Las 20 Mejores Películas del 2018 según @El_Fett

Ya se muere el 2018 fílmico este próximo domingo con la entrega del Oscar, un año de una propuesta pobre por parte de los gringos pero rica en cuento a propuestas de otros continentes o de hasta México, con dos o tres ejercicios que dan la cara por nuestra industria invadida por las telenovelas. La distribución como siempre se ha dado tardía en cartelera, sin embargo podemos calificarla de manera loable cuando en este último trimestre de la temporada las cintas de Sundance, Cannes, Venecia y Oscar invadieron los canales online y las mamparas de nuestros cines.

 

Para este final y personal ranking del año, confirmo haber visto 143 producciones producidas o estrenadas formalmente en 2018 (Enero 2018 – Febrero 2019), disponiéndome a compartir mi conteo de las mejores 20, basándome únicamente en mi gusto, percepción y/o crítica personal. Para hacer el conteo más hábil dejaré solo una pequeña reseña en cada una de ellas, pero si se quieren adentrar más en el análisis de la película en cuestión, en el título de cada una de ellas viene el vínculo a la crítica o una argumentación más profunda en otras secciones.

¡Adiós 2018!

 

Bonus. Hereditary (Ari Aster, Estados Unidos)

Heredera de un mejor cine de horror, diabólico, tildado al suspenso y ciertamente perturbador, la productora A24 sigue confirmando su frescura dentro del género con una narración que funciona en varios niveles gracias una progresiva impresión de simbolismos oscuros adeptos a una ideología fílmica centrada en el resquebrajamiento de la célula familiar a raíz de la pérdida de lo espiritual; de ahí a que sus relatos más palpables y en cierta posibilidad más “reales”, sean percibidos como mayormente terroríficos, cambiando lo “sobre” por lo tenebrosamente natural.

 

20. Can You Ever Forgive Me? (Marielle Heller, Estados Unidos)

Entretenido y astuto, este tragicómico thriller no solo cuenta con el sorpresivo y grato cambio de registro de McCarthy, sino con una narrativa que también sirve como una inteligente y punzante crítica hacia el mundo corporativo de la literatura, planteando una queja social hacia el elitismo de ciertos sectores y el desprecio hacia otros estereotipos, digamos menos agraciados estética o socialmente hablando. La mejor actuación masculina de reparto en 2018 por parte de E. Grant, el prometedor crecimiento de Heller como cineasta y una de las mejores biopics de los últimos años

 

19. Black 47 (Lance Daly, Irlanda)

Arriesgada y sangrienta, influenciada por los arquetipos del espagueti de Leone y las oscuras odiseas y cacerías de los territorios de Peckinpah, este emergente western salido de Irlanda consigue impactar con un desoladora pero ágil propuesta a pesar de remar contracorriente, cuando su cronología y/o escenario se centren en un lapso histórico tristemente ignorado por la cultura occidental, arma de doble filo que el joven cineasta aprovecha para desarrollar con maestría una reconstrucción innovadora del género en un paraje virgen pero igual de salvaje

 

 

18. Cold War (Pawel Pawlikowski, Polonia)

Quizá el testimonio fílmico más honesto sobre la relación tóxica; un paseo de pasión a través de la posguerra entre dos artistas que ven interrumpido su proceso por circunstancias sociales, políticas y laborales a través de los años. Sin reparar en las causas, Pawel vive única u exclusivamente para estos dos entes, él como viajero errante, ella como fruto de la tentación; seres que desbordan deseo y en donde la hermosa Joanna Kulig brilla hasta un final que si bien toma referencias de otros cuentos, logra establecerse como uno de los más hermosamente inciertos de la época.

 

17. First Man (Damien Chazelle, Estados Unidos)

Este no es otro cuento espacial ni mucho menos de supremacía patriótica, sino un testimonio emocional y paternal sobre una figura tan mediática que la misma sociedad y la historia se han olvidado de su humanidad. Sin duda la película más infravalorada del año, Chazelle se muestra maduro y en control total de su explosiva y sentimental narración al tratar la redención humana de Armstrong, en una aproximación brutal e intimista del “héroe” espacial para regresarlo, social e históricamente hablando a su origen, de La Luna a la Tierra. La escena del aterrizaje es apoteósica.

 

16. The Kindergarten Teacher (Sara Colangelo, Estados Unidos)

Compleja y peculiar desde su extraño tono sobre el abuso infantil, este elemento es el que marca una tensión protagonista entre sus dos personajes: un niño poeta y una maestra que ve en dicha criatura la oportunidad de solventar su inestable y fallida vida; ambos sufren en silencio, ambos crean una codependencia, sin embargo Colangelo construye alrededor de esta relación un antagonismo que la conduce a la aniquilación de la inocencia, sin duda uno de los crímenes más imperdonables en la humanidad y que aquí se origina a través de una apreciación errónea del arte

 

15. Capharnaüm (Nadine Labaki, Líbano)

La realidad y la ficción conviven como uno mismo en el mundo de la activista y gran cineasta Labaki, la cual usa nuevamente el sufrimiento para encausar una dolosa y brutal historia sobre el abuso infantil y/o social que se vive en medio oriente. Manipuladora desde un tono ideológico pero catedrática en su exposición de circunstancias y mismo desarrollo (dentro un gran flashback que desembocan en un drama carcelario) Labaki exhibe la podredumbre y la deshumanización desde un estilo casi documental repleto de tensión e incertidumbre. Trágicamente inolvidable.

 

14. Utøya 22. Juli (Erik Poppe, Noruega)

Independiente a su fastuosa calidad técnica en la que el cineasta usa un solo plano secuencia para relatar los hechos de la Isla de Utoya, el verdadero valor es la capacidad de trasladar al espectador a ese momento, en una explosión de sensaciones tan genuinas como terroríficas que exhiben de manera hiperrealista lo vivido por los jóvenes cazados aquel 22 de julio. Un film que no es fácil de ver, Poppe atina dos veces en la impresión de su suspenso al solo presentar a su cazador como una sombra de maldad, sin ninguna justificación que avale su demencial e imperdonable hecho.

 

13. Shoplifters (Hirokazu Koreeda, Japón)

Con la marca de uno de los cineastas más importantes de la época, la capacidad de Koreeda de llevar a cabo dramas complejísimos a partir de las situaciones más convencionales, ve de nuevo en este conmovedor relato la oportunidad para explayar las emociones más naturales y espontaneas, transformando de nuevo al núcleo familiar en un cúmulo perfectamente estructurado tan cautivante como perturbador, y en este peculiar caso, también complementario a una punzante relato criminal y de crítica social que se corona de manera asombrosa con un impactante giro final.

 

12. Museo (Alonso Ruizpalacios, Mexico)

El nuevo orgullo nacional toma el concepto “historia” como principal referente de su thriller, estableciendo que la naturaleza de la misma puede ser tan verdadera como ficticia según quién y cómo se narre, recayendo su absoluta veracidad solo en la persona que lo vivió. El cineasta así replantea y traslada dicha “antropología” a sus dos parias protagonistas de uno de los robos más infames de México y que bajo su lente, se exhiben como dos antihéroes juzgados en una sociedad que justamente los ha olvidado. Una rica exposición histórica sobre el estilo fílmico mexicano.

 

11. Bad Times at the Royale (Drew Goddard, Estados Unidos)

De bajo perfil en el mundo del cine gringo del 2018, este sorprendente y muy entretenido thriller contado desde 6 vertientes, mantiene su desfachatado interés gracias a las chispa y credibilidad de sus actuaciones, al entorno oscuro y un perfecto y rítmico montaje, pero principalmente gracias a su a su tenebroso antagónico, una especie de metáfora hacia Charles Manson que Chris Hemsworth interpreta de manera avasallante y fuera de su zona de confort. Para tomar en cuenta ahora en su formato video, esta es una de las películas gringas más divertidas de los últimos años.

 

10. Isle of Dogs (Wes Anderson, Estados Unidos)

Para este año Anderson ya debería estar considerado como uno de los emblemas modernos del cine. No solo ha instaurado un estilo basado en la simetría, elegante humor y fábulas de parias que burlan los discursos existencialistas centrándose en la realidad de la naturaleza humana (o animal), sino que también como este es el caso, ha concebido clásicos animados repletos de una técnica narrativa y estética fastuosas. No es su mejor obra, pero este cuento de hadas respira originalidad en cada uno de sus encuadres, así como temas sociales que no se deben pasar por alto.

 

9. Grans (Ali Abbasi, Suecia)

Los suecos nunca dejan de sorprenderme, y en esta caso tampoco de enamorarme y perturbarme con la misma intensidad. Desde su inicio podemos olfatear un misterioso tono fantástico, pero conforme avanza la mágica dirección, este tétrico cuento de hadas concebido a partir de los mitos nórdicos, deja de lado su recurso de thriller para centrarse en una historia de redescubrimiento sobre el orden natural y la deshumanización de una aparentemente pacífica sociedad.  Con picos que te llevan del enamoramiento al terror, Grans fue sin duda el descubrimiento fílmico del 2018

 

8. Vice (Adam McKay, Estados Unidos)

Una tan divertida como oscura tragicomedia que traspasa los límites de la biopic para diseccionar no solo la tenebrosa y formidable vida de un villano real, sino del entorno político y social de la historia moderna regida por los engranes de las barras y las estrellas. McKay se postra como un genio del montaje, al maquillar la desfachatez de su narración con un ritmo trepidante, que se pasa tan rápido como un sorbo y que deja un sabor tan amargo al enfrentarnos con la una vil realidad que de paso, con un sentido hasta vulgary arriesgado, se atreve a romper la 4ª pared.

 

7. The Guilty (Gustav Moller, Dinamarca)

Este soberbio thriller se vale de una sola ambientación para desarrollar una situación simplemente tétrica: un policía relegado a tomar llamadas de emergencia intente por todas las formas salvar a una mujer secuestrada. Moller deja de lado su poca experiencia para imprimir un suspenso catedrático que se proyecta únicamente en dos escenarios, el primero la expresión del excelente actor Cedergren, la segunda, el desarrollo imaginativo de la audiencia para hacerse un cuadro mental de lo que está pasando. Sin duda el mejor y más impactante giro de tuerca del 2018.

 

6. The Death of Stalin (Armando Ianucci, Italia)

Una de las mejores comedias de la década; una sátira política repleta de una desfachatez tan gloriosa que parece haber sido obra de los mejores Monty Python. De diálogos que rayan en la genialidad y un reparto que brilla tanto individualmente como en conjunto, la muerte del dictador se convierte en mera excusa para desatar un thriller que a la medida que avanza, deja su tono cómico para centrarse en un magistral clímax tan sanguinario como trágico y real, un shock narrativo como pocos que pudiera convertir a este film en un posterior objeto de culto.

 

 

5. You Were Never Really Here (Lynne Ramsay, Reino Unido)

Hipnótico relato que confirma a Ramsay como una de las mejores directoras en la actualidad. La escocesa respeta su estilo lúgubre, construyendo de manera minuciosa un personaje tan entrañable como oscuro, que gracias a la magnífica actuación, hace brillar al film por si solo sin necesidad de caer en símiles. Como si se tratase de un lienzo negro, Ramsay hace que sobre el vacío se proyecte una pintura psicológica de lo más tétrica, que conforme avanza en su metraje, también deja escapar coloridas y violentas situaciones. Top y clásico en cuanto a cintas maternales

 

4. The Sisters Brothers (Jacques Audiard, Francia)

El mejor western de la década. Dentro de la cotidianidad del rubro, el guion aporta un equilibrio revolucionario entre lo salvaje y la inevitable modernización, cada uno con su par de protagónicos, cazadores y presas, con sus propios demonios, traumas y porvenires, y que en su unión verán la desgraciada incompatibilidad de sus dos mundos. Una odisea verdaderamente salvaje que desembocará en un choque de culturas trágico y brutal, The Sisters Brothers encuentra hacia su conclusión una pincelada de maestría narrativa que no dejará tibio a nadie.

 

 

3. The Favourite (Yorgos Lanthimos, Reino Unido)

Basada en hechos reales bajo la interpretación y visión de uno de los narradores más arriesgados y políticamente incorrectos de su tiempo, Lanthimos transforma la corte inglesa en una cúmulo de conspiraciones, comedia negra y lúgubres rincones sin dejar escapar del todo ese perturbador tono surrealista que los caracteriza. De una perfección visual casi enferma (¿ya les había dicho que me recuerda mucho a Kubrick?), el griego hace que este tétrico y sustancial extracto de historia inglesa sea un vehículo para narrar un brillante thriller de época de excelencia feminista.

 

2. Roma (Alfonso Cuarón, México)

Cuarón firma su obra maestra en su país y memoria, regalándole al mundo una invitación a la intimidad de su hogar y a los momentos de su niñez. Pieza donde coinciden su mejor estatus técnico y narrativo, en un relato que de igual manera amalgama y confronta a los puntos clímax de su filmografía, el mexicano consigue que la inocencia y la violencia socio política encausen una explosión de sensaciones y emociones desgarradoras, pero sin perder de vista a su tonalidad de “cuento de hadas”. Una obra neorrealista sobre un México surrealista

 

 

1 – The House that Jack Built (Lars Von Trier, Dinamarca)

Hay pocas películas que me hacen cambiar mi percepción sobre la vida y la muerte, y esta fue una de ellas. Von Trier acaba de hacer uno de los testimonios fílmicos más fidedignos y perturbadores sobre la maldad humana. En su complejidad y atrocidad, explora la mente de un asesino serial, la disecciona y la confronta con sus frustraciones y más íntimas emociones para tratar de razonar los porqués de ese origen del caos y del mal en la humanidad. Con una excepcional interpretación de Matt Dillon, el polémico danés encausa así su nueva obra maestra que combina momentos de suspenso, gore, thriller y surrealismo, llegando a un clímax y momento final que difícilmente serán borrados del recuerdo y del culto, donde Jack y su misterioso acompañante dan un paseo estético y de narrativa formidable ¡Gracias Lars!

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


6 comentarios

  • Juan Pablo García febrero 19, 2019 @ 1:47 pm

    Es interesante ver que actualmente destacan más países en este arte. Habrá que actualizar la lista de películas por ver para enriquecernos.

    Responder
  • Vi mucho menos de lo que quisiera, pero igual me da para un top bonito:

    Isle of Dogs
    The Sisters Brothers
    Roma
    Hereditary
    Under The Silver Lake
    The Favourite
    Lazzaro Felice
    Dogman
    Avengers: Infinity War
    Buh-ning

    Muchas ganas de ver The Guilty y la de Koreeda, así como las de otros directores que quedaron fuera de tu top (Panahi, los Coen, Jenkins, Sorogoyen, Ceylan, etc)

    Responder
  • Mi Top 10 (que, por cierto, me costó trabajo armar debido a la pobredumbre cinematográfica del año):

    Mención Honorífica: Bohemian Rhapsody, Infinity War
    10. Sueño en Otro Idioma
    9. Spider-man Into the Spider-verse
    8. First Man
    7. Mission Impossible 6
    6. Tomb Raider
    5. Deadpool 2
    4. Museo
    3. Isle of Dogs
    2. The Favourite
    1. Roma
    Las que quise ver pero ya no pude: You Were Never Really There, Vice, The Kindergarten Teacher, Don’t Worry, He Won’t Get Far on Foot

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*