican como “decepcionante”, en otras se tornaron como arriesgadas y sobre todo muy bien desarrolladas. Lo que es cierto es que para mal o bien, estos elementos funcionan a la perfección en una investigación intimista que arrastra al espectador a la humanización de la máquina

 

Logan (Estados Unidos)

El cierre del ciclo mutante sorprendió a propios y extraños al posicionarse como lo mejor del año y convertirse así en uno de los referentes de este subgénero. El acierto del film no solo consiste en potencializar los personajes, la experiencia con ellos y las actuaciones de Jackman y Stewart (Que sin ningún problema hasta nominación al Oscar por actor de reparto podría ser meritoria), sino también en el tono western y en la violencia estética que le proveen de mayor credibilidad y emotividad al relato. Si bien la película denota alguna sensibilidad previsible y forzada, existen secuencias intensas y contundentes que merecerán ser recordadas dentro de los géneros suscritos.

 

Wind River (Estados Unidos)

No hay que despegarse del nombre Taylor Sheridan, el actor convertido en guionista y ahora en director que con su segunda cinta en el banquillo consigue la hegemonía narrativa de “lo salvajemente americano”. Ensayado con el libreto de Sicario, graduado con el de Hell or High Water y ahora enrolado hacía con la dirección, parece que el talento ha confirmado que el ritmo de sus relatos dependen únicamente de su pluma y de su comprensión socio cultural sobre las comunidades marginadas de los Estados Unidos. Wind River es un western moderno, testimonio sobre la naturaleza salvaje del norteamericano, pero también sobre la justicia de algunos cuantos dentro de las regiones más bellas, inhóspitas y brutales de su territorio.

 

Coco (Estados Unidos)

Pixar le faltó solo un poquito para alcanzar su mejor nivel, un respiro para la productora, industria y el cine tras algunos fracasos y frente a un mar de secuelas que se aproximan. El principal valor de Coco, además de la soberbia impresión de emotividad del experto en lágrimas honestas Lee Unkrich, es la labor de investigación que la precedió y se complementó con el también director Adrián Molina, una sabía elección de la empleada de Disney que salvaguardó, respetó y explotó la mística de la asombrosa, oscura y divertida festividad mexicana. Mención aparte para la música y el irónico elemento antagonista en la figura “escondida” del ídolo intocable Pedro Infante, un recurso arriesgado pero mayormente bien recibido por la audiencia.

 

Y del lugar 6 al 10…

Mother! (Estados Unidos)

A Ghost Story (Estados Unidos)

Loving Vincent (Polonia)

The Square (Suecia)

Loveless (Rusia)

Etiquetas:  

Acerca del autor

Cinescopia   @Cinescopia   cinescopia.com

Equipo editorial de Cinescopia.


1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*